Poetas Del Mundo Poets of the world
Our Poets & Artists Talented, Credentialed & Creative
Our Readers A wide diverse audience
Help & Support Call us: +56 9 8811 6084
0 0
Cecilio Olivero Muñoz

Cecilio Olivero Muñoz


Nationality: España
Email: nevandoenlaguinea@hotmail.com

Biography

¿Adónde se irán nuestras rutinas irrepetibles tras escuchar un disco de vinilo? ¿Adónde irán nuestros sueños analógicos tras habérselos tragado la Cibernética? ¿Qué será de los sueños vistos desde una cinta VHS, totalmente analógica y sencillamente alucinante? ¿Adónde se irán los litros de tinta tragados por un mar de bites? ¿Dónde andarán nuestras cartas perfumadas? ¿Cómo se han esfumado nuestras casettes o dips que daban tanta seguridad como testimonio para nuestros sentimientos sentimentales? Ya no haremos picnics en el campo o a la orilla del mar, los haremos en un chat de mega bites entre hipertextos ininteligibles. ¿Qué será de nuestra verdad entre tantas verdades dispuestas a quedarse para siempre? ¿Qué sentido tendrán los recuerdos, y el olvido, y el enamorarse hasta los huesos? ¿Qué será de nuestro pasado querido y analógico? Abogo por la moda retro, rompo una lanza por la emancipación del individuo, y denuncio ahora su exclusión como ser humano, para adentrarse a un mundo de cibernético futuro sin esperanzas. ¿Qué recuerdos nos quedarán entre tantos formatos que creamos? ¿Para qué sirve la digitalización si no huele, no sabe, no se toca, no se palpa, no existe? ¿Qué futuro político tendrán nuestros hijos sin gobierno ni cabeza gobernante visible? ¿Por qué un hijo debe enseñar a su padre? ¿Por qué la Next-Generation se impone a la Generación del Turmix?

¿Contra qué globalización estamos luchando si está tan profundamente asentada que ya no hay quien la desglobalice (perdonen el término)? ¿Adónde están las cabezas que antes eran visibles? ¿Por qué acabar con el olor lacado de las páginas de un libro? ¿Dónde se está yendo la ilusión por lo físico, por lo cuantificable, por qué ahora soy mera estadística? ¿No será que demasiada información desinforma? ¿Qué nuevas metáforas exigirá para sí misma la poesía? ¿Qué ha sido del olor a químicos de los cuartos oscuros? ¿Para adónde se fue la magia del revelado manual? ¿Por qué ahora tengo que votar por Internet? ¿Por qué no puedo leer un libro en un parque al sol? ¿Por qué tengo que ser de los más cuando quiero ser solamente yo? ¿Ya nadie prefiere las cosas sencillas? ¿Vamos a enamorarnos a través de Internet, a pesar de que el lenguaje visual es importante? ¿Por qué debemos ser completamente modernos si ser moderno es olvidarte de lo esencial? No reivindico en contra de las nuevas tecnologías, pienso que son una buena herramienta. ¿Por qué ser parte de la borregada? ¿Por qué no reivindicar un cielo de estrellas en el campo abierto, un verano inolvidable con unos amigos, por qué no vivir? ¿Por qué no luchar por amar a tu vecino, por qué no ser parte del vecindario, por qué no dar tu mano a quien la necesita, por qué no repartir antes que almacenar o acaparar? ¿Por qué no vivir minuto a minuto, por qué no ser parte de la naturaleza, por qué no ser yo? ¿Eh? ¿Por qué no puedo ser yo?

{Cecilio Olivero Muñoz}

Nombre, apellidos y actividad: Cecilio Olivero Muñoz-Poeta

Alias: Capplannetta 

seudónimo: Casimiro Oquedo Medrado

Libros publicados: El Grito del Arlequín (1999) ED. Amarantos; Rima-Pop (cancionero) (2018) ED. Senzala; Media foto de los dos (2018) ED. Senzala; Cibernética Esperanza (2019) ED. Avant; cibernética esperanza (2021) aumentada y corregida, ED. Vitruvio; , Poemas de Nocturnidad (2020) ED. Vitruvio. 

obra gráfica: Cuaderno de Píxel (2018) Lioolimixturas. ED. Senzala .

Cibernética esperanza 

https://youtu.be/NQBS3i7T-uE 

TRAINSPOTTING (AÑO) 1996

En los años noventa era de interés prioritario 

ver Trainspotting y probar el jaco.

Muchos acabaron siendo yonquis

o pastilleros de éxtasis o speed.

La juventud, sobre todo en la adolescencia,

es muy influenciable.

Recuerdo mis sábado-noche en el Perqué?

No nos importaba tomar cuatro o cinco éxtasis 

aunque el bajón viniera luego.

Usábamos el jaco para calmar el gran bajón

del éxtasis y sus efectos secundarios.

A mí no me gustaba demasiado

que una música tan sórdida como el tecno 

jugara conmigo como una marioneta.

Vamos a ver al Pastis, el Pastis

sabía del poder sugestivo provocado

por la música como una gran tela de araña.

The best is sound for the people.

Eso decían los que movían la mandíbula 

al ritmo de la esclavitud del sonido estridente.

Luego festín en el parking, Martini bianco 

con hielo, o café con coca-cola,

algunos mezclaban Red Bull con güisqui,

a otros les bastaba con la sincronizada

manera de drogarse entre similar compañía.

Yo me sentía desplazado.

Mi lugar no estaba allí.

No había espacio ante cabezas rapadas,

ropa Fred Perry y zapatillas de algodón y lino.

Fui todas las veces un extranjero en casa

y muchos se perdieron en el bosque negro.

Mamá y Papá sólo te quieren ahora. 

Juguete roto, Escritor solitario, Aunque sea tarde

 JUGUETE ROTO 

 

Nada he sido yo para ti.

Ahora eres muy feliz, tan feliz,

que yo lloro en mi sombra de lodo y dolo.

Tengo la mala costumbre

de ponerle teléfonos al amor verdadero,

y yo suponiendo el odio,

me rindo pues mi suerte

no es el rencor ni ser un ogro.

Veo jugar a mis sobrinos,

uno, es un otaku que colecciona héroes,

héroe debí de ser a tu lado

pero fui un juguete roto.

Te gusta el dinero y esa es tu feliz

meta que absorbe de mí sorbos la patraña.

Te quise y todavía te quiero

pero yo por eso, tranquila, no cobro. 

ESCRITOR SOLITARIO

 

Un escritor que se precie es un solitario.

Escribe solo, lee en soledad,

mastica sombras, 

y odia los maleducados, los impertinentes,

los epígonos, el plagio,

en cada escritor o poeta hay soledad.

Como el trabajo tedioso de burócrata.

 

 

AUNQUE SEA TARDE

A mamá.

 

Me amamanté de los pechos de la tarde

y me diste primaveras con abriles

que lluviosos llegaban a mayo.

Una noche en la que vine tarde

temores del destino con frescos besos

afloraban chuches con nuevos sabores.

Siempre, siempre te querré,

aunque madrugué demasiado,

nací tan de mañana 

con mi inocencia intacta y un sí

en cada juego caprichoso y ciego,

compartiendo contigo el fuego,

el viento que nos despeinaba,

simulacros presagiados te acuciaban

al saborear lágrimas saladas.

Me llevabas al colegio.

Me ponías el pijama.

Me aconsejabas para la verdad

 sosteniendo peligros con trabalenguas y nanas. 

 

 

 

 

 

 

 

No record found.
No record found.
No record found.
Comments