s
s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

ANA ZULEMA NAVONE
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
ananzuna1@yahoo.com.ar
Biografia

ANA ZULEMA NAVONE

Ana Navone, nació en la ciudad de Mar del Plata, Provincia de Buenos Aires (Argentina), Maestra Normal Nacional. Profesora de Relac.Públicas y Ceremonial. Poetisa desde sus comienzos, participó en concursos, jornadas literarias y congresos. Posteriormente inició la etapa de publicación con los siguientes libros:
2009: “Letras y Pinceles”.2010: Manual de RR. y Ceremonial, 2011: Prsentó su libro : EL Silencio y las Palabras. 2013: Presentó en Centro Cultural Osvaldo Soriano: junto al artista plástico y escritor Alberto Cereda como coautor: “Quimeras encontradas”
También participó en antologías: “Estilos”; 2013: “Grito de Mujer” por el Fetival Mundial de la mujer. 2014: “Yo soy una y soy Mil” en homenaje a ALFONSINA.

Se agregan datos de interés:

Es miembro activo de CEAL (Centro de Escritores Argentinos y Latinoamericanos) y de SADE ATLANTICA (Filial de la ciudad de Mar del Plata)
Recibe una distinción en octubre de 2013 por su trayectoria: distinción “ALFONSINA” otorgada por el Foro Femenino Latinoamericano y la Red Cultural de Mujeres ALFONSINA STORNI.

 

INTERMEDIO

Entre el inicio y el fin

estás en el intermedio, entre tus

ases, tratando de cubrir la necesidad

de lo extraño, el olvido de lo nuevo…

El intermedio te lleva al hoy

y hoy quieres renacer,  pero tu energía

no tiene derredor, no establece contacto.

Entre el inicio y el fin

estas cobijada en mil  y una copia descolorida

y acuosa, y borrosa, y melancólica ….

No hay luz, no se ve, no la ves

¿Dónde irá tu camino?

¡¿Dónde?! Si los vientos rugen

y  la luz titila, te quedas esperando

al labriego que inicie su cauce,

al artesano que deshaga tu enredo

al músico que reciba tus notas.

Al fin de tus días el intermedio

te ofrece la cordura para paliar

tu miedo, tu horror ante tanta crueldad

tu pánico ante tanta destrucción,

tu cobardía al sentir tus piernas flojas

No te animas, no avanzas….

Llega la mirada desolada del que sufre

y tus impulsos renacen y se vuelven

carne, desesperación y duelo.

El intermedio es hoy

Hoy puedes, hoy enfrentas, hoy dices

Hoy reclamas, hoy la puerta se abre

y allí está el camino vestido de verde,

vestido de estrellas. Hoy puedes.

 

Ana Navone- Argentina-

(de su libro REMOLINOS)

EL SOL DESGAJA LA PIEL

Como los árboles se deshojan en otoño.

Cada gajo de mi piel se desvanece

en las noches sin sueños,

la carne se derrite sin ensueños.

No se presenta al amparo de la pasión

que resucita.  Morir y nacer el privilegio

que hoy no se celebra.

Entre fauces de  lobos, llantos de niños

¡Qué celebrar si no hay pan, si la mesa está vacía!

¡No importa! Tal vez nacer y morir a cada instante

es el encuentro de dos almas que vuelan al unísono

Se mantienen en el espacio sideral y así serán más,

mucho más, las vertientes de amor que nacerán

sin distraer la realidad que acontece, que mata, que ironiza

La unión de las mentes hacia un mismo horizonte

construirán un devenir con pan y mesas llenas.

No habrá llantos de niños y los lobos estarán muertos

desollados en su ignominia , en su propia sangre por el abuso

de un poder que no es más que pantalla, hipocresía.

Solos quedaran los lobos, lejos se oirán sus aullidos

Pero los animales que pastorean y son brillantes sin

hacer luces serán el progreso, serán el mañana

El sol desgaja la piel, pero los árboles nos miran,

nos protegen del miedo y del espanto.    

 

      Ana Navone – Argentina

    (de su libro REMOLINOS)

 

PAZ

 

Se fue por la vertiente  más pura de los ríos.

Se fue cuando a María el golpe repetido, la vistió de sangre.

Se fue cuando el imperio ordenó el ataque.

Se fue cuando esa gente: mujeres, niños, hombres de hogares  padecían,

estaban a la mesa frente a los alimentos y vino el estallido.

Se fue al ver los niños dormidos, sin mantas, sin brazos que lo abriguen.

Se fue cuando los campesinos doblados cosechaban,

mientras el salario bajo golpeaba su dignidad, su estima.

Se fue cuando María, Rosa, Juana y todas las mujeres, reclamando igualdades

fueron quemadas y otras estafadas.

Se fue cuando el estruendo de las armas  mató todas las aves.

Se fue cuando los hombres en las calles se convirtieron en mentirosos.

Presencia de ladrones desfilando con trajes o vestidos de suntuosas galas.

 

¡Si la espero no vuelve!

¡Si la busco no viene!

 

¡Mujer de alas blancas, abrigo  universal! Hoy  te vengo a buscar.

