s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Guillermina Delupi
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
guillermina.delupi@gmail.com
Biografia

Guillermina Delupi 

Guillermina Delupi nació en San Luis en 1975. Actualmente vive en Córdoba.
En 2011 participó del Primer Certamen de Ensayos "Las Nuestras. Mujeres que hicieron historia en Córdoba" y su ensayo fue publicado en un libro que reunió los relatos ganadores. En diciembre de ese año La Central, revista cordobesa de cultura, publicó su relato: "El hacedor de pollitos de colores".
El diario Los Andes (Mendoza) publicó en 2012 el cuento "Noticia de una muerte" y en diciembre de 2013 la revista Rumbos digital publicó su relato "Las mujeres de mi familia".
En 2014, la editorial Dunken incluyó su poema "De una vez" en la compilación "Letras del Face 3" y seleccionó “El hacedor de pollitos de colores” para integrar el libro de cuentos “Viajá conmigo”.
En junio de 2014 ganó el 3° premio en el certamen literario nacional Paco Urondo y en septiembre Marcel Maidana Ediciones editó su eBook: “Fantasmas de otros”.
En junio de 2019, su primer recital de poesía (realizado en el Centro Cultural La Piojera) recibió un beneplácito del Concejo Deliberante de Córdoba por su aporte a la cultura (el recital se realizó además ese mismo año en La Feria del Libro y el Conocimiento de Córdoba y en el Aniversario del Museo, Galería de Arte y Biblioteca Estudiantil Perito Moreno, en Hernando). 
Emma Gunst (emmagunst.blogspot.com.ar) publicó tres de sus poemas en el blog que reúne a mujeres poetas de todo el mundo y de todos los tiempos.

 

¿Te acordás cuando sabías volar?
Tenías unas alas que te nacían
justo debajo de los omóplatos
y se agitaban según soplaba el viento.

¿Te acordás cuando eras invisible?
Te levantabas la punta del vestido
y descalza, dabas saltitos entre gente
que ni siquiera percibía tu fervor.

¿Te acordás cuando eras inmortal?
Jugabas todos los roles,
total tenías el tiempo del mundo
para hacerlo y deshacerlo todo una y otra vez.

¿Te acordás cuándo pasó?
Sucedió más o menos en la misma época.

Te daban una risa bárbara las personas que decían
que las alas se caían,
que la invisibilidad era mentira,
que la vida era finita.

Vos revoloteabas de un lado al otro el día entero.
Aparecías y desaparecías llena de muecas y risitas sabihondas.
Caminabas siempre al borde de una cornisa imperceptible
mientras se abría un cielo púrpura a tus pies.

Ya no te reís como antes.
Tampoco te he visto volar con el viento,
ni pasar entre la gente sin ser vista
mientras le hacés un corte de mangas a la muerte.

¿Te acordás cuándo pasó?
Sucedió más o menos en la misma época.

v   

Lo dejó del modo más cobarde:

por la espalda.

Escapó por los tirantes de su vida
como huyen los ratones de los barcos.

No podía sostenerle la mirada,
menos iba a sostenerle
aquellas manos temerosas del adiós.

No escuchó las últimas palabras:
ni las suyas, ni las de él.

Se negó a verlo alejarse
para no sucumbir a la tentación de irse con él.

v   

Irse

envuelto en llamas.
Siempre.
No importa de dónde
ni de quién.
Salir ardido,
prendido fuego,
incinerado.
Puede
que te vuelva frágil,
pero
si no te atraviesa,
si no te abrasa
el alma,
si no te deja huellas,
si no te calcina los sentidos,
tampoco te hará feliz.

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s