s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Leopoldo Pea del Bosque
Nacionalidad:
México
E-mail:
Biografia

El batel de mis soledades.

Batel que navegas en turbulentas aguas,
Hidalgo en tumbos y plebeyo en tus avances.
Eres romería de albas y de noches,
Sempiterna soledad repodas sola.

Otrora felices días,
has trocado en océanos de lloros.
Igual que los augurios tristes,
de tu pesca infortunada.

-Aquí el cuerpo-;-Allá el pensamiento-,
¡Que tortuosa dualidad tan discordante!
La prosaica ambición desprecio el avatar,
y gambusinos fuimos tras el oro.

Hoy las redes del recuerdo lloran perlas,
regresando al mar la quimera de las almas idas.
¡Ventisca que desguazas el velamen!
zarandeas el batel y mi ánimo es penuria.

Batel de las tristes alboradas.
¡Naufraga ya mis angustiadas noches!
Dejadme ahí por muerto donde más preciso,
en el pensil florido de mis felices días.

Y síguete de frente y no regreses,
que con gusto te regalo, mi ambición.y mis pesares.
----------------------------------------

Pregonera de mis penas

De la iglesia de las angustias,
Volaron al atrio mis penas.
Ahí se ven una a una,
y se presumen su historia.

Y a la asonada de lloros
que empapan a las baldosas,
trunca sonoro el reloj,
poniendo fin a tu historia.

Y es que el reloj dolorido,
de taciturna provecta,
admirado esta de vicios,
que le corroen los huesos.

Y las penas socarronas,
se me importunan de largo,
y mis lágrimas alcanzan
la altura del baptisterio.

Anegado en aquel pudridero,
el tálamo de la razón carcome,
al ver que el pregón de mis penas
fue diversión de perjuros.

Y la mujer que pensé,
Fuese extensión de mi alma,
Resultó ser pregonera
de las desgracias que lloro.

Ya ni cuento, ni me fío.
Me reservo de mis penas,
Que no hay mejor providencia
Que el cercenarme la lengua.
----------------------------------

Para una rosa dolorida.

No quisiera preguntar de más,
al intentar sanar esas heridas del alma.

Existen penas que quisiera respetar,
y que nunca he de tocar, porque solo el tiempo es cura.

\'Malvado que a flores y almas hiere,
su perfume y virtud no trunca\'

Así como el aroma de la rosa nunca muere,
la virtud en tu alma jamás se extingue.

Que si por ventura el cerdo se perfuma al rondar la rosaleda,
Conserva por momentos su fragancia, pero jamás tu compañía.

-------------------------------------

La puerta

Ella traspasó la puerta.
Voló su alma al cielo, y cargó con todos.
Se fue en medio del desorden que nos causa incinerar una bella mariposa
blanquecina.
Y las.
Candelillas negras hierven en los adentros de sus hijos,
Festinan las malignas que hoy es día de apagar el sol de todos,
Solo nos queda el rescoldo silente de su imagen en el novenario de sus
lloros.
Hoy la casa ya no huele al suave café tempranero,
Ya no hay Madre que quiera saber de sus hijos,
Hasta el diario se queda mudo a la puerta,
La razón del bullicio y la luz,. se han marchado de casa.
Y es que.
No queda espacio sin ser despellejado de sus alegrías,
El dolor de su pérdida se esparce como un olor a incienso intolerable,
Mis afectos han colgado sus fotos y se han huido con ella.
Siento que la casa llora, gime, cruje devastada, y se viene abajo.
La gata entristecida sigue esperándola, infiltrada de ausencias,
Y solo evoco en la vigilia de mi sueño acongojado, una voz que me dice a lo
lejos.
Te amo.
----------------------------------

La cascadita.

La cascadita de aquel riachuelo que va a la ermita,
Ermita mi alma, que tu has dejado, sola y sin ti,
Y ya no emergen límpidas aguas que ahí nacían,
La cruel sequía de tus ausencias ya la secó.

La blanca espuma de aquellas aguas llenas de flores,
Que las magnolias como suspiros hacían caer,
Hasta las piedras lloran muy tristes por tus ausencias,
Ya se han secado, ruedan de pena, penas de amor.

Y ya no pasan inquietas aguas por las riberas,
Ya solo hay polvo, polvo de olvido, de soledad,
Y si volvieras como los trinos por las mañanas,
Vendrían las lluvias y las magnolias a florecer.

