Poetas Del Mundo Poets of the world
Our Poets & Artists Talented, Credentialed & Creative
Our Readers A wide diverse audience
Help & Support Call us: +56 9 8811 6084
Premium Members 5 1
Luis Arias Manzo

Luis Arias Manzo

Fundador - Secretario General
Nationality: Chile
Email: ppdm-mundial@hotmail.com

Biography

Luis Arias Manzo, Melipilla-Chile 1956. Es autor del Manifiesto Universal de Poetas del Mundo [traducido a 28 idiomas]. Tres libros editados: Agualuna [2002], Mil años de Amor [2003] e Instantes [2004] Apostrophes Ediciones. En sus tres trabajos surge el conflicto entre materialismo y espiritualidad, tan presente hoy en día en las sociedades supuestamente avanzadas, en la llamada ‘modernidad’. En ellos está el amor [el posible y el irrealizable]... Aunque se trata básicamente de novelas autobiográficas, la poesía hace acto de presencia con una intensidad casi similar a la de la prosa, lo que hace de sus obras un trabajo muy apasionante y completo.

ONCE DE SEPTIEMBRE 1973

I Septiembre

Septiembre se me puso sigilosamente bullicioso,

Pero el bullicio ortográfico me estremece,

El sol que penetra por los cristales

Invade este espacio de tétricos recuerdos

Pero la luz mató las sombras del mal,

Porque hemos ganado:

¡Somos los triunfadores de todos los tiempos!

 

II El Once

Septiembre se consume en instantes,

Construyendo vocablos luctuosos,

Colmados de verdades in-escritas

Y de sabidurías sigilosamente transmitidas.

El mes está contigo,

Y está en ti,

Te sigue,

Y te persigue...

 

III Al desaparecido

Se fue febrero y llegó marzo

Ambos se escriben con S,

La transición fue de luz,

Chispazos al alba,

Nada dramático,

Estoy nuevamente en septiembre.

 

IV Cuando los doce meses se llaman septiembre

Y vuelven las alas del recuerdo,

Y mi corazón se vuelve a agitar,

Estás ahí, apostado como los combatientes,

Como aquellos que partieron para volver

Y para estar en ti,

En mí,

Y en nuestros locos instantes de un sacrificio.

 

No nos detendremos nunca,

Porque febrero seguirá siendo marzo

Y en cada abril estarás como en mayo o junio.

¿Qué importa si será en Julio,

O en Agosto para nuestro acto de Septiembre?

MADRE

Yo estoy en este terreno de materia

¿Dónde estás tú?

Aquí todo duele;

Me duele el pasado

Y el futuro,

Me duele la vida,

Todo duele.

Me duele el plumaje

Que habita en mi corazón

Y las uñas de la desesperanza.

Los dientes se revientan,

Estallan los ojos,

Y cada paso se vuelve un tormento.

 

Madre,

Háblame desde allí

O llévame contigo,

Un día tres uno te fuiste,

¿es que ya volviste?

¿por eso ya no me hablas?

¿Tienes otros hijos?

En esta casa resisto,

Resisto a pesar de todo,

Porque aquí sigue

tu esencia de flores,

de perfumes indescriptibles,

como el dolor

de ellas y ellos

que perdieron el néctar

y el fósforo de tus segundos.

 

Madre,

Se me anclaron las ideas

Y ya no puedo caminar,

Porque el óxido de los engranajes

Atrofian mis pensamientos.

SOLO EN MI LECHO

CAMA VACÍA

Porque se diluye

Tu espuma en mí desolación

Porque no estás.

 

CAMA FRÍA

Porque

Simplemente

No te hayo en mi tormento.

 

CAMA TRISTE

Porque

Tú estás ausente

Y mi copa no me calma.

 

CAMA TERRIBLE

Porque

Siento que

Voy camino al paredón.

 

Me duele la (…)

Eso resume todo.

 

CAMA CUÁNTICA

Estoy donde no estoy

Soy sólo una pluma

En las alas de mi esperanza

Tú estás lejos de mí

Y pierdo el vuelo.

 

Recurro a la cuántica

Y por fin toco tu pecho

Tus dedos rozan mis pensamientos

Y vuelvo a ser el conejo herido

Que una mañana, entibiaste en tus manos.

 

Estoy,

Ahora estoy donde debo estar.

Estoy en tus sentidos, mujer.

Pacha k’anchay

PACHAMAMA I

 

Soy un privilegiado del día y de la noche;   

en la noche tengo tu carne de perfumes,

en el día me adueño de las voces de la tierra.

Cada palabra tuya consume mi tiempo, 

eso te dije cuando llegaste con tus ojos de luz

desde la Pachamama rubia y norteña.

El viento fogoso acaricia la arenilla, 

en la segunda Pachamit’a* del año

cubro mi rostro con tu pañuelo de perfumes, 

y vuelvo amarte otra vez como aquella noche.                

El calor de la tierra

me trasmite la dulzura de tus manos, 

quisiera detener los relojes.

Perdona si repito la palabra filosofía, 

la palabra patria, la palabra guerrero

la palabra espera, la palabra te amo.

 

                                        *Segunda estación (verano)

 

PACHAMAMA II

 

Esta noche escribo desde adentro

como el guerrero materialista que soy,

desde nuestro mundo que es la Pachamama,*

y el espacio que conocemos.

Como la mujer que me inspira

y que se entrega a mí,

te vuelves celestial en mis brazos

y en mi sangre.

Ahí está la humanidad que defiendo,

 en el campo de batallas verdaderas

están mis compañeros masacrados,

son guerreros vivos en las luchas de siempre.

 

*Madre Tierra

PACHAMAMA III

Antes de ser luciérnaga                                                      

el bosque fue la oscuridad de la celada,

¿Cuántos siglos perdidos

en la memoria muerta de la luz?

Nos pintaron con los colores de la nada y del vacío,   

muertos o ciegos

nos dejaron vagar en la sombra del paisaje,

y en la grandeza de tu corazón que me alimenta.

Pero nada nos detiene,

cada quien vuelve  a la cita

para juntarnos como antes,

cuando trillábamos los amaneceres

en el alma universal de la poesía

y en el canto que hoy repiten nuestras voces.

 

 

PACHAMAMA IV

 

Los maestros vuelven, uno a uno

se acompaña de bellas mujeres,

llegan, tocan, se presentan y se van.

Creí detener su canto en el mío,

pero la música infinita y suave

llegó a mis oídos con nuevas melodías.

Dónde estás ahora,

sé de tu mutación de luna acariciando la arena

y del agua que da de beber a la roca.

Sé de tu pasión por el alma del desierto,

por la afonía que gime en la noche,

solo tú sabes,

cuánto nos amamos en el viaje de la gaviota errante.

Como las fuerzas del mal

lucha contra las bestias de la oscuridad,

después de cada ceremonia

cúbrete el rostro; yatiri* mía

y usa la máscara luminosa que nos une.

 

                                                                 *diosa

 

PACHAMAMA V

 

¡Oh, Madre Tierra!

Siento tu firmeza en la fecundidad de tu alma,

envuelta estás en el olor de tus flores silvestres.                     

Tu color de niña  

tiene la esencia de la virginidad de la selva,  

en ti perdí el temor al rayo

y a la furia de los truenos en la noche.                            

Tú que me dejaste andar

por tu cuerpo infinito

eres mi tierra y mi amada.

He aprendido a defenderte de los demonios,

eso hago desde la infinitud de tu grandeza

desde el esplendor que te cubre,  Mama Pacha.

                                                        

 

PACHAMAMA VI

 

Por la vida de mi alma  

¿Qué margen hay para un mundo feliz? 

Por la muerte de mi cuerpo       

todo gira constante y regular.

La ciudad con sus hambrientos en las esquinas, 

los hombres de negocios,           

las prostitutas que buscan un giro diferente.

