Poetas Del Mundo Poets of the world
Our Poets & Artists Talented, Credentialed & Creative
Our Readers A wide diverse audience
Help & Support Call us: +56 9 8811 6084
0 0
Cuquis  Sandoval Olivas

Cuquis Sandoval Olivas


Nationality: México
Email: cuquissandoval08@gmail.com

Biography

Seudónimo: Cuquis Sandoval Olivas. (Balleza, Chihuahua, México. 29 de mayo de 1963). Licenciada en la enseñanza del inglés en la escuela secundaria, Master en investigación educativa y pasante de doctorado en competencias educativas, especialización con enfoque de género.

Curriculum literario: 2007 antologada en “Huellas en el tiempo”. Secretaría de Educación Pública. Chihuahua, Chih.  2009 “Anhelos, sueños y esperanzas” Editorial Cisnegro. Lectores de Alto riesgo. México.  2011 “Una Rosa sin Espinas”. Editorial Cisnegro. Lectores de Alto riesgo. México. 2013 antologada en “Experiencias directivas exitosas”. 2015 y 2016; en “Monografía de Competencias docentes”, convocadas por ENSECH; “Dulce” publicado en 2018. Tinta Nueva Ediciones, México. “Suspiros rotos” poemario publicado en 2019. Tinta Nueva Ediciones, México. “La navidad y yo” Sociedad de escritores de Ciudad Juárez. 2019 Editorial SISPRO. “Un milagro en navidad” Sociedad de escritores de Ciudad Juárez. 2020 Editorial SISPRO. Novela autobiográfica: “Huellas en polvo de estrellas”.  2020. Editorial Pandero Cultural. Novela biográfica: “Con la frente en alto” Ediciones Meráz. 2020. Editorialista en el periódico local “El Sol de Parral”, con la columna: Espejos de vida. Colaboradora quincenal de Revista Latina N.C. con la columna “Tintero del corazón”.

Colaboradora en la revista Promoviendo Cultura con la columna “Ventanas a la lectura”. Colaboradora en varias antologías, revistas y páginas digitales. Coordinadora estatal de Utopía poética Filial Chihuahua. Presidente de la Academia Chihuahuense de Literatura Moderna. Participante activa en los “Encuentros de escritores parralenses”. Coordinadora de la sala de lecturas "Leyendo y reconstruyendo". Participante en la sala regional de lecturas "Sembradoras de esperanza". Miembro de la Benemérita Sociedad Mutualista Miguel Hidalgo de Parral, Chih.

Conjugando el verbo amar

Amar es un verbo simple

emite luz, esperanza y calor

si todos los conjugáramos

el mundo sería mejor

 

Amar al creador con fe

respetar el mandamiento

de amarnos unos a otros

predicar con el ejemplo

 

Amar los amaneceres

bañarse en su esplendor

recrearse en atardeceres

con paz, dicha y fulgor

 

Amar las cuatro estaciones

con ilusión y pasión

disfrutar en este viaje

escenarios y creación

 

Amar incondicionalmente

entregar el corazón

a la pareja elegida

con entrega y convicción

 

Amar el mundo y naturaleza

en todas sus manifestaciones

recordar que en esta vida

son necesarias acciones

 

Amar con intensidad

cada instante y circunstancias

la dualidad de la vida

a veces oculta fragancias

 

Amar como el primer día

que dije sí en el altar

no soltarme de su mano

de su abrazo sinigual

 

 

Al maestro con cariño

Al maestro con cariño

Maestro…
así te llaman,
al igual que el pescador de hombres
quizá, porque esta profesión te exige
¡dejar huella en corazón y mente!

Tu Ser y acervo se compone
de múltiples haceres y deberes
saberes generales, específicos,
didácticos y pedagógicos
festín de formación académica
que intenta alcanzar al conocimiento
en carrera utópica sin fin

Profesión que se erige
al servicio de la ciencia
construyendo andamios
despertando al arte
sembrando inquietudes
forjando conciencia

Ventanas que se abren
a nuevos horizontes
que dan significado
y comprensión expanden
para interpretar el mundo

Maestro…
Recibes en tus aulas
al niño, adolescente y hombre
que en ti, deposita fe y confianza
para brillar y conquistar conocimiento
mismos que serán cimiento
para tomar mejores decisiones

Maestro…
con maletín cargado de alegría
de esperanzas e ilusiones compartidas
ayudas a formar la resiliencia
que es la fuerza motora en cada día

Impulsas a no rendirse ante el fracaso
aprender de los errores
remiendas con tu cariño
el corazón sediento
¡que habita en cada niño!