El viejo sauce de nuestra ermita no se ha secado,
Tiene raíces que van ahondando en su dolor,
Dolor tan triste como esta pena que me has dejado,
Que duele tanto, que llora tanto, de estar sin ti.

Y nuestros nombres siguen grabados en su corteza,
Los corazones entrelazados siguen ahí,
Y de esa herida que guarda el sauce de tu recuerdo,
Brotan mis penas, lloros de olvido, penas de amor,

Brotan mis penas, ríos de ausencia, de soledad.
--------------------------------------

El recuerdo.


En el rincón del recuento,
Guardo una pena alevosa.
Sigue en vigilia en mi mente,
Ese recuerdo que añoro.

Y se arrebola en la noche,
Y no se duerme de día
Ni muere como el silencio
Cuando se ahoga entre el llanto.

Así se extraña a quien amas.
Así se sufre la ausencia.
Hay corazones que abrigan,
Los hados de los difuntos.

La luna que vende ausencias
Conmigo se ha prodigado,
Haciendo con mis recuerdos
Un río que no ha secado.

Y el sol pardo de invierno
Seguido se me hace largo.
Como esos soles perpetuos
Que se derrochan en junio.
------------------------------------

En busca de las palabras.

Busco sin encontrar las palabras precisas,
Que den honorable salida a un corazón que vacía.
Consigan estás ignotas, que no desfallezca mi alma.
Conozcan nombre y suturen, el grande dolor que me aqueja.

Tiznen con buen estilo, la vía crucis de mi delirio,
Relaten en líneas concisas el opúsculo de los sueños idos.
Ocurran a mí las palabras, librándose de cadenas,
No permitan que yo les use como vulgares rameras.

Y menos acaben de putas, como lo fui en su momento,
Viviendo ahí licencioso, entre los fustes del gozo.
Y absorto en el sabio juicio de su conspicua agudeza,
Pártanme admirables el alma, restañen prontas la herida.
---------------------------------------

Ella era un lirio.

Era un lirio desvalido,
En la marisma de un río.
No era un cardo silvestre,
Era un nenúfar marchito.

Pero el río era sabio,
Y la remedió con rocío,
Levantó velamen con ella
Con rumbo hacia la ribera

Al tiempo de estarse viendo
Entre densos juncos del río,
Se extasió en amoríos,
Al amparo de las estrellas.

----------------------------

El maridaje de los gritos.

Por esas zarzas entre los mitos,
A veces sangro, a veces grito.

Que si tus lloros son como mitos,
¿Por eso puyas con tantos gritos?

Más si te piensas que por tus gritos,
Voy a creerme todos tus mitos.

Prefiero lloros, prefiero gritos,
Que las falacias de hueros mitos

Y si por viles tus fuertes gritos,
Son como zarzas a mis oídos.

Más me desgarran, hórridos mitos,
Que la vergüenza de nuestros gritos.

------------------------------------

Demasiado tarde.

El día nace al fin sin ti.
Frío y gris como una pena,
¡Hasta el cielo pardo se siento falto de cobijo!

Luego, por la tarde sospeche.
¡Que el sol se había quedado a dormir contigo!
Y no volvió.

Después desconsolado,
-Al aguardo de tus sueños-
Imaginé que al alba las gentes preguntaban:

¿Y el sol?, ¿Y el sol?... Sin darse cuenta,
-¡Que el sol de invierno es muy remiso!-

¡Igual mi amor desventurado!
Que arribó a tu corazón tal vez.

-Demasiado tarde-

-------------------------------------

Reingeniería.

Tanta necedad hay en la tierra,
¡Que Dios esta asustado!
Pensando en reingeniería
para ésta plétora de males.

Y le resulta más propio,
dispensarse la desgana,
y olvidarse de nosotros
para crear algo distinto.

Más desgracias siderales
hasta hoy no se avizoran,
padeciendo éstos por necios
las que ellos mismos crearon.

Y los pocos que perduren,
volverán a las cavernas,
para ojear los muy soberbios
El Tao Te King que desdeñaron.

-------------------------------------------------------

Serenata.

Entre brumas perfumadas de romance,
Yo le canto a la mujer de mis amores,
Y al sonar de éstas liras melodiosas
Vuela un ángel tras el celo de la luna.

Me figuro su silueta en la ventana,
hasta el índigo fulgor de la alborada,
Cuando el pájaro desciende de su nido
Tras las flores con esencias delicadas.

