s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Ariel Demarco
Nacionalidad:
Uruguay
E-mail:
Biografia

Ahora.

Así de golpe
nacerá el canto
que te busque
cuando fuera substancial
el buscar y el encontrarte.
El amor y
el tiempo
un espacio
de ir y venir
de encontrar
caminos
y horizontes.
Una hora de caminar
de hallar
necesario que este el otro.
De premuras
de urgencias
de amaneceres
y soles naciendo
en cualquier
lugar
buscándote los ojos,
de saber decir
amor
cuando amor
sienta
y es importante
que lo supieras
y lo sepa,
de la soledad,
de la alegría
de ver amanecer
el día
cada día.
Y cuan importante
se me hace
el encontrarte
allí,
delante
de mí,
con tu perfume,
con tus miedos
y tus manos
en calma.
y el saber
definir beso
y ver tus labios.
Un mapa,
una rosa de los vientos
que me indique
en donde
estas,
en donde esta
tu espalda
esperando mi mano.
y un amanecer y otro,
y un camino
y otro,
un camino
en común
y unas inmensas ganas
de caminar.

------------------------------------------------

Entre el si y el no ya no queda nada, no hay espacio, ni tiempo, ni siquiera unas ruinas que me hablen de esta guerra. Ya no hay bandera, ni amor, ni tan solo la herida o el grito en la alta noche que hable de amor. De algo parecido al olvido. Un bostezo, un paso alejándose y un eco que me trae tu aroma. Como haremos para definir fuego sin que se nos llene de luz los ojos y oscuridad y un calor físico en los dedos. Y eso sin saber como es mi flama.
Si entre la mano y tu piel se pudiera desplegar el fresco de carreras, y gritos y una niña muerta en su hoy riguroso, y una bandera y un violento amor y tus labios.
Tengo la certeza de encontrar esa luz en la mirada de la niña muerta en tregua, en Libano, y honor, y dolor, y una bandera. Una luz imperiosa, rigurosa, exactamente pura. Y en tu ojo cuando el amor se hace imperioso, insoportablemente necesario.
Los poemas que escribo con besos no se leen, se sienten. ¿Vos quieres mi poema? No creo puedas hacer que se borren, se desechen, se aletarguen, se oculten. Pero están allí, aunque no quieras.
A quien le puede importar la historia de un beso, unos labios mojándose, una lengua, un sentido en el espacio, un espacio y otros labios y otros ojos, y otros olores mas validos, para que empezar algo que no pueda terminar, donde la egoísta voluntad de sentirte mía en cada cosa, en cada rincón, en cada caricia, en cada recuerdo con los ojos llorosos, y sin lagrimas.

-------------------------------

Si estás tú.

Se desprende
el aroma
del beso
y se hace
camino
esa estela,
en el amor
quieto
de la próxima alborada.
Empieza
un camino
en vos
y siento
el palpitar
de cada abrazo.
Una mañana,
una mano,
un camino
hacia ningún lado,
un nombre,
una luz
y esta música
buscando el contorno
de tu cara.
Para poder
encontrar cobijo
a mis espacios compartidos,
la sed
y tu agua,
el eco
y tu silencio
la noche
camina
el sendero
de tu almohada.
Una pierna
larga
cobijo del sol,
horizonte
de la próxima caricia
se escapa
del abrazo
de la sabana.
El pie,
el ojo,
el codo,
la rotunda belleza
de tu mano
durmiendo su sueño
de caricias.
Y buen día,
y te extraño,
y su abrazo
conmoviendo
el silencio
cómplice
de otro beso.
Y no te basto,
no fue bastante,
el correr
desesperado
de la mano
hacia tu talle.
El encontrar
como único
fundamento teórico
de belleza
el amanecer
de la luz
en tus ojos
reflejando
los míos.
Y la mirada serena,
y las manos en calma,
y la cara
sonriendo
del otro lado
de la luna
pálida
del espejo.
Y el hambre,
y el niño
que pide su moneda.
El viejo
muriendo su frió
en el alcohol,
portal
y desamparo.
Por hambre,
por placer
la de más allá
vende
un trozo
de su tibio
por algo
parecido
a una moneda.
Mi perro
negro
ladrándole a la luna,
un grillo
pare una serenata
si esta
el árbol
y su hoja
el nidal
y el frió
el pájaro
que pía la mañana
y la esperanza
insegura,
estrictamente humana,
revienta diariamente
en cada nueva
bocanada
un segundo cada segundo.
Un minuto
por minuto,
toda la vida
en el aliento
compartido
de nuestras
respiraciones.
Se para
el tiempo
en el espacio
de tu cintura
arenosa
y la barca
de la mano.
Naufragando.
Y compartir
cada una
de las cosas
que nos hacen buenos.
Y sentir
que solo era importante
la bandera,
la lucha,
la herida,
la esperanza,
la mejilla,
la lagrima,
la pedrada
culpándose
de romper
la vidriera
social
y el asco
de saber
usos y costumbres
usufructos
y derechos
marchitando
esa flor
de un tiempo,
tuyo,
mío,
línea en tu vientre,
marrón,
rotunda,
violentamente
tallada
a beso y caricia.
A piel
con piel,
con sabor
y brillo
llenándonos
las manos
a raudales.
Y compartir
cada una
de las cosas
que nos hacen malos.
El frió,
la soledad,
el desamparo,
el contenedor
vestido
de basura
y un hombre
casi niño
comiendo su mendrugo.
Tu olor,
el miedo de no ser
lo que tú quieres,
tus miedos,
serte útil
y verme en el brillo
de tus ojos.
Tu cabello
bandera,
broche,
mano,
cárcel
en la libertad
brutal
de los sentidos.
Y después
del abrazo,
y de otro,
abrazo
en cualquier
espacio de tiempo.
Se torna
importante,
ternura,
imperioso,
tibieza,
estrictamente necesario
solo
si estas tu.
Y compartir
la grappa
de mis días.
Y compartir
el leño
de mi tiempo.
Y compartir
lo que nos haga
buenos.
Y compartir
lo que nos haga
malos.
Y compartir
lo que nos haga
necesarios.
Y compartir
solo si estas tu.

biografia:

Nace en montevideo, crece, vive, tiene tres hijos, es soltero, crea un grupo de poemas, en un lugar la rosa, con otros dos poetas. Crea un grupo de teatro \'incoherencias elocuentes.
Tiene 51 años, nunca publico, tiene 35 libros registrados en la Biblioteca Nacional y AGADU de uruguay.
Tiene multiples colaboraciones con diarios y revistas barriales, nombremos, periodico Barrio, Radio Alternativa. fm. El puente FM, Periodico El Periodico, Revista Oscuris, Revista Vademecum, Proyecto La poesia ataca.

unamicuenta609@yahoo.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s