Todo es un círculo que rota como mi alma y la tuya, 

somos esta historia de amor

y también gira desde su origen

en un círculo indescriptible.

El renacimiento fue una gran rueda,  

también del otro lado las cosas giran, eso creo.

Los pensamientos me tiritan al oído,  

como martillazos de insomnios en la sien   

golpean mi conciencia adolorida.                         

                                               

 

PACHAMAMA VII

 

El lenguaje secreto      

está en la pasión por las palabras comunes, 

en ellas está el misterio de la vida 

y la existencia de las cosas,         

con ellas construyo el mundo que soñé.

Divino es el lenguaje                                

que avanza por la frontera de lo imposible

y libera al mundo.   

Allí donde te apasionas está la poesía

como yo que en esta noche callada  

escucho mi canto en otro mensaje.

Mi palabra les pertenece  a todos 

porque tú, habitas mi pensamiento.

Con los ojos claros de tu inocencia 

escribo mis poemas, 

quiero amarte en su profundidad, 

como amo esta lucha cotidiana 

que perdura en el tiempo.

 

 

PACHAMAMA VIII

 

Como una historia universal,  

los instantes se vuelven eternos

cuando dejan una huella en el alma, 

y se graban como la escritura    

de una historia personal.

De niño me nutría con los pechos de mi madre,

de adulto me fui tan lejos         

que sin saberlo me perdí en lo lejano del azar.

Los instantes auténticos perduran 

y marcan su tiempo infinito

como un haz de luz sobre la frente.

 

 

PACHAMAMA  IX

 

El mundo 

fue sitiado por una secuencia de imágenes,  

mi nombre estaba ahí,   

desangrado como otros  

que tomaron mi mano.

Estamos de vuelta,

regresamos del bosque de luciérnagas

donde la piel y los huesos,

hicieron un nido de cenizas.

Nuestras almas son el mismo pacto

firmado con sangre, 

vibran como nudos marinos

y emergen al final del horizonte.

 

 

PACHAMAMA X

 

Terminada mi historia  

me siento huérfano,

relegado en la distancia de tu ausencia.                 

Dibujo tu rostro en el horizonte 

y veo el polvo que levantan tus pasos.

Ya sé que la vista alucina en la distancia,

pero yo escucho tus gemidos 

y mi corazón tiembla como el Pacha kuiui*.                  

He  borrado mi idioma de lucha

y temo perder el sol que nos alimenta 

para fundir nuestras almas con la noche.

                                                  *temblor de tierra

 

 

PACHAMAMA XI

 

Mis poemas se han ido quemando, 

son hojas muertas de mis ilusiones tardías,

como el atardecer cansado del labriego

fluyen mis versos, agónicos y desesperados.

Mi lírica se pierde en sus propias palabras,

muda como el último grito de la noche,

es otro ritmo, otra melodía

en el sentido abierto de la voz.

Mi poesía se muere lentamente,

se despide de la Pachamama,

y del sudor perfumado de sus hierbas.

Ya no temo al desafío del otro, 

ni excuso las sombras misteriosas de mi sueño.

Este es mi presente de huesos y cenizas, 

en ellos se cruza el mensaje del poema,   

después de él, 

reconstruyo el verso y el poeta que soy.

 

 

PACHAMAMA  XII

 

Toma mi mano,

ahora que sana las tristezas,

los dolores, las heridas,

ahora que vuelve con mi hija de los parques.          

Toma mi mano

salgamos ahora de estas calles,  

y del ruido que nadie entiende.                     

Toma mi mano

ahora que te da una flor,  

que te escribe poemas  

y te brinda sus abrazos.

Toma mi mano, 

para llegar primero sin saber la meta 

por mis cantos de lucha.

Toma mi mano siempre,

mi mano que en otros tiempos

quiso empuñar el fusil,

mi mano que ahora empuña la espada 

y defiende tu nombre.

