s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Julio Gonzlez Milla
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
gonzalezmilla@gmail.com
Biografia

Julio González Milla

Nació en la ciudad de Potrerillos, Tercera Región, Chile. Cursó estudios de Arquitectura (UCH), y Diseño en Comunicación Visual en la UTEM; titulado en esta última, trabaja desde 1993 para  la Dibam, organismo encargado de cautelar el patrimonio cultural en su país.

En su época universitaria hizo cursos electivos de literatura. En 1997-98 participa en los talleres Literarios José Donoso de la Biblioteca Nacional, con la poeta Teresa Calderón. En 1998 publica su libro Cotidiano.

En 2007 fue invitado por el Departamento de Extensión de la Universidad de La Serena a dictar la conferencia “Dios en la literatura”, y a dirigir un taller poético para niños. Ha publicado en medios literarios como: Revista La comadreja, Informativo Dibam , entre otros.

“Este poeta es dueño de un verso íntimo y soñador, vaciado en estrofas que nos hablan de un hombre cuya soledad hace que la palabra un medio de comunicarse con los suyos, con los seres más cercanos, y las cosas más afines. La eufonía de sus reflexiones conquistan al lector, quien sigue el curso de su canto. Poesía que no necesita ser explicada, limpia y novedosa… Julio González tiene un lenguaje especial para decirnos sus verdades, sus secretos que endilga por la blancura del papel, formando la fisonomía de sus versos, agrupados en la sencillez y la musicalidad de las palabras cotidianas. Página a página nos convida a recorrer sus caminos, que son de paz y sugerencias. El poeta se da tiempo para contemplar lo que le rodea, y en su primer libro, nos hace pensar que la poesía y los poetas valen en su luz y en su esencia” (Marino Muñoz Lagos, “La prensa Austral, 1999).

 

Retrato

 

Como niño envejecido

entre  sueños oscuros de niño:

¿Mi padre se fue un día, o nunca estuvo?

Esperé por años su regreso, dormido,

detrás de la puerta cerrada de almohada

su rostro se estiraba en la ventana

bajo el horizonte se estiraba

hasta que no lo veía.

 

Ahora arrastra una espalda sumisa

Ofrece caramelos a quien le acepte

Sonríe, pide perdón en silencio.

 

Los niños  perdonan

Los viejos  buscamos

nuevas aves en las ramas

de los árboles.

 

Mi padre acaricia con  manos gastadas

como sus ojos que poco ven,

poemas gastados, silba de pronto

sus tesoros al aire.

ofrece las camisas que no usa

colonias de regalo que no le placen.

 

Mi padre

un día me dio esta vida gastada

que vivo. Esta gaviota azul

que abre alas en el cielo.

Me puso una mochila de rasgos intolerables

y así cada día: odiándome aprendí

a amarlo a él.

 

 

Pasajeros

 

Oigo los pasos del hielo

deteniendo esta sangre ahogada

ansiando otros días

y este sol de espinas hiriendo los ojos.

Trepa la esperanza

maquillando un cielo enrarecido; en tanto

gira la rueda compadecida del viento.

 

Volverá el invierno

los mismos pasos olvidados

y la esperanza maquillando

un cielo enrarecido.

 

Bendiga la suerte

aire, tiempo y deseo

toda cosa que muere;

sólo tenemos un mundo,

una torre de piedra viva

sólo una muerte definitiva

y este sol de espinas hiriendo los ojos.

 

Insomne

 

He

sobrellevado la noche

habitando

                        los rasgos

de tu rostro

 

vistiendo  el cuerpo

                                    con los pliegues

                                                            de tu ausencia.

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s