Y a la vela sosegada tras la reja,
Veo sus ojos, su cabello alabastrino.
Y una risa que contagia de alborozo
Al sentir que su cariño es solo mío.

A esa rosa del jardín de mis cuidados
Yo dedico mi canción enamorada,
Una copla que refiere su belleza,
Y un amor que me nace desde adentro.
-------------------------------------------------------------

Vida de perros.

Jilguero de dulces trinos,
contento de verdes valles,
Señora de mis amores,
Eras sol de la mañana

Será que te quise tanto,
por los ojos que me echabas,
que sufro todos los días
la ausencia de tus miradas.

Y yo por más que te grito
que me muero de no verte,
que penas tengo en el alma,
Alma mía, ven a verme

Escucha a mi corazón,
que late con fuerte estruendo,
se muere de las angustias
de la pena de no verte.

Yo siento que hasta la vida,
sin ti no vale la pena,
que diera por arroparme
con tu pelo por las noches

Y así quitarme éste frío
que me cala hasta los huesos,
que me muerde como un perro
de la rabia de perderte.

Y quítame ya de penas.
Y llévame allá contigo.
Que vida como la mía.
Más bien es, vida de perros.

----------------------------------------------

El viaje...

Ahí en la calle le dije frío
¡Me voy mi cielo, me voy amor!
Y veo tan tristes sus lindos ojos,
como se colman de grande amor.

Y subo al auto y me apresuro,
Y raudo parto de aquel sitial,
me lanza un beso por el espejo
desde la cima donde esperó.

Vistió de luto mis ojos brunos,
se muere el día, se apaga el sol.
Me llevo triste su fiel recuerdo,
y en las pupilas llanto y dolor.

---------------------------------------

Por esa rosa.

Rosa del jardín de mis andanzas
Que arrellanas entre el tallo y las espinas

Un rocío pertinaz en mis quimeras,
Que me inunda el alma todavía.

El aguardo de tu amor, mi desventura.
Y el fulgor de tus ojos, magia bruna.

En el frío de las noches me conforta,
El recuerdo de mi amor por esa rosa.

---------------------------------------

Como extraño.

En la noche sus suspiros
y en las albas, cimitarras.

¡Ay, soledades impasibles!
.son exilio lapidario.

Que si el dividendo es ausencia,
¡Prefiero la bancarrota!

Que si lucros baladíes espigo.
¡Será en pecunia y no en gemidos!

Cuanto me duele vivir,
¡Seguro más que morir!

-----------------------------------

Y como un callao quede.

Apacible, al fin cadáver,
de frente, tumbada y fría,
-Era anzuelo descarnado-

¡Ni postrero adiós me dejó!,
-Se le apagaba la vida-,
Alzo su vuelo a la nada.

Sus íntimas, quietas musitan
-Como un llover de guijarros-
el rosario de sus reproches.

Y ni el compás ni la rosa,
rinden cuenta de su deriva,
-El mar se amargó por ello-

Ahora pesco nubarrones,
-Aguaceros que no contengo-
¡Inundado en su presencia!

Y como un callao quedé
a la orilla del camino.
-¡Sin su amor, y sin su trino!-

-----------------------------------

Con la alma ida

Campero de las sabana
Suéltame al cuaco retinto,
Que ya cansao de afanes
Quiere volver al potrero.

Se ve con el alma herida,
Carente siempre de antojos,
A ver si resopla el aire
Y el tiempo se la regresa.

La zarza y el verde pienso
Se le atraviesa en el seso
Volviéndole descuidado
Como un potro solitario.

Y en un descuido llanero
Pierde una pata en un hoyo
Y le matan como una bestia
Como a un siervo desvalido

Y allá la yegua alazana
Sigue de largo esperando,
A ese cuaco retinto
Que el destino le ha quitao.

--------------------------------

Los Ánsares del Guadalquivir

Desoye el Guadalquivir inquieto, los belicosos gritos de sus habituales
necios,
Intenta precaverse en vano de quienes turban la paz de sus marismas.

Bien sabe el imponente río que los garbosos graznidos que escucha entonar
en sus esteros,
Son salmos más piadosos que las vergonzantes quimeras de sus verdugos.

Y si acaso advierten estos necios cazadores, que fortines en invierno los
gallardos gansos delimitan,
Sobrecogidos descubrirán que son para procrear y no para aprestad combate.