 

 

PACHAMAMA XIII

 

Todos, de alguna manera nos reencontramos,     

en mi casa, en el bus,       

en el fondo del camino,     

en la encrucijada de un jardín azul  

o en la casualidad.

El laberinto se vuelve un mapa de calles sin nombres,                                              

tristes por la sed y el hambre,                      

importa el punto de encuentro y desencuentros,

todos, creyentes o no creyentes,

solo con la luz en la mirada.

Todos los de este lado, luchadores infatigables,  

combatientes modernos, justos y esperanzados,  

hombres de una causa, militantes del bien

y de la nobleza del amor.

Caminantes, 

trovadores que reparten esperanza,       

poetas

que van por las calles oscuras dando un poco  luz.

Todos,

en algún instante nos vemos en esta lucha de siglos.

Apaga tu dolor; es una orden, 

aunque las metrallas te salpiquen el cuerpo

ya no estamos solos.

 

 

PACHAMAMA XIV

 

En esta vida terrenal

en la que somos partículas, átomos y moléculas,

nosotros somos nosotros mismos,

enfrentados en cuerpo y alma

a los desafíos de la vida material.

Tierra que me ha dado la semilla de lo que soy

recibe a tu guerrero,

en esta cabalgata por tus femeninas llanuras 

defiendo tu nombre y tus bondades.

Cada quien bebe tus vinos

y sin remordimientos te mancillan,

Oh, Tierra, Tierra mía, Tierra de todos.

Oh, Dios mío, creo estar enfermo,

 permíteme usar tus bondades,

tus frutos, tus yerbas, tus riquezas,

ayúdame a sentirme mejor.

Bebo esta limonada caliente, 

como un ron caribeño con gusto a cubano,

son tus frutos amor mío,

tus frutos nacidos de la Tierra.

 

 

PACHAMAMA XV

 

A la hora de las horas...  

me duele el tiempo –creo haberlo dicho antes-    

como los colores de la nada                    

o del vacío por donde vamos,                      

ocultos y protegidos bajo el sobretodo.

Entre gotas y gotas de la gran tempestad

pronto es Cochabamba el lugar de la cita,

celebremos la Pachamama Raymi*                   

con nostálgicos recuerdos del Che.

Cochabamba espera mis lecturas bilingües,   

Dans “Sed/Soif” avec “Semences”  

y estará Agualuna con las cartas de tarot    

que intentan descifrar el destino del mundo.

En la Pachamama, la francesa de la tierra,

Aux yeux grands ouverts comme des flambeaux, 

atenta a sus batallas, como tú, el Comandante y yo.                                                                                                     

Santiago espera su corrida de ensayo,

a contra tiempo Betzabet con ilustraciones de ángeles 

que también esperan  a la hora de las horas,

en la cita de los  bucólicos guerreros.

Otro marzo veintiuno,                         

día del rendez-vous de cada bardo,                   

el planeta recita sus versos en lenguas diferentes,  

pero cada palabra es un lenguaje universal  

que necesita ser dicho,          

sin más traducción                             

que la cadencia esperanzadora de la libertad.

 

 

PACHAMAMA XVI

 

Hoy es el hoy del guerrero

el punto ínfimo del tiempo

es el hombre por las civilizaciones del mundo,

por los pueblos que hacen historia.

Hoy es el hoy de la batalla

de la resistencia

y la aurora con un grito diferente

mientras corro por las calles de Santiago.

Otra vez hay un once de septiembre,

otra vez hay un canto que nos une.                                      

Me ahogo en el recuerdo que respira

cuando escucho el amor de tus palabras.

 

 

PACHAMAMA XVII

 

Pachamama,

en esta noche brillante,

silenciosa como la mirada vacía,   

quiero hablar contigo

de los secretos en mis noches de luna

y mis días de tierra.

Pachamama,

en el camino nada está predeterminado,

el futuro no existe, 

vacío como un disco sin grabar 

es una hoja blanca,

que necesita ser escrita

con el sudor y la sangre de todos.

Sí;  Pachamama,

para que las penas sean blancas 

y las alegrías también puedan ser negras.

La frontera existe en la realidad de ser atravesada, 

necesaria es la visa de tránsito 

en el ir y venir por la tierra de todos,  

tierra perdurable que nos habla, que nos grita,

que pide ser salva para la vida renaciente  

como la señal que esperamos en la paz necesaria

esa es la conquista por la Pacha k’anchay*.

 

*Luz del mundo

 

TAIWAN, HOMENAJE a PPdM: A los 10 Años, Ming-chung Yang
ULINCHO: Palabra y Libertad, habla Luis Arias Manzo
La Nueva Plataforma Web de Poetas del Mundo
BARCA NOSTRA: Homenaje a las víctimas del naufragio
TAIWAN 2015 - Feng Dance Theater: Interpretación de Pachamama III
INSTANTES; UNA ESPERANZA EN ACCIÓN. Por Cristina Castello*

Instantes es una esperanza en acción. Es un alegato por la causa de la Humanidad y una declaración de principios que excluye neutralidades. Es un arrullo ético-estético, axiológico, y un llamado a la resistencia hacia lo que mata la vida; resistencia como la de Prometeo ante el suplicio, que también Luis Arias Manzo sufrió. Instantes contiene una historia de amor y es un himno de amor hacia sus pares humanos. Hacia su madre –solísima y poblada de dolor, cuando el exilio del hijo en nuestra amada Francia, y hacia Audrey, sa fille aimée. Es negación de la finitud, cuya entraña sutil el autor nos muestra, en ofrenda y honra.

¿Novela, ensayo, prosa...? Reniego de las calificaciones ortodoxas y /o simplistas. Y no tiembla mi pulso –pero sí, y de regocijo, mi «adentro»– para decir que Instantes es poesía. Pero Ariasmanzo no hace alardes con ella, ni siquiera en los pocos poemas –travesuras del Infinito- que ofrece como tales e intercala en la narración. Sus travesuras del Infinito son poemas que hacen, si cabe, más poético lo que no presenta como tal... y ellos hacen de las suyas. Saben que Ariasmanzo pertenece al cortejo histórico de «trovadores» que buscaron, y encontraron, entre los intersticios de la vida cotidiana y en sus «arrabales» –aparentemente menos «poéticos», o no poéticos «por definición»– la prosa. Prosa en principio adecuada exclusivamente a lo «prosaico» de la vida cotidiana. Prosa que encierra tesoros que, según se creía hasta no hace mucho, radicaban solamente en el Olimpo celestial.

Entre estos «trovadores», pienso en un novelista (y poeta) como Joyce, con su «Ulises-Bloom» navegando «banalmente» por un Dublín lleno de hombrecitos y mujercitas oscuros como el propio protagonista. O, ¿por qué no?, en un novelista (y poeta) como Raymond Queneau, cuya encantadora “Zazie” –en su novela Zazie dans le métro– pretendía confinar toda su «odisea» a un viaje por los túneles del metro de París.

En Instantes, la «odisea» se limita a un viaje de tres días y dos noches, en autobús, entre Santiago y Río de Janeiro (con paso por Argentina); y a otro viaje de vuelta de igual duración, y en el mismo incómodo y lento y traqueteante medio de transporte. Y nuestro «Odiseo» es el propio autor.

La excusa (la prosa) es el viaje real de Arias Manzo a Río, en diciembre de 2001, invitado a la presentación del libro Diáspora, de sus amigos brasileños José María y Thereza Rabelo. En la obra –dice Arias Manzo- éstos «narran su infausta travesía por países de asonadas militares y fascistas, comenzando por su propia tierra, donde con la caída de Joao Goulart [presidente constitucional de Brasil, de tendencia de izquierda] en mil novecientos sesenta y cuatro, se había iniciado la época [en el conjunto de Hispanoamérica] de los golpes de Estado y de los ‘gobiernos gorilas’. Todos ellos traidores puestos al servicio de la primera potencia mundial, hoy reafirmada en Imperio, y de los mezquinos intereses de las minoritarias clases burguesas locales de América Latina».

La prosa, claro, es siempre «línea recta», aunque se presente fracturada o bifurcada. Y en este caso se transmuta en poesía, cuando la línea recta del viaje se vuelve elipse, curva, espiral, giro, en el seno mismo del «prosaico» mundo que toma por objeto el relato. O, como dice el autor, y no en prosa sino en sus travesuras al Infinito: «... Todo gira, como gira la ciudad, / Con sus hambrientos en las esquinas / Y los hombres de negocios que giran, / Y las prostitutas que buscan girando, / Como yo, Amor, como yo, /Que te busco atolondradamente rodando, / Y no te puedo encontrar.» (De «Los círculos viciosos de la existencia», pág. 131).

Y giran también esos instantes que dan título al libro. Los cotidianos y prosaicos, las «pequeñeces»; aquellos que «son lo eterno», en cita de Antonio Porchia recogida como epígrafe por el autor. Y que hacen de «lo demás, todo lo demás, lo breve, lo muy breve».

Pero instante y eternidad son lo mismo en Ariasmanzo. Entonces la poesía consagra aquello que condena la prosa. Lo consagra narrativamente per se, y lo ratifica como travesura al Infinito en y dentro de la prosa: «Y así, eternamente, perpetuamente, / Todo, como tú, y como yo, Amor, / Todo se reencuentra, Amor, todo se va, / Y todo vuelve. Así. En un instante todo retorna».

Como retorna en Instantes la tensión entre lo material y el Azul, entre lo pedestre y lo sublime; entre finitud y Absoluto, entre fe y escepticismo... Y todo ello alcanza sus cumbres y sus abismos casi simultáneamente.

Tensión, sí. Síntesis de los contrarios, para Ariasmanzo, y coincidimos, síntesis, pero no la mentada «atracción de los opuestos». Puerta que se abre y puerta que se cierra. Amor e indiferencia. Lo inasible y lo vacuo. Estilo y ostentación. El Poder y la carencia. Vida que quiere vida y muerte que siembra muerte. ¿De qué «atracción» hablan?

Travesura del Infinito, poesía en la prosa. Y uno de sus vértices en esta obra, cuando el protagonista-autor evoca sus instantes sin tiempo en Mendoza, Argentina. El primer lugar suyo para esa clausura del Ser que es el exilio.

Ariasmanzo los veía correr en pos de una martineta. De «un ave de la familia de las gallinas, que emprende un vuelo hasta doscientos o trescientos metros máximo y, cuando cae, sigue corriendo a una velocidad difícilmente alcanzable por un hombre». Y al principio le fue negada esa fracción de Absoluto, esa Travesura al Infinito que lo habita, y cada vez más, y vaya si lo sé. Y no se sumó a la aventura. Hasta que el mandato del Azul fue de nuevo, y como siempre, su timón. Y entonces corrió junto a aquellos «que entendían el sentido de la libertad a su manera, en una carrera loca detrás de un pajarraco que nunca se alcanzaría. Fue mientras corría montaña abajo cuando sentí cómo me desprendía del dolor que me producía estar lejos de mi país».

Bendita martineta, metáfora de libertad y develación. En aquellos días de crímenes silenciosos, Ariasmanzo –en su primer exilio– tuvo que trabajar como «hormigonero» en Yacimientos Petrolíferos Fiscales, hoy «Repsol Y.P.F.», capitales de España. De la «Madre Patria» de los argentinos, que hoy los expulsa cuando a ella recurren por desempleados, por excluidos, por puños rotos contra las puertas del anhelo. Martineta bendita que lo hizo encontrarse, cuando se vio «inmerso en el grupo de trabajadores que corrían en forma desordenada saltando rocas, arbustos y grietas. Por primera vez formaba parte de un equipo de obreros rudos que entendían el sentido de la libertad a su manera».

Cansado de carretilla y pala y con su miedo por «vivir en un país [Argentina] que estaba al borde de la guerra civil y en donde los cómplices de la dictadura de Pinochet mataban a chilenos en aquella maldita ‘Operación Cóndor’... fue mientras corría por las quebradas de aquellas montañas entre porrazos y porrazos, viendo a mis compañeros cómo se volvían a levantar con más fuerza e ímpetu aún después de cada caída, que entendí el sacrificio y el verdadero significado de aquella carrera: despojarme progresivamente del sentimiento de ser un explotado de la Tierra. Fue durante aquella carrera cuando me sentí libre por primera vez, comprendiendo el precio de la libertad de los hombres que sufren».

¿Por qué la capacidad de recuperación del ser humano?, me pregunté muchas veces. Sobrevivientes de torturas y horrores –como Luis–, viven, crean, aman. Porque para algunos, como él, su prójimo es el mundo. «¿Quiénes son los que sufren? No sé, pero son míos» (Pablo Neruda)

El amor a sus demás. Y sus instantes de amor con la brasileña Betsabet, su compañera imprevista de asiento en el mismo autobús. El amor, que es sustantivo y certidumbre, en los tres días y las dos noches de regreso de Río a Santiago.

Y en la Terminal chilena, la separación. Y entonces, Ariasmanzo se pobló de silencio. Como el de Rimbaud, cuando a sus dieciocho años terminó Una temporada en el infierno. Como el de Hölderlin, entre poema y poema. Silencio, como el de un adagio en el desierto. Silencio de «martineta» que «nunca se alcanzaría».

Silencio que para nuestro poeta y narrador de travesuras al Infinito es también síntesis de contrarios, incredulidad que se resuelve en una fe final, instante interminable:

«Las cosas giran como gira la historia; / El nacimiento surge de un círculo indescriptible, / Y el renacimiento mana de una gran rueda / Cuando agotada deja de girar. / Entonces, naces tú y nazco yo, enamorados ya. / Y nos vamos por la vida, lejanos, / Pero, en la rodoviaria nos volveremos a encontrar.»

Bienvenido, Luis –otra vez, ahora con Instantes– a la rodoviaria de Poesía que une Belleza y Verdad, Libertad y Justicia, Amor y Fraternidad. Tu poesía desgarra el viento, como estilete de fe en el destino humano. Palabra de ojos limpios y mirada sin sombras, la tuya. Palabra de virginidad para el mal. Palabra creadora de albas, para una Humanidad siempre insomne. Por la vida.

 

Cristina Castello

*Cristina Castello, poeta y periodista: biografía breve:

https://wwwcristinacastello.blogspot.com/2015/03/cristina-castello-poeta-y-periodista.html

POETAS DEL MUNDO A TONO CON EL DESARROLLO TECNOLÓGICO DE LA INFORMATIZACIÓN.

CHILE-Melipilla: Hoy por hoy, el Movimiento Poetas del Mundo* gana el notable reconocimiento de conformar el mayor gremio de poetas de todo el orbe. Nueve mil quinientos miembros procedentes de ciento cuarenta países de los cinco continentes, dan testimonio de esta realidad sin precedentes en una organización de poetas.

Para estar a tono con el crecimiento continuo de nuestra membresía, los directivos de Poetas de Mundo no sólo organizan diferentes encuentros literarios de carácter internacional, sino que, para salvar las distancias geográficas y las diferencias lingüísticas entre sus miembros, por uno u otro medio, tratan de mantener la divulgación de sus obras y la comunicación de poeta a poeta.

Hasta hoy nuestra página web es uno de estos medios que nos ha permitido mantener la información y divulgación del registro de nuestros poetas miembros. Hasta el pasado año la web de Poeta del Mundo mostraba a sus usuarios, todo el quehacer del Movimiento, a través de una página personal en la que se publicaba una pequeña muestra de la vida y obra artística-literaria de cada poeta y, en sentido general, también se reseñaban las actividades desarrolladas en los diversos eventos organizados por disímiles naciones, no obstante a lo dicho y hecho hasta hoy, sabemos que el desarrollo tecnológico es indetenible y por eso, nos hemos propuesto actualizar el sitio web de Poetas del Mundo. En tal sentido y a modo de información el 14 de agosto del pasado 2020, se inició un proyecto de modernización que nos ha permitido montar nuestro sitio web en una nueva plataforma que, gracias al incesante y difícil trabajo de los especialistas encargados de tan encomiable labor, hemos logrado acoplarla a nuestro servidor el pasado 23 de enero del 2021.

A partir de la fecha anterior iniciamos el período de prueba que se extenderá hasta el próximo 21 de marzo. A saber, que en esta fecha celebramos el Día Internacional de la Poesía, creemos muy oportuno aguardar para entonces, la reapertura oficial de nuestro modernizado sitio web, cuyo objetivo esencial es ampliar el servicio de divulgación y promoción, de todo cuanto hace Poetas del Mundo como organización literaria de alcance internacional.

Para conocimiento general de todos nuestros usuarios, informamos que la nueva plataforma web, aunque tiene características funcionales similares a la de una red social, ofrece otros servicios que se vuelven novedades para todos los poetas y en sentido general, para los usuarios de la renovada plataforma; Poetas del Mundo.

Entre las novedades:

- cualquier usuario, miembro o no de nuestra organización, tiene acceso para navegar en dicha página sin la necesidad de subscribirse a la misma.

- cada poeta registrado oficialmente como miembro de Poetas del Mundo puede, de manera personal y directa, acceder y actualizar toda la información de su página, subir poemas, noticias, comentarios, vídeos, fotos, libros u otras informaciones de interés personal o colectivo, en concordancia con nuestra razón de ser como organización internacional.

- los lectores de Poetas del Mundo también pueden, según su interés personal, hacerse una cuenta gratuita que les permite no sólo leer a sus poetas preferidos, sino también, interactuar con ellos, a través de comentarios sujetos a gustos y preferencias, alrededor de los autores o de las obras leídas.

En el nuevo servicio web; también se ofertan las cuentas preferenciales premium para los poetas que puedan y deseen contribuir con el desarrollo tecnológico o promocional de nuestra organización. Los poetas que opten por este servicio tendrán una mayor capacidad en sus cuentas premium y tendrán un reconocimiento público, como embajadores de buena voluntad, para acceder a los cargos directivos de Poetas del Mundo o del Cuerpo Diplomático Poético de nuestro Movimiento.

Solicitamos a todos; estar atentos y mantener la comunicación para que estén actualizados con todo el trabajo que estamos desarrollando.

Desde ya, queremos agradecer, en sentido general, a todos porque todos son nuestra razón de existir y de manera particular agradecemos también a los que, de una u otra forma nos han apoyado hasta hoy, y a los que sabemos que se sumarán, para dar continuidad a nuestra noble misión de Paz.  

 

 

LUIS ARIAS MANZO

 

Fundador Secretario General

Movimiento Poetas del Mundo

AGUALUNA

AGUALUNA

MIL AÑOS DE AMOR

MIL AÑOS DE AMOR

INSTANTES

INSTANTES

DOS TIEMPOS PARA UN COMPÁS

DOS TIEMPOS PARA UN COMPÁS

MANIFIESTO POR LA VIDA

MANIFIESTO POR LA VIDA

MANIFIESTO UNIVERSAL DE POETAS DEL MUNDO

MANIFIESTO UNIVERSAL DE POETAS DEL MUNDO

Comments

Frente al descalabro material y a la decadencia espiritual, sin precedentes en la historia de la humanidad, nosotras guerreras, nosotros, guerreros por la vida, hombres y mujeres preocupadas y preocupados por el futuro de la existencia, levantemos la voz y hagamos de la palabra poética el instrumento que cambie la historia....

View previous comments