Poetas Del Mundo Poets of the world
Our Poets & Artists Talented, Credentialed & Creative
Our Readers A wide diverse audience
Help & Support Call us: +56 9 8811 6084

News by Languages

09 Jun 2011

Asentamiento Histórico de los Españoles en Neah Bay. Por M. Nélida Mendoza*

ESTADOS UNIDOS: Según el historiador y antropólogo Antonio Sánchez, en los libros de historia que el Gobierno de España ha abierto para que se hiciese la investigación sobre el asentamiento español en Neah Bay, aparecen todos los documentos escritos que corroboran los viajes históricos de misioneros, científicos, cartógrafos, marinos y comerciantes enviados por la Corona Española. Sánchez, quien tuvo el privilegio de examinar estos libros, dijo que “estos hechos históricos aparecen en los documentos de los archivos, los cuales contienen los apuntes de los viajes de los conquistadores a las Américas, del capitán, del doctor y del sacerdote, quienes siempre eran parte de todos los viajes de expedición a las Américas.”

Las autoridades del Reino de La Nueva España decidieron expandir su imperio hacia el norte, porque habían sido alertados desde Madrid sobre actividad rusa en territorios en el noroeste, los cuales ya la Corona de España había reclamado como suyos. La primera expedición hacia el noroeste comenzó con el navegante Juan José Pérez Hernández en 1774, quien navegó por el estrecho de Juan de Fuca y atracó en el Surgidero de San Lorenzo, comenzando un intercambio comercial con las tribus indígenas.

El Fuerte Núñez Gaona fue construido por los españoles en la playa de lo que hoy se llama Neah Bay. Éste fue el primer asentamiento europeo en el continente de los Estados Unidos, al oeste de las Montañas Rocosas y al norte de San Francisco. De acuerdo a los relatos históricos, Alférez Manuel Quimper atracó cerca de este sitio en su nave La Princesa Real el 24 de julio de 1790 y lo llamó Bahía de Nuñez Gaona en reconocimiento al almirante de las fuerzas navales Manuel Núñez Gaona. El 1ero de agosto de 1790 en nombre del rey de España, Carlos IV de Castilla y León, Quimper se apoderó de estas tierras, cuyos habitantes eran indígenas de la Nación Makah.

Según Sánchez, la Bahía de Nuñez Gaona no estaba equipada para que grandes barcos atracasen, mas fue una base estratégica para que la corona de España protegiese sus intereses políticos, comerciales y científicos en esta región. Esta bahía jugó un papel muy importante en la historia y conspiración internacional durante el siglo XVIII cuando otras potencias europeas retaban a España con el reclamo de las tierras del Norte del Pacífico en un intento por expandir su influencia naval y comercial y poder tener el dominio de ellas.

El Conde Revillagigedo, el nuevo Virrey de la Nueva España, después de informarse de las exploraciones de Malaspina en Juan de Fuca, dio órdenes al Teniente Mayor, Salvador Hidalgo, para que se embarcase hacia la orilla sur del estrecho para ocuparla. Fidalgo llegó a Núñez Gaona el 29 de mayo de 1792 en su fragata Princesa, acompañado de Antonio Serantes, Hipólito Tono, el capellán José Alejandro López de Nava, el cirujano Juan de Dios Morelos, setenta marinos mexicanos y peruanos, y trece soldados catalanes, y oficialmente estableció la colonización de la Fortaleza Núñez Gaona. Este puerto tenía excelentes condiciones defensivas, ya que era una meseta rocosa frente al mar junto a un arroyo de aguas muy claras, una de cuyas márgenes quedaba cubierta por la empalizada sin necesidad de erigir una pared de piedra como en California. Los colonos limpiaron la tierra a lo largo del riachuelo detrás de donde construyeron su asentamiento frente al pueblo de los Makah. Ya para el mes de junio, el establecimiento estaba funcionando, indicando a los indios cual era el poder y la capacidad de fuego española con un cañonazo al alba y otro al atardecer. El jefe Tetaku, el líder más importante de la nación Makah, actuó como su embajador y fue el primer indígena en navegar el Estrecho de Juan de Fuca con los españoles.

Desde la Fortaleza Núñez Gaona, los españoles realizaron los primeros intercambios comerciales con los indígenas de Washington. Desde 1774 a 1795 la corona de España envió algunos de sus mejores científicos y marinos para i