s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Elizabeth Santiago
Nacionalidad:
Cuba
E-mail:
santiagodcuba28@gmail.com
Biografia

Elizabeth Santiago

Poeta y periodista cubana, residente en Italia; primera Mención de Honor (2016) y Premio de Poesía Alma del Campo 2016 del certamen organizado por el grupo en línea de poesía lírica Tu voz, presidido por George Reyes, poeta y ensayista ecuatoriano-mexicano; ha publicado el poemario Mi Voz (Santiago de Chile, Chile: Hebel Ediciones, 2016); sus poemas aparecen en revistas literarias, tales como las digitales  Gealittera (Argentina/España) y Guaitiní (USA), y  en varias antologías como George Reyes y Graciela Fernández, eds., Nuestra Voz N° 3 (Buenos Aires, Argentina: Ediciones Literarte, 2017), del grupo en línea de poesía lírica Tu Voz, y George Reyes, ed. general, Actuales voces de la  poesía hispanoamericana: Antología en homenaje a Ingleberto Salvador Robles Tello (Buenos Aires, Argentina: Literarte, 2017); integrante de la Asociación actuales voces de la poesía latinoamericana (AVPL), fundada y presidida por George Reyes, poeta y ensayista ecuatoriano-mexicano.

 

TUS OJOS

A Alma Del Campo

 

Tus ojos son dos senderos

florecidos de sol después de la lluvia.

Dan ganas de correr por ellos,

silbando arcoíris;

de juguetear en sus charcos de inocencia,

hasta enfangarse las pupilas de luz.

 

Tus ojos son un espacio seguro

en cual esconderse del mundo,                                                      

el parque donde sentarse a respirar poesía...

Tus ojos son dos versos libres

que te riman en el Alma.

 

HASTA QUE PUEDAS VERME

 

Déjame mirarte cuando

deshojas el mar entre tus dedos,

mientras mis ojos

se emborrachan con su sal.

Deja que mire las estrellas

que obstruyen los poros de tu risa,

hasta que mis pupilas

se vuelvan primavera.

 

Permite que te mire donde nunca te has visto,

que me invente una rosa

con los pétalos de tu carne...

Deja que la luna te muerda los labios,

hasta que por fin puedas llegar a verme.

 

EN SOLEDAD

 

La noche parpadeó tu presencia en mi memoria,

mientras yo le callaba la luz a nuestra estrella.

Me temblaron las manos ebrias de tu cuerpo...

Rasgué cada retazo de mi piel,

para vaciar tus caricias hasta el último trago.

Ahora que tu recuerdo me cuelga en cada respiro,

quisiera que la noche se fume esta soledad

y abrazarnos tan fuerte que sudemos el amanecer.

 

PRESENCIA

 

Te respiro en los poros de esta lluvia rota;

en las hojas de vidrio de aquel otoño viejo.

Suspiro tus caricias mojadas en el aire,

y el llanto de tus dedos en la piel de la nada.

Te saboreo en los labios encendidos del rocío,

en la sed de luciérnagas de esta noche de piedras.

Escucho a tus abrazos caminar en puntillas,

mientras lanzan al mar mis perennes inviernos.

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s