Mujer de caricias suaves  como cielo de terciopelo….

Tu canción es bella como los brotes nuevos que alegran la desesperanza.

Mujer de corazón hierro, brazos firmes, te vengo a buscar.

Para abrazar el mundo, ¡te vengo a buscar!.

 

No me defraudes,  abre tus  pensamientos, inicia el diálogo.

Encuentra los motivos, estampa tu figura en los cinco continentes.

¡Tú te llamas PAZ!, habla al Universo.

¡Tú te llamas PAZ!, derrite las armas con tu pasión

y vuelve con tu vuelo a acariciarnos .

 

                                    Poema elegido convocatoria antologia100 POETAS POR LA PAZ

                                                   Ana Navone – Publicado en libro: “Juego de Realidades”

 

 

MOTIVACIÓN

Me motiva el día perplejo y modesto.

Me motiva el día en racimos de fuego.

Me motiva el ave enhiesta y errante.

Me motivan las corolas de hombre cobijada en la acera.

Todo me motiva y la tristeza llega en la alborada.

Cuando pasa el silbido metal de los mil vientos

y deja su mensaje de casas destruidas.

Cuando pasa la luz de los meteoros dejando

un azul rotundo que  ilumina el cielo.

Mientras el mar se abre con su paz y su locura

hacia mi rostro que observa con su dejo.

Son tantas cosas, sonidos, mariposas.

Son tantas cosas que en el planeta viven.

Son tantas cosas que motivan ideales

 en este ser que habita en mi   

       con sus caudales.

                                                ANA NAVONE -  Publicado en “Poemas en Fa”

 

 

Golpean la ventana las gotas


como si fueran  rayos  en  mis  ojos

La ventana es golpeada por las gotas

¡Golpean los golpes, golpean…!

Las gotas abren abanicos de estrellas

Se diluye el dolor y los oprobios

Las gotas abren la ventana

Los golpes diseminan los cristales

¡Golpes, golpes, golpean…!

Los abanicos de gotas muestran el vacío,

sin colores,  sin fragancias,  sin sabor

La ventana se abre, pasa el viento

arrasa con el aleteo en el estómago

Golpea al miedo llevándose las sombras

    y las gotas golpean más fuerte

Solo quedan las marcas,  un imbornal de sangre, 

las manchas de un  linaje insipiente ,

Nauseabundos  olores que magnetizan las almas.

Las gotas golpean las ventanas.

Se abrieron, mi cuota de amor se echó a volar

 

Ana Navone – (-2015-Mar del Plata-Argentina)

 

PASIÓN  DE ROJOS

 

Rojo, rojo como el sol naciente

 

Rojo como el mar de oriente.

Estiró su humanidad amanecida,

sobre el tapete naranja de la madrugada.

Su piel de gotas abroqueladas,

en un respiro de fresas y exhalación confiesa,

rompió el silencio,  con quejidos vagos.

Luego su rojo se hizo grito orgásmico

Quedó sin bridas y fue fruto  inicial de la vida.

Sus brazos  retorcidos, sus manos

y el velo de su piel en los fluidos.

Con la fuerza de un  huracán

arrancó su cuerpo embravecido.

Húmedo quedó sobre otro cuerpo sin saber quién era,

recordando otros rojos  infiernos trasnochados.

Se volvió loba, buscó en la noche el aullido

trágico-noble de la satisfacción.

 La bestia huyó,  atrapó a su presa mientras bebió de la noche .

El placer fue morir en vuelo hacia el espacio, volver  cenizas…

Renacimiento y grito forjaron la inquietud de la espera

El fuego le hizo crecer alas, se apropió del ave  Fénix

Fue una loba con plumaje amanecido en las estrellas

Grito amarillo del sol anochecido.

Sedienta bestia quedó tendida.

Durmiendo el sueño de un nuevo rojo.

 

Rojo, rojo  como el sol nacido

 

Ana Navone (2015-Mar del Plata-Argentina)

 


  

REALIDAD

Ana Navone (2015-Mar del Plata-Argentina)

 


Hay tanta realidad atormentada,

Hay tanto dolor adormecido,

¡Que alcancen las palabras, los poemas

para sanar heridas como estas!

Me sobra la esperanza siempre erguida

para llevar con ella un manto verde

que tape el rojo diabólico de  sangre

¡Qué no lo vea el niño, qué no lo vea!

¡Qué vea la luz de todas las estrellas!

¡Qué vea el sol con su manto de limones frescos!

¡Qué escuche el canto nuevo!

¡El nuevo canto del poeta!

 

Hay tanta realidad acobardada

Encerrada en tumbas sin estigmas

Hay tanta desazón atribulada

La paleta del pintor se agrieta en blanco

y todos los colores se duermen.

Escondido el dolor  no sale al vuelo.

Espero  las palabras, los poemas, la música…

 Para curar  las heridas que se ocultan.

Para no hablar del espanto que producen los fantasmas.

Combustión y pasión del odio explícito.

Ardores que anidan los espíritus sin quejas.

En esta realidad adormecida.

 


 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s