¡Ay Patria mía de los brezos, de las hierbas, y de los verdes musgos!
Libera a tus hermosos ánsares de los embates de las mentes hueras

Resguarda celosa en la paz del Guadalquivir. el nidal de tus amores;
¡El de los castaños críos, de dorso gris barrado!

--------------------------------------------

A María Rosa..

Vuelan mis pájaros de barro,
Para escuchar el trino del zorzal andino,

Parten airosos al sur hasta el acierto de Magallanes
Ahí donde los mares se funden en uno mismo y fondo.

A rezarle a la Virgen de Las Pampas,
A buscar a la Reina de las Rosas,
A mi amiga. María Rosa.

A esa delicada argentería de letras hechas poema,
Diáfana y llana como floración de argentina.

Remembranza viva de: Quechuas, Guaraníes y Araucanos idos,
Sentimiento impertérrito de las nobles raíces de la nacionalidad argentina.

Y siendo su nombre, cantata sonora,
Riman los versos del ave canora.

Y le rezo a la Virgen Andina, a la Rosa Divina,
A la grandeza inmutable del sueño Bolivariano,

Para abstraerme en sus rimas, para saciarme de prosa,
Como si fuese mi amiga, como si fuese mi hermana.

Y retornan felices mis pájaros de barro,
Tras escuchar el trino del zorzal andino.

--------------------------------------

Llueve .

Escurren tras la ventana
Sus lloros en los cristales,
Llenando de luna el cuarto,
Con oscuros fantasmales.

Y una estrella procelosa,
Rasga el velo de las nubes
Y las gotas de la lluvia
En el dintel se deslizan.

¡Ay de ti mi lluvia mansa!,
De nostalgia toda llena,
La existencia de esa pena
No te deja a ti amainar.

-----------------------------------

Al ver a los pardos.

En aquel perdido valle,
Donde jamás volvieron tus huellas,
Tus memorias son la rumia,
Dulce o amarga según el tiempo ha sido.

Y las risas que dejaste como pardos
Trinan en las tardes frías del invierno.
Furtivas hacen de mi amor su burla,
Y ambrosías de ti les lanzo para acallarlas.

Y la ilusión al tiempo se me vuelve migas,
Y se me inunda el alma de dolor henchida.
Y el solo acercarme a la ventana me vuelve loco,
Al ver a los pardos en el árbol que plantamos,

Amándose en sus nidos.

---------------------------------------------------

¡Y de ti mi amor.todo me gusta!

De las montañas, la cima,
Y de las olas, la espuma.
Si de colores, el albo,
Y de la noche lo bruno;

¡Y de ti mi amor, todo me gusta.!

Y del soñar, el despertar,
Y al alba, el lucero,
que de mi Dios, su promesa,
y de mi hijo, el recuerdo.

¡Y de ti mi amor, todo me gusta.!

Y si de flores, la rosa,
Y si de lilas, sus índigos añiles,
Que de la tierra, mi patria,
Y de mi patria, sus héroes;

¡Y de ti mi amor, todo me gusta!

Y a punto de morir quisiera,
volver al mar y verte cerca;
y postrado al fin de mis tormentos,
rezarle a mi Dios por tanta dicha.

¡Que contigo amor, todo me gusta!

-----------------------------------------------

El paso del tiempo

Inmóvil por un suspiro, por tu memoria,
Recuerdo aquella tarde bajo el cerezo,
En que dulce me decías que me amabas,
Y me amabas muy dichosa, dedicada.

Y la alondra y el gorrión sueñan juntos,
Gorjeando risas de amor, callando penas,
Y aunque lánguida mis ojos ya te vean,
Radiante luna, seguirás resplandeciente.

Seguiré con ganas de verte a mi vera,
Aunque el reuma del tiempo marchitare
y mi piel ajada con iniquidad destroce,
Y Aunque nuestros cuerpos sin calor quedaren.
Cárdeno nuestro amor se torne eterno.

Gómez-Peña
---------------------------------------------------------

La lluvia que no cesa.

Esta lluvia que no cesa.
Empapa los retales de los sueños
que flotan en nuestras aisladas anochecidas.

Y no cesa, llueve y sigue lloviendo,
Abriendo surcos en la noche,
Tallando las agallas de los locos,
en la carne argenta de sus lunas;

Llovizna afligida que a gotas resbala
sobre los insondables intersticios que se anidan
en los sueños índigos de este amor desventurado.

