s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Damin Bruno Bern
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
damianbrunoberon@hotmail.com
Biografia

Damián Bruno Berón

Poeta y escritor, nacido en Alto Verde (Santa Fe, 1948), vivió veinticinco años en Buenos Aires; es patagónico y madrynense adoptivo desde 1977, Vive en El Hoyo, Comarca Andina del Paralelo 42º, con su esposa Margarita María Majnaric. Profesional del Turismo, profesor de Idioma Portugués y de Artes Visuales, artista plástico. Conferencista de temas literarios, culturales y turísticos, ha sido funcionario cultural. Por los rasgos distintivos de su obra poética, narrativa y actividad en Congresos y Encuentros de Escritores Patagónicos, es considerado entre los autores de la Patagonia Argentina. Libros de poesía publicados:“No Me Pregunten Por Qué” (poesía - dos ediciones - 1981/83)-Ediciones a Pulmón Patagónico;El cuadernillo "Recuperar la Palabra", edición Dirección Provincial de Cultura del Chubut (1984), “Bolsoneros: Cuenteros y Verseros” –libro compartido con otros autores (2004) –Centro de Escritores de El Bolsón – Río Negro y “Patagonia: Hasta la Última Lucidez del Equilibrio” (dos ediciones- 2005/06)-Ediciones Grupo de Amigos del Libro Patagónico- Mallín Ahogado-El Bolsón. Posee para editar cuatro libros de poesía, uno de cuentos, dos ensayos y una novela. 

 

CHARLA DEL SÁBADO Y SUS CONNOTACIONES

 

La desmemoria, Miguel, los zopilotes de Horacio,

el cartel “de vuelta a casa” – consigna valedera-

lo inacabado de esta lucha de creer lo posible, Miguel,

nos ha encontrado en el mismo silencio.

 

Se asoma la cara de un ejecutor

para hacer su parte de la historia.

Algo le duele en la costilla:

evocar a destiempo o ser desocupado.

 

Qué fortaleza, Miguel, membrillos  agridulces y bebida,

lucidez del ateniense de Luis en los poros de Berlín;

nocturno de los cuerpos, opaca noche de poemas.

Rompecabezas descarnado. Palpación de palabras.

 

Río nada tiene de París. Suda Brasil

en la entrepierna calurosa de los sambas,

contagio de vida, brisa expuesta

y un “disculpe” susurrado en la oreja izquierda.

 

Digo compañero: trepa paredes

la digresión en los arrabales de una pena.

Episodios postergados por el hielo.

Un aplauso resuena, Miguel, la escena llama.

 

Hemos escuchado la ternura en suplicio.

Qué mezcla, Miguel, qué mezcla sensorial

De esta Edad Media. Sueños secuestrados,

cetrería del agobio, halcones de la entrega

detrás de los regresos, Miguel, se transparenta

la cara de ángel de un científico exterminio.

Qué ecología ni ocho cuartos. Qué saben de equilibrio.

Siguen vulnerando, Miguel, hasta sitiarnos la cama.

 

Se instala una rendija.

Un relumbre entre tantos maquillajes.

Un pito catalán. Un no pudieron.

El filo de una pequeña venganza: la memoria.

 

 

(De “Catálogo de Sensaciones”-inédito-1994)

 

 

DE A POQUITO

 

De a poquito,  tenue casi sin existir

me gusta el amor. Deslizado

tocando epidermis y celajes

de deseos ahogados  en el mutismo

que incentiva una mano,

y el aliento cerca de la cara,

me gusta el amor.

Semejante a la incógnita sujeta al pecho me gusta,

aunque no tenga todas las respuestas

ni rastro clandestino,

ni espuma ferviente

ni fisonomía clara, me gusta el amor.

Inconfesable para no perturbar ánimos

o sísmico sobre estructuras corroídas

o espejos vulnerados;

innominado y robusto

como promesa extractada del verso,

pájara pariendo la luz que a otros les falta,

me gusta el amor.

Minúsculo atropello a la decencia rasa,

en su verdad que permanece

 

Me gusta el amor

en lo traslúcido de la madrugada.

 

De “En Legítima Defensa”-libro inédito.(1999)

 

 

ESTA OTRA PATRIA

 

I

Aquí fue razón alguna vez el agua

tropicalidad                       araucarias          

saurios y cornetas de aves rapiñeras

pesadamente llamando.

 

Existencia negada          

para que lo minúsculo del petróleo

o el carbón fueran

así  todo fue arrasado.

Cataclismo.

Esta otra patria

fue urdida en otros telares,

tallada en otras piedras,

                       oficiada         a Élal, el bendito.

Patria tehuelche.

II

Compelidos por el dragón llegaron

con  otro fuego de fe y con salmodias.   

Caminaron al Oeste

meseta    sol a plomo    cancionero

aliento anterior a la historia que se huele

sinuosidades      calor                     arbustillos.

planicies innovadas.  Otra sed.

III

Cancelemos cualquier espacio mudo,

separador de espíritus e intentos.

Sos imagen cotidiana y yo, la periferia.

no sé si aún te acordás de mí

o si vuelto vulnerable miedo

en las axilas del desencanto

enmudece esplendor de la letra,

calla el coro. Hermano.

Reservo un sitio fundante

                    gestos humanos  urdidos

en nocturnos para que permanezcan.

No sé vos pero sigo empeñado en derrotar

herrumbres de prejuicios u olvidos.

Nuestra patria debe ser            pertenencia y lucidez,

                       territorialidad quemante       piedra escrita.

 

 

( A los 150 años de la llegada de los Galeses al Chubut y a los 25 del Grupo encuentro de Escritores, Trelew)

 

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s