Poetas Del Mundo Poets of the world
Our Poets & Artists Talented, Credentialed & Creative
Our Readers A wide diverse audience
Help & Support Call us: +56 9 8811 6084

News by Languages

09 Jun 2011

ENTREVISTA: El poeta Rafael Rosado* conversa con el poeta Juan Pomponio**

REPÚBLICA DOMINICANA: El Poeta Argentino, JUAN POMPONIO CASTIGLIONE: “un ser intenso, lleno de autenticidad poética, pasión salvaje, torrente de arte, sensibilidad humana y profundo amor por la vida y la literatura”. Por: RAFAEL ROSADO [Poeta/Escritor Dominicano]



En una emotiva entrevista realizada al poeta Argentino, Juan Pomponio Castiglione, éste nos dejó ver su intenso ser, autenticidad poética, pasión, torrente artístico, sensibilidad humana y el profundo amor por la vida y la literatura que lo mueven y funden su alma en un todo único, expresado este viseral criterio en llanas palabras de cómo surje y brota -de su ser de vida- la poesía, representando la: “Apreciada incertidumbre de estar vivo y sentir la tinta emergiendo de las entrañas del alma”. No le gusta definirse a si mismo, pero dice: “Soy un hombre sin tiempo que camina despojado de todo con un morral cargado de metáforas, arte y pasión”. Igual que muchos otros poetas, encontró numerosas trabas, en sus inicios literarios de gentes que pretendieron opacar e impedir su desarrollo, pero él enfrenta ésto con una sabia filosofía, motivadora para volar más alto y lejos. Así, nos dijo al recordar estos episodios nefastos de su vida: “A todos aquellos que me pusieron barreras, trabas o piedras en mi camino les digo ¡Muchas gracias! No se imaginan la FE que me entregaron para continuar. Ellos han sido mis mejores maestros”. El caer y volver a levantarse, convirtió a este alumno poeta en profesor y maestro de si mismo. Juan Pomponio nos reveló la clave de su éxito literario al decirnos: “Las puertas comienzan a abrirse por sí solas. Necesitamos de mucha paciencia, perseverancia, FE y nunca dejar la senda que uno escogió para su vida. Nada ni nadie puede frenar el destino de una semilla sembrada en el corazón de un ser humano y desde ese lugar de fertilidad absoluta crecerá hasta llegar a ser lo que deba ser”. Esta particular fuerza interior, llegada de su luz y fe en lo que cree, en si mismo y basada en el poder poético creativo que brota de su alma, lo han catapulteado a las estrellas. Donde ya nadie puede opacar el brillo reluciente de su poesía. Otra fuente de su vida, poesía, autenticidad, felicidad y fortuna es dedicarse a lo que le gusta. El poeta Juan Pomponio nos dijo: “Soy una persona afortunada de hacer lo que siento. Ser uno mismo, flexible, auténtico, para seguir siempre avanzando un poco más día tras día”. Sobre todo, el punto viseral de la poética, artística y literaria de Juan Pomponio Castiglione lo constituye la búsqueda del auto conocimiento interior de si mismo. Sus palabras lo expresan de la siguiente manera: “Es necesario mirar hacia la profundidad de nuestro corazón y escudriñar las raíces mismas del alma donde se encuentra escrito el sino de nuestras vidas”. El poeta Juan Pomponio, no fue un niño poeta precoz. No. Este poeta natural iba escondido en su ser y duró hasta la edad adulta para descubrirse: “No lo supe hasta los casi treinta años cuando allá por 1995 comenzaba a garabatear los primeros versos escritos en un cuaderno que aún conservo”. Luego nos aporta un dato muy interesante sobre su primera publicación: “A comienzos de 2002, luego de regresar de viaje en bus por Salvador de Bahía, Brasil, empecé a trabajar en serio con un maestro de la literatura llamado Marcelo di Marco, con él di forma a los poemas de mi primer libro que titulé “SALVAJE” porque la escritura no provenía de cánones clásicos de literatura, era una fuerza impetuosa llena de vehemencia, como decía el maestro di Marco”. Lo importante para Juan Pomponio, es la fuerza avasallante de amor y pasión que trae dentro la poesía, el poema brotado de lo profundo del ser para romper con patrones: “La poesía es una forma de vida porque no sólo la escribo sino que experimento en cada átomo de mí ser. Necesito vivir la vida como si fuese un poema. El simple hecho de estar vivo ya es u