s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Rubn Pablo Alfonso Alonso
Nacionalidad:
Uruguay
E-mail:
Biografia

Prisionero de mi carne

Estas ganas de amar que mi alma lleva,
esta dulce sed de amor,
este pasar,
esta infinita dulzura de mi alma,
este afán que tú me has dado,
esta pasión:
no armoniza con mi cuerpo,
no concuerda con la carne
de la cual es prisionera...
¡No, Señor!
Ya quiciera ser del aire...
un clavel de primavera,
un pájaro, mariposa, un árbol,
en fin, no sé...
¡Aunque más no fuera, un perro...!
¡Aunque más no fuera, un gato...!
Cualquier cosa en esta vida;
¡todo más bueno sería!
Menos un hombre quiciera,
¡menos un hombre, Señor!

Estas ganas de amar que mi alma lleva,
no concuerda concuerda con mi carne...
Esta dulce sed de amor.

Un son de esperanza

Que mi son sea la luz de la esperanza
del sufrido corazón que me desvela;
como el sol de la mañana, cual nace para lumbre y calor
del pobre que ya espera; y que un bis al final de cada estrofa
me recuerde el nombre de alguna compañera.
Que mitigue, que empuje, que sea el paño de las lágrimas y heridas
que desgastan cual corriente de un agua que no es buena.
Que remplace la copa donde busco ahogar, yo,
mis tristezas.
Que me muestre en su vigilia; que me grite -fuerte grito y necesario-,
como alerta.
Que me quite del camino raro y turbio
donde empuja y te destruye y te apriesa,
la más loca soledad de los caminos, la más cruel,
la más golfa, la más fea...
Que mi son sea la luz de la esperanza para mi y para todos
los que ancìan ser más ricos en el alma,
ser más fuertes; ser más libres en la fe y hasta en la idea...
Que elimine de los labios la palabra no se puede,
o los peros... que son señas;
simples señas de una duda que ya fue,
o que comienza...
Que mi son sea la luz de la esperanza
del amor que lejanamente espera;
que consuele y que abrigue, que empuje y que sea
el más fiel batallador, la panacea.
Un son que no afloje, que siga en la batalla
ante viles vituperios y atropellos;
que fulgure con la luz de la esperanza, que sea fausto y en destellos
nos cubra con su gracia.
Un son, que más que un son, sea la Estrella Belenciana
guiándonos en la noche más oscura de bajones,
en la noche más sombría, en la noche más profana...
Un son de alivio y de confianza; que le otorgue soluciones
a los pasos de una vida transitada;
que provea de un escudo, que provea de una lanza,
que me ayude como son [ y como amigo], más allá de la esperanza...

Yo buscaba tu boca en ese sueño

Yo buscaba tu boca en ese sueño.
Yo buscaba tu boca,
fruta roja que me obsede
en la triste realidad de mi vida.
Yo buscaba tu boca, y ella huía, huía...
Misteriosa mariposa que en lo ignoto se perdía.
Yo buscaba tu boca,
esa boca que tú pintas y engalanas
con los ojos más hermosos
y que son como blasones de tu alma.
Yo buscaba tu boca.
Y en los sueños, como siempre nos protege
el alma buena de un hada,
al final, en un espasmo delicioso
de ternuras, de delicias y de muerte,
ella quedó a la mía fatalmente trenzada.
¡Oh si hubiera sido para siempre!
Para siempre...

Biografía :
Rubén Pablo Alfonso Alonso

La biografía de una persona que escribe, seguramente tendría que tener en algún espacio de su peregrinar por las letras la idea de haber o querer intencionalmente que escribir y publicar un libro [obviemos los 15 minutos de fama, el árbol y el hijo], al fin y al cabo, para nosotros los que escribimos, las poesías son nuestros hijos; pero como los hijos, también se marchan y se refugian en ciertos corazones. Como dije antes en mi vida no he pensado con mucha intencidad sobre escribir un libro. No es meramente algo que me desvele editar un libro; no se si me sentiré o no realizado por eso.

Si logro escribirlo, no será por el simple hecho de tan sólo hacer dinero con él. Lo que me resulta significante no es el oro o el dafne que logre obtener [eso es insignificante]. Es lo que nos pasa a todos los que de una forma u otra estamos metidos en este mundo de las letras. Y esa es la parte interesante de la vida. Sí he formado parte de no más de un par de talleres; tampoco me desvela, no me mueve lo que pueden pensar los críticos. Aquí encontré la posibilidad de crecer; y agradesco reverencialmente esta oportunidad que me ha dado el destino para poder crecer, para terminar mi desarrollo literaturgico. Siento, en esta tertulia cybernetica-, que haré lo que tenga que hacer con la mayor luminocidad y dedicación posible, con el mayor grado de sinseridad y empeño. Sé que el tesoro más valioso que esta experiencia encierra para mi es el aprendizaje de la ecuanimidad.

Aprender a vivir en comunidad lo que hace tanto tiempo vengo haciendo en soledad. También me sorprende darme cuenta de que en todo esto no hay ni la más mínima senasación de triunfalismo, ni siquiera de logro personal. Es interesante. Hay, sin duda, una sensación del ser y estar. Eso sí, no siento una voz que manifieste: \'Por fin lo logré.
Ahora tengo esto. Me puedo expresar y que me escuchen y que me consuelen \'Pues, yo, ahora sí puedo decirlo. Porque, al fin de cuentas me estaba auto-escluyendo de la vida en comunión; o tal vez, sin darme cuenta, las musas se habían adueñado de mi alma, para tenerme y prostituirme a sus antojos sin fin

http://www.pabloalfonso.mex.tl/

alfonso.ralfonso.ruben@gmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s