Educas social y humanísticamente
porque la vida es ahora,
¡se enseña a vivir el presente!

El método es tu eterna compañía
la técnica, herramienta indispensable
plan de clase, recursos y lecturas
hacen tu labor inolvidable

Escuchas cuando hay algún problema
atento a la vera del camino
cuando alguna oveja pierde el rumbo
haces tuyo su dolor y su extravío

Formativa es tu esencia
con disciplina, dedicación y seguridad
no siempre tu labor es comprendida
hay quienes te juzgan sin piedad

Maestro…
Cual oruga que se convierte en mariposa
nunca terminas el ciclo de tu metamorfosis
tu profesión se encarga de una y mil cosas
eres sociólogo, psicólogo, enfermero…

Maestro…
Educas al niño, adolescente
bachiller, profesionista
dejando en sus manos la antorcha
que da luz a su senda presente

Despertando las conciencias
permites ver el sendero
a ti maestro que siembras
¡Te saludo con esmero!

 

Contradicción

Contradicción

 

Mi confianza en la humanidad,

se ha difuminado a través del tiempo;

desvelando la visión de la ignorancia,

veo agonizar la esperanza,

lentes de la realidad

muestran crueles visiones de imágenes dantescas

por más que me pregunto

no llegan respuestas o explicación tangible.

Si nacimos en un mundo tan hermoso

 con un cuerpo y mente perfectible,

¿Por qué función y misión de cada profesión y ocupación ha cambiado?

  del político,

        comerciante,

            amigo,

                médico,

                    usurero

                           taxista,

carnicero,

conductor,

                  farmacéutico,

               reportero.

Dijo la madre Teresa:

 “si no vive para servir, no sirve para vivir”.

Llegan a mí, soplos de crueldad que se han vestido de satín,

se han envuelto en regalos suntuoso, para prepararse para el gran festín.

       Nación contra nación,

   hombre contra hombre,

hombre contra el animal,

hombre contra su entorno natural.

 

Visualizo el poder

como una jauría de fauces hambrientas,

con garras que se expanden para alcanzar, atrapar y lastimar;

que esbozan en su rostro,

la sonrisa falsa y enigmática de la Mona Lisa

la cual se percibe de todos los ángulos,

sin conocer su alcance

¿Cómo confiar en esa fruta perfecta, de tesitura blanda?

¿En esa carne jugosa en el platillo que es un manjar a la vista?

Si en su núcleo se esconde la ambición del hombre

que ha cambiado y alterado su función metabólica

 

¿A dónde ha ido esa agua cristalina,

pura, limpia y segura?

¿Por qué han desaparecido manglares y bosques en nombre del progreso?

¿Por qué en la esfera celeste se visualizan nubarrones de humo y contaminación?

¿Qué hemos hecho de nuestro planeta?

 ¿Nuestros ecosistemas?

¿Por qué las guerras, los muros, las fronteras, narcotráfico y hambruna?

 

Hombre pisoteando al hombre

con una sed de poder, arrebatar y arremeter contra el débil;

escalar a consta del dolor y sangre

que ha regado los mares y continentes.

 

Tengo desconfianza del pastor

que comercia con la fe, con la esperanza,

del maestro que educa en la mentira,

con desconocimiento de didáctica,

el que hace de su práctica

una fuente rutinaria para pasar el tiempo,

aletargando conciencias, matando creatividades e iniciativas propias.

 

De la democracia

que se convierte en falacia, engaño y traición,

presidentes diputados y senadores

que decretan leyes escarneciendo al pueblo,

usando la fuerza de la palabra

como una demagogia para engañar

vendiendo favores, relaciones y recursos públicos

como peldaño para escalar

el hambre del poder

está presente en cada momento de la historia;

dinero, fuerza resplandeciente

que ha guiado y es motor de arranque.

 

Planear, sabotear, pisar y hundir a la humanidad para subir,

emerger como la espuma y dejar una estela resplandeciente

de engaño, traición, corrupción, daño y desesperanza.