Y no cesa la lluvia, no desmaya, sigue muda, sorda, ciega,
Vibrando en la tenue brisa de nuestros sentidos,
Arrebujada en las cúpulas de los días y de los locos.

Vibra, la lluvia vibra, sigue viva, late, palpita, prevalece,
en tu silente corazón, en tus ojos, en los míos,
y en las laderas encumbradas de nuestra sin razón.

Y así seguimos, mudos, sordos, ciegos,
Ensimismados en lo mismo, en las lágrimas, en la lluvia,
En la ansiedad perenne, en la ignominia,
Mientras, el tiempo sigue su marcha .inexorable.

Bersolari-Peña
------------------------------------------

Desconvenidos

A tus pies se adosaron
otros pies como los tuyos,
andares cansados se urgían,
una tregua en sus milicias.

Oídos sordos juntaban,
cuatro orejas sin caletre.
de una cabeza a la otra,
eran dos a voz en gritos.

Y pasaron días sandios,
junto a sus noches memas,
y los gritos no acallaban,
con el sonar de los ecos.

No interesaba encender,
la industria de la sesera,
ni movilizar corrientes,
que procuraran razones.

Después a tus ojos pillaron,
otro par igual de necios,
con mirada desconvenida,
pero esta vez eran mudos.

Peña/ Godoy

-----------------------------------------------------

Que alguna vez.

Azarosa mi suerte
me sostiene aún en esta brega con la vida,

Despojado de un bagaje
Que me tornaba ayer en invencible.

Sí -

Tu soberbio andar, tu gracia,
tu amor precario,

- Luz titilante de mi vida -

¡Tu que me hiciste sentir como rey un día!
-Ofréndame tan solo el privilegio de un suspiro-

Para sentir orgulloso,
en el gimo de mi nostalgia,

Que alguna vez, estuviste de mí
Profundamente.¡Enamorada!

----------------------------------------------------------

Efímero viaje.

Nuestro paso por la tierra es tan fugaz
¡Que no somos más que hojas mecidas al viento!

...La cuna de la vida y de la muerte
El doble parto que dios nos establece.

Yo la quisiera cálida y etérea,
Ligera y sutil como el vuelo de un ave.

...Y perfumada con el suspiro de un beso,
Dejar en la tierra una impronta imborrable.

Un árbol, un libro o un crío.
En este pequeño y efímero viaje...

Moyá-Peña

--------------------------------------------------------

Mis penas contigo

Hay noches de aromas,
De encuentros furtivos,
De amores eternos,
Y de ensueños vivos ...

Después el estiaje,
Tormenta fingida,
Carmín en mi rostro,
Desgana en el tuyo.

Y llega la tarde
y esquivas mirarme
Sucumbe la magia
Por otros amores

¡Ay! noches carentes,
De tiernas caricias,
Permite que lloren,
Mis penas contigo.

Crespo-Peña

_________________________________

Melancolía.

Bruno morbo de judíos
que maleas mi sangre
despojándola de luz y
saqueándola de alegrías.

No me asalte el mal humor
de tu mortal acedía, ésa
que en sabiendo el objeto
inaccesible hace el gozo.

Barahúnda de recuerdos,
Siento su amor acá dentro.
Y su imperio es mi alma,
Y mi corazón estandarte.

Es un halo que divaga,
Y mi alma su asidero.
Es la cauda de ausencias
Que me ha traído su muerte.

biografia:

Apéndice biográfico del autor y obra publicada:

Leopoldo Peña del Bosque
Originario de Matamoros Tamaulipas México
Nacido el 14 de mayo de 1952

Ingeniero Mecánico Administrador por la Facultad de Ingeniería Mecánica de la Universidad Autónoma de Nuevo León. [1973]

Master en Economía por la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de
Nuevo León. [1978]

Diplomado en Administración y Decisiones Financieras por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.[1991]

Actividades Directivas en los siguientes Grupos Empresariales: FEMSA, PULSAR, JROM, FEESA-FICO, CNIAA. [1973-2005]

Obra Publicada:

Manual del Mentiroso y Manual dl Pendejo [1995]
Editorial Castillo Monterrey México,

Manual del Brujo y La Enseñanza de Quevedo [1998]
Editorial E-LIBRO.NET Miami Florida, USA.

Poesía en la Web en diversos rincones poéticos de México, España, Argentina, Rusia, Italia.

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s