s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Jess Alfredo Campos
Nacionalidad:
El Salvador
E-mail:
jesalf@aol.com
Biografia

Jesús Alfredo Campos

Poeta salvadoreño, ahora, poeta del mundo... Reside en Estados Unidos de América.

 

MIS POEMAS

          

                                                El bosque sería muy triste si solo cantaran

                                                los pájaros que mejor lo hacen

                                                                                   Rabindranath Tagore

 

                            Mis poemas son hijos del tiempo

                            y de la angustia;

                            y de la esperanza real o imaginaria.                          

 

                            Aquí van mis amarguras y dulzuras

                            envueltas en oro y hojalata.

                            Para que los destruyan ojos turbios

                            o para que los recen labios temblorosos.

 

                            Aquí heces de ríos fétidos,

                            aquí rosas de jardines encantados,

                            aquí estrellas de todos los confines,

                            aquí camándulas y frentes moribundas.

 

                           Aquí el placer y el dolor fundidos

                           en fiebres de trencitos de madera.

                           Para que arrullen penas infinitas,

                           para que consuelen alas tristes,

                           para que enjuguen lágrimas amargas

                           lloradas en el silencio más profundo

                           de una noche cualquiera…

 

                           Os presento a mis hijos al desnudo:

                           para que los gocéis y se hagan vida,

                           o para que los tiréis y se hagan polvo.

 

  

                              REFLEXIONES DE PEATÓN

                                                       A Miguel Alfredo Aguirre

 

                         ¡Qué terrible es la vida contra quien la desea!

                         ¡Qué amarga es esta angustia del sálvese quien pueda!

                         ¡Qué profunda es la ausencia de aquel que se va lejos…!

                         ¡Y qué duele el colmillo del que tenemos cerca!

 

                         El camino es extenso, espinoso y sombrío,

                         mi ansiedad siempre acecha, y yo le tengo miedo.

                         En el final la muerte quieta y paciente espera,

                         me vuelvo temeroso, la miro y le sonrío.

 

                        ¿Qué me espera mañana al final de mi ruta?

                        ¿Qué traiciones aguardan a través del camino?

                        ¿Enjuagaré mi frente en caudal cristalino?

                        ¿O acabaré en las calles con una prostituta?

 

                         Quisiera ser Calixto de cualquier Melibea,

                         o mejor ser Romeo de una vulgar Julieta;

                         pero no ser el mismo que a menudo se inquieta

                         porque la vida es mala contra quien la desea...

 

 

                                                   FILÓSOFO

 

                                                      A Guillermo Campos,

                                                      compañero de vientre

                                                          

                                 Yo quisiera saber, entre otras cosas,

                                 qué pensará el florero que estoy viendo,

                                 si serán de su agrado esas dos rosas,

                                 o acaso de mí se estará riendo.

 

                                 ¿Se cansará la mesa en la que escribo?

                                 ¿Llorarán en silencio mis camisas?

                                 ¿Me tomarán mis libros como amigo?

                                 ¿Cuándo serán al fin polvo y cenizas?

 

                                 La llave de la puerta de mi casa

                                 ¿Estará enamorada de otra chapa?

                                 Esto pensando el tiempo se me pasa,

                                 sin yo sentirlo la vida se me escapa.

 

                                 ¡Qué cosas las que pienso, no hagan caso!

                                 Locuras son de un soñador ¿No es cierto?

                                 Sin embargo mediten paso a paso:

                                ¿Se aburrirán los muertos de estar muertos?

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s