 

Miro al comerciante que se enriquece a consta del encarecimiento,

al patrón que explota la mano de obra con un sueldo mísero;

médico que olvida su juramento hipocrático lucrando con la enfermedad;

ingenieros y arquitectos que entregan obras pusilánimes;

quienes se dedican a matar, raptar, vender o traficar con sus congéneres.

 

De pronto, amanece

y los rayos del sol penetran por mis retinas,

puedo observar el verde resplandeciente de las laderas,

saborear el aroma dulzón del aire, de la brisa matinal,

inhalar y exhalar para limpiar y purificar pulmones,

escuchar el canto armonioso del agua cristalina,

observo al hombre

que fija su mirada en el horizonte,

al niño que juega tranquilo

esperando con certeza un día feliz,

a la mujer que camina salerosa,

que es musa de inspiración y prosa,

al joven que sueña en el amor,

en el futuro, y le sonríe al presente

y aunque lleguen tempestades,

jamás baja su frente,

al anciano que es guiado en su cansado paso

y no adolece de un abrazo,

al enfermo que es cuidado en su lecho

sin anidar rencores en su pecho,

al bebé que es amamantado con cariño,

amado, como debería de estar todo niño,

al trabajador que prepara mente y cuerpo

para para realizar sus faenas

y siempre vuelve a casa contento y con sus manos llenas,

a la gente que alaba a Dios con palabra y acción,

dando de comer al hambriento

compartiendo de sus bienes con quien menos tiene,

al vecino, al amigo, a quien saluda y ofrece una sonrisa,

quien respeta la vida cuidando al hombre, animales y naturaleza,

quien tiende la mano para levantar al caído,

quien cura con esmero y anima al herido.

 

Escucho el croar de ranas y sapos

que quedó atrapado en el agua,

incluso la cascada deja escuchar su melodioso canto,

siguen fluyendo las corrientes, esparciendo rocío;

miro al poeta, al artista, al músico y compositor,

y entonces me digo:

¡No todo está perdido!

Aromas,

visiones,

sensaciones

Asoman a mi alma, taladran mis sentidos;

penetran hasta el más recóndito lugar,

Ahí, donde se fusiona la vida

Donde nace la esperanza

Donde fluye la alegría

Y entonces me repito

¡Aún hay esperanza!

 

Corazón amortajado

Como un sollozo en la nevada

cual gota de sangre

que tiñe su blancura

luz que se extingue

difuminando en el horizonte

destellos oscuros,

bosquejos inconclusos del pintor

 de creación no finiquitada

 

Dunas sedientas,

agujas de hiel

que perforan y desangran

navaja que corta,

filo que lastima

gritos de ayuda silenciosa

que buscan llegar

a la conciencia colectiva

 

Suicidio lento

brotan acordes de violines

 trinar de las avecillas

miradas sin luz, sin alegría

 

Primaveras sin crepúsculo

sin verdor, sin colores;

almas maltrechas

que no visualizan

fulgores resplandecientes

de ilusiones a la luz del día

 

¿Qué pasa en tu interior coral de vida?

¿Dónde está la concha protectora

que celosamente guarda

los tesoros del alma?

 

No riegues con tu sangre

los caminos y los días

no es la puerta de salida

es naufragio, caer al abismo, a dimensiones

y profundidades oscuras

 

Estas en la etapa de crisálida entre oruga y mariposa

deja concluir la metamorfosis

se desplegarán tus alas

podrás planear sobre las olas de angustia

Día del padre

Padre

 

Autora: Cuquis Sandoval Olivas

 

Figura borrosa

difuminada en el devenir del tiempo

conversaciones truncas

monosílabos silenciosos

 

Sonrisas atrapadas

teñidas con pincelazos de recuerdos

amor zurcido de retazos

buscando resarcir fragmentos

 

Aprisionar los instantes

que han sobrevivido

en los recovecos intangibles

de diálogos y del pensamiento

 

Padre,

un día

su paso cansado

y cuerpo marchito

no alcanzaron a vislumbrar

otro nuevo amanecer

 

Llegando a la línea

finita del tiempo

Despojándose

del ropaje terrenal

 

Y nosotros… sus hijos

debimos aprender:

a crecer y vivir sin su presencia

a venerar la imagen

rescatada de una fotografía

y abrazar una tumba fría

 

Padre,

hueco que nadie más puede llenar

vacío y soledad

que dejó en sus hijos

vestidos de orfandad

 

Padre,

bendito sea su recuerdo

descanse en paz

en la eternidad.

