s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Edwin Jorge Ulloa Arellano
Nacionalidad:
Ecuador
E-mail:
jorgeedwinulloa@hotmail.es
Biografia

Edwin Jorge Ulloa ArellanoEditor General de la revista La Otra, marzo de 2011 a la fecha. Editor General de la Agencia estatal de Noticias, ANDES, marzo de 2001 a la fecha. Director de Diario El Telégrafo, julio de 2010-enero 2011. Editor General de Diario Expreso 1996-2010. Profesor de Análisis de Prensa, Universidad Católica de Guayaquil, 2002-2005. Profesor de Psicología de la Comunicación, Universidad de Especialidades Espíritu Santo,  2005-2007. Profesor de Análisis de Prensa, Universidad  de Especialidades Espíritu Santo, 2005-2007. Profesor de Socioeconomía ecuatoriana, Teoría Política e Historia del mundo moderno, Universidad de Especialidades Espíritu Santo, Guayaquil, 1994- 2004. Director de la Escuela de Psicología, Universidad de Babahoyo, 1982-1984. Profesor de Psicología General y Psicología Social, Universidad de Babahoyo, 1973-1984. Profesor de Psicología Social, Facultad de Medicina, Universidad de Guayaquil, 1973-1975.

Obra publicada:

Poesía:

La sombra de tu sonrisa, poesía, octubre, 2014, ELÁNGEL Editor, Colección Líneas.

Flores de papel, en edición.

Libros de cuento:

Polvo de Ángel, narrativa, Guayaquil, 2010.

Sobre un tumba una rumba, narrativa (Quito, 1992).

Yo tenía un vecindario de película mejicana, narrativa (Quito, 1981);

Estudios sobre Líderes de Opinión para ILDIS-CERG, 1999.

 

Consta en las antologías:

Nuevos cuentistas del Ecuador (Guayaquil, 1975);

Bajo la carpa (Guayaquil, 1981);

Área chica (Quito, 1982);

Así en la tierra como en los sueños (Quito, 1991);

Primera bienal del cuento ecuatoriano "Pablo Palacio" (Quito, 1991);

Cuarenta cuentos ecuatorianos (Guayaquil, 1997);

Antología básica del cuento ecuatoriano (Quito, 1998).

 

 

El arte de recaer

 

En los extremos de la batalla diaria,

atisbo de locura que filtra el sol…

descubrí los despojos de su memoria

caminando en sentido contrario

a mi manera de sentirla

cuando escuchábamos

cómo nos iba madurando

el rencor.

 

 

Después llegó el momento de seguir

con el peregrinaje hacia ningún lugar,

presintiendo coletazos

dibujados en las sombras proyectadas

por las ramas de las veraneras

azotadas por el viento,

mientras

empezaba el juego de adivinar

cuál sería el último trueno.

 

 

Cuando pudo me sacudió

de la cabeza a los pies

y pateó nuestros recuerdos

contra las cercas de las casas

dónde termina la calle Bálsamos,

antes de escapar entre los vehículos aparcados,

perseguida por los perros del vecindario

y expuesta a la burla

mientras alguien tocaba a sus espaldas

una vieja melodía

desde al solar en el que habitan los recuerdos

para distraerla

de su manía con la que se tortura,

enumerando nuestros imaginados vacíos

a la hora de conciliar deudas

y restaurar el halo de su cuerpo.


 

 

Parábola del insomnio

 

 Antes de que floreciera el odio

mi casa estaba devastada:

libros a medio abrir

tazas de café sin lavar,

azúcar regada

para felicidad de las hormigas,

ausencia de horario y mujer

hijos que modifiquen los quehaceres

y perros a quienes sacar a pasear.

 

 

La consagración de la vigilia

se fue tejiendo

semana tras semana

con el hilo de la narración

y la capacidad

de dibujar una interminable ausencia

que reprodujera

lo que había quedado de mi vida

en el mal humor de mis amaneceres.

 

 

Y a pesar de que debo convivir

con la cordura,

aún me asalta la sombra

alargada por la luz de la Luna.

En adelante aseguraré los pasos

antes de seguir vagando,

eludiendo los agujeros

que se multiplican

y el barro mental

que me retiene

cundo quiero avanzar.

 

 

Todo empezó cuando

había que capturar vivo

al malvado,

pero cuando la sombra

se filtró en la casa

constató que ya no vivía allí.

El mismo espíritu volátil

había provocado la fuga,

cuando días antes

escuchó una plegaria en sus labios

pidiendo al Divino Niño

que escondiera sus pecados

bajo tierra,

en dirección a la Costa,

desde las grandes olas de Montañita

hasta la ruta secreta

de los Frailes.

 

Desdoblamientos urbanos

 

Cuando no se transparentaba

aún la lealtad

y nos encontrábamos

junto a la miseria humana,

sin dinero para liberar conciencias,

apareció el círculo perverso.

Vino por cansancio

y siempre pudieron administrar

la vida de otros

y ahorrar

para reinvertir en la muerte.

 

Por desgracia

se alzaron con la honra

y proclamaron que ya no obedecían

a los pobres de espíritu

y oprimidos de Puerto Lisa,

Mercado Sur,

borrachos de Pío Montúfar,

Guasmo Norte, Barrio Lindo,

Durán y otros lugares.

De ahora en adelante

pueden irse al carajo

alevosos como su caudillo,

buenos para agitar

a la gente que juró fidelidad

al hombre

hoy a punto de ser borrado

de la faz de la tierra

y reemplazado por una caricatura.

 

En el pacto

estaban representadas

las obligaciones mías,

detalladas

según el peso de los colores

y el tono crepuscular

de mi forma de ser.

Por ello pido

que hagan esfuerzos

para mejorar la prudencia

y los recursos histriónicos

de que disponen

y toda broma posible

asígnenla a los fracasos amorosos

de los pequeños amantes.

 

De esta advