s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Detalle

HOMENAJE Y RECORDANDO A NICANOR PARRA*

Por Jorge Enrique Hadandoniou Oviedo**

ARGENTINA: Por entre las hojas de parra, asomas como un visitante inesperado, insólito, desprolijo hasta el cansancio, testarudo de humildades que se disimulan muy bien con la soberbia de tu lengua que no deja rincón sin atormentar. Solemne con la tierra marchita y esperanzado con el brote que no nació todavía.

“El saber y la risa se confunden” cuando recorremos tus páginas aladas de poesía inesperada que no pretendes que lo sea y por eso mismo se consagra con la armonía que tantos buscamos sin encontrar a tiempo ni a destiempo. El uno –probablemente lo dirías- se lleva todo lo que tengas puesto; y el otro aparece cuando ya no existes. Pero subsistes, embistes y confites a la hora de sacarle el sombrero a la palabra. ¡Oh, la palabra! La usabas, la desgastabas y la arrojabas al mar de las conjeturas con un brillo nuevo o con una mancha imborrable; pero siempre para disfrutarla.


¿Por qué permaneciste cuando otros eran degollados sin contemplaciones? El humor es sano en tal sentido, porque su máscara permite (así como los borrachos y los niños) decir la verdad sin que nadie se ponga colorado y, además, se ría. Es decir que nos reímos de nosotros mismos no sólo por la gracia sino por la desgracia y hasta por la inoportunidad de nuestras acciones.

Descorriste el velo de los verbos, el carozo de los sustantivos, el vuelo de los adjetivos, la rispidez de los adverbios, el lazo endemoniado de las conjunciones. Las conexiones de tus construcciones lingüísticas, paralingüísticas y protolingüísticas o poslingüísticas fueron contundentes, tajantes, sin miramiento alguno.

Tuviste siempre permiso para burlarte de lo sublime. Y era una forma de respeto mucho más profundo que los gallardetes y las condecoraciones o las solemnidades de los actos recordatorios. Por eso mismo es difícil homenajearte. ¿Qué es eso? dirías, tal vez; o dijiste. No siempre tenemos en presente el discurso brillante de un ser excepciones, porque consumimos lo que hay, mucho más serio y menos lustroso.

En verdad, fue difícil hacer lo que hicisteis, que os conste como si un escribano fuese tomando nota como servicio de espionaje de todos tus dislates. Pero al llegar a la cuna de la censura, sus propias carcajadas les hacían temblar los dedos y no podía firmar la orden de captura. Rara avis en un tiempo y en un mundo de desencuentros. No quiere decir que todos, complacientemente hayan aguantado tu larga existencia y persistencia. Es más, a pocas horas de tu muerte, se diluyó la noticia en los portales, se achicó la letra, se guardó o no el archivo de la misma. Uno no puede pensar mal porque es un hábito insano, pero tal vez se hizo en prevención de que se viralizaran tus poemas, tus dichos o cualquiera de esas anécdotas que reclama el espectáculo y ocupa millones de segundos en los programas más costosos. Pero queda tu palabra y –a lo mejor- entre otras rarezas del futuro, despierte cuando menos se lo esperan las jóvenes generaciones que preguntan de qué se trata. Y tú dirías:“¡No se rían delante de mi tumba / Porque puedo romper el ataúd / Y salir disparado por el cielo!”

 

 

V. Mercedes, San Luis, Argentina.24/01/2018         

Jorge Enrique Hadandoniou Oviedo

 

RECORDANDO A NICANOR

 

Cuando esta mañana saltaron las redes con la noticia de su muerte, no pudimos menos que recordarlo, impertinente, conversando de temas urticantes y no tanto, en una de las terrazas que mira al Lago de Potrero de los Funes. Por esa magia que tienen los encuentros, congresos y otras gestas de dicha índole, debía leer un trabajo en el que deslizaba una cita específica a su antipoesía. La sorpresa había sido que estaba el mismísimo Parra en aquel CONGRESO DE LITERATURA Y PENSAMIENTO LATINOAMERICANO. Hacia el año 2000. Del 20 al 23 de noviembre de 1995, en el hotel Potrero de los Funes era el espacio en el cual el hermano de Violeta, catedrático y polémico chileno vertiera su visión de la vida y de la poesía. El trabajo de referencia se anunciaba como “A la espera del 2.000, en poesía” Asistió en la última fila de un recoleto lugar donde se exponía y sus comentarios posteriores hicieron que al día siguiente nos encontráramos.

Mirando el gran lago, después de dedicarme un ejemplar de “Hojas de Parra” que desapareció de mi biblioteca, hablábamos en serio y en broma, como a él gustaba deslizar en la ironía profunda de su antipoesía.

Tal vez le haya contado que en épocas del Grupo Teatro Nuevo, los hermanos Mercado escenificaban, allá por los iniciales ´70, en Villa Mercedes, en un Hotel céntrico y algunos otros escenarios, “Los dos compadres”.

Y regreso a las páginas de aquella mención que probablemente dijera con cierto temblor en la voz:

“Tal vez el latido del antipoeta que encarna Nicanor Parra sea el punto de partida para una poesía futura donde se conjugue la inteligencia, la ironía, la humorada, el destello del presente y la mirada socarrona del poeta que se toma en broma a sí mismo en una vuelta de tuerca que el idioma desgastado le propone.” Y citaba fragmentos de sus “Cartas del poeta que duerme en una silla”, para concluir:

“Y en suma, nos caben las preguntas del caso, diría Nicanor:

¿Cantaremos el holocausto o la Tierra fértil?

¿Mentiremos la guerra donde otros mueren o elogiaremos la paz que no podemos construir?

¿Sembraremos de buenas intencionadas palabras el reducto de nuestras reuniones o saltaremos al satélite a tontas y locas? (…)”

Por estas horas se viraliza la noticia y renacen los poemas del que convocaba a su hermana: “Qué te cuesta mujer árbol florido /Álzate en cuerpo y alma del sepulcro/ Y haz estallar las piedras con tu voz /Violeta Parra”

Tan antiguo y tan actual, recordarlo como se merece un autor de su dimensión humana y poética: leyendo y escribiendo. Porque él ya se escribió el “Epitafio” que concluye:

 

“Ni muy listo ni tonto de remate

Fui lo que fui: una mezcla

De vinagre y de aceite de comer

¡Un embutido de ángel y bestia!”

 

Jorge Enrique Hadandoniou Oviedo

 

*NICANOR PARRA, EMPAJADOR HONORARIO DE POETAS DEL MUNDO:

http://poetasdelmundo.com/detalle-poetas.php?id=4748

 

**Jorge Enrique Hadandoniou Oviedo. Poeta del Mundo:

http://poetasdelmundo.com/detalle-poetas.php?id=7865

Nacionalidad: Argentina

E-mail: ejeho2012@hotmail.com

 

 

 

PUBLICACIÓN: 24-01-2018

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s