 

 

 

 

 

 

 

Porque soy mujer

Soy el eco del silencio, mi voz resuena a través de las montañas,

del agua cristalina que queda atrapada en el subsuelo y de la que alegremente corre por riachuelos,

como si quisiera lavar y purificar las afrentas e injusticias que en mí se han cometido a lo largo del tiempo.

Mi grito resuena en las cascadas y queda ahogado en la pesadez y quietud de los lagos;

otras veces, atraviesa llanuras, sierras, desiertos, océanos y queda a merced del viento;

cuando se esconde temerosamente en alguna nube que se cruza en el camino,

su grito se convierte en un torrente de lágrimas que riegan los campos,

permitiendo que germinen y florezcan los colores, sueños y esperanzas.

Soy hija de la tierra,

el barro moldeo mi cuerpo, y de acuerdo a las santas escrituras,

fui hecha a imagen y semejanza del todopoderoso;

¡recibí el nombre de MUJER!

El soplo de vida me lo confirió la costilla que se extrajo de mi compañero;

del hombre que supuestamente debía caminar a mi lado,

cuya complexión le permite protegerme,

¡NO castrarme, ultrajarme, lacerarme y apagar mi voz!

Se me atribuye haber inducido a Adán para que cometiera el pecado original,

el que por mi culpa se haya perdido el Paraíso Terrenal,

como consecuencia recibí el castigo de parir con dolor a mis hijos,

abriendo mis caderas y regando con mí sangre su camino a la vida.

Remoto mi pensamiento a la cuna de la civilización de la humanidad,

donde muy poco peso político, económico y social tuvo mi existencia.

Reencarné en Juana de Arco, y aunque sólo viví 19 años,

me llamé visionaria al recibir luces de Dios.

Luego mi voz se dejó escuchar a través de la pluma magistral de Sor Juana Inés de la Cruz.

Para saciar mi sed de conocimiento en el siglo XVII,

debí ocultar mi apariencia femenina, ¡cortando mis cabellos! jamás mis ideas.

Mi voz, mi rostro ha tenido diferentes matices, culturas y colores,

siempre buscando la EQUIDAD, el respeto, la tolerancia,

valores fundamentales para sobrevivir en un mundo manipulado por el poder y androcentrismo.

Soy el rostro de las primeras sufragistas,

que fueron golpeadas, mancilladas y encarceladas

por exigir un trato igualitario y el derecho de votar y ser votadas.

Soy la faz de esas mujeres que en pleno siglo XXI,

su cuerpo sigue siendo flagelado y mutilado por la ablación genital.

Soy el grito ahogado a través de la vestimenta llamada “burka”,

que esconde los miedos y torturas que ha sido sometida la mujer por el sólo hecho de serlo.

Soy todas las féminas de Ciudad Juárez,

mujeres desaparecidas cuyo único delito es el no poder defenderse.

Soy la mujer fuerte y decidida de la etnia tarahumara,

que extiendo mi mano clamando “corima” a mi hermano.

Soy el ama de casa, la hija, la amiga, la hermana; la profesionista, la artesana.

La que lucha día a día, hombro con hombro,

por una vida más plena más justa, más humana.

Soy la mujer que vende su cuerpo,

que lleva comida a casa a cambio de compartir la cama.

Soy la mujer herida, golpeada, maltratada, humillada.

Hoy alzo mi voz y digo “Nunca más”,

y tengo la esperanza de que por fin “mi voz será escuchada”

 

 

 

 

Miscelanea

Empatía

El dolor de una amiga,

es dolor que taladra

es dolor que aniquila,

es dolor que quebranta

 

Es un corazón roto,

es nostalgia en el alma

es mirada ausente,

lágrima a flor de piel

 

Es tristeza, melancolía

es nostalgia depresiva

 

El dolor de una amiga

me ha dejado perpleja

al no encontrar palabras

que logren sanar su herida.

 

El dolor de una amiga

solo lo cura el tiempo

van cerrando las lesiones

dejando las cicatrices

de las penas infringidas.

 

El dolor de una amiga

es aflicción que lastima.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Juego utópico

¿Jugamos? -Traeré mis fusiles

Tú trae la muñeca

-Yo me iré a la guerra

Tú esperas en casa

-Atacaré enemigos

mientras cocinas y planchas

-prepararé emboscadas

tú atiendes los niños

-llevaré municiones, tu limpia la casa

 

De pronto la niña

Se erige en su asiento

- ¡Ese juego no! - ¡no quiero matanzas!

 

Quiero que juguemos

A ser los doctores, que curan dolores

 

A ser ingenieros, que construyen puentes

 

A ser los científicos, grandes inventores

que salvan el mundo, de las injusticias

de los sinsabores

 

Que somos políticos, nacidos del pueblo

cuidando a la gente

¡Acabando con las corrupciones!

 

El día se acaba y la noche llega

el niño y la niña se van a dormir

en el inconsciente afloran los sueños

un mundo de magia, ¡van a construir!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reencuentro

 

Soy producto de la evolución

de la fusión, de la historia

suenan en mis oídos voces cacofónicas

a través de los siglos.

 

Reconozco mi unicidad

la dualidad de pensamientos y acciones

lo infinitamente pequeña ante el universo

lo inmensamente grande de pensamiento.

 

Cual simiente de gozo fui sembrada

broté de las entrañas de la tierra,

el sol, la luna y la lluvia me bañaron

el viento, la brisa y la bruma cobijaron.

 

Enfrento luchas titánicas

con mis propios demonios e inseguridades

consciente estoy de mi fragilidad humana

de lo efímero del tiempo.

 

He visto que golpes endebles

han derribado al más fuerte roble

huyo de la mezquindad y amargura

de labios ociosos que profesan y destilan hiel.

 

Soy fortaleza, vitalidad, portadora de vida

formo parte de los ciclos de cambios de la naturaleza

fui primavera, verano, hoy gozo del otoño,

espero vivir un cálido invierno.

 

 

Utopía

¿Dónde?

 ¿Dónde está esa efímera felicidad?

 

Cuando creo tenerla atrapada

se disipa como agua escurridiza entre mis manos

¡La busco! ¡la encuentro!

y vuelve a agazaparse en el olvido.

 

¿Será acaso que prefiere buscar eco en los sueños?

¿Tejer esperanzas con hilos de nubes acorazadas?

¿Construir quimeras de ilusión? 

¿Quizá percibe que la realidad no tiene un mundo mejor?

 

Veo con tristeza, cuántas adolescentes arrastran un niño

fruto del cariño, violación o atropello

en su rostro se dibuja un rictus de amargura 

en su cuerpo y alma llevan impreso el sello de abandono.

 

Cuando miro al pedigüeño mendigando una moneda

con su cuerpo encogido, compungido

con un semblante de tristeza, desaliento

porque sus necesidades básicas no alcanzan.

 

Al enfermo que sufre de dolores

La carencia de medicina, de doctores

fe quebrantada, ilusiones rotas

¡Sin esperanza, sin aliento, sin mañana!

 

¿Dónde está el paraíso prometido? 

¿El jardín del edén, la alegría y sueños compartidos?

 

 

 

Madrecita

 

Aquí está mi madre, sentada a mi lado

hablando de cosas, tocando mis manos,

lo que más añora, lo que más disfruta,

es volver a reconstruir su pasado.

Habla de sus logros, y de sus esfuerzos,

de grandes amores que le acompañaron,

de muchos esfuerzos y de tantas lágrimas

por tantos amores que la vida le ha arrancado.

Tiene en su casita, una galería,

fotos del pasado, recuerdos del ayer,

pero en cada uno de ellos, hay tantas historias,

que a la gente gusta de hacerle saber.

Yo cierro mis ojos, y vivo sus sueños,

recreo los momentos, revivo su ayer,

me invento los guiones y los personajes

les busco colores y pongo ropajes,

y veo a mi madre, niña y joven otra vez.

Eso y muchas cosas hago yo a su lado

a veces reímos a veces lloramos,

hablo de mis hijos y de mi trabajo,

le cuento mis sueños y mis añoranzas,

y le doy las gracias porque en sus entrañas,

formó a esta familia con todo su ser.

 

 

 

 

 

 

 

 

No record found.
No record found.
No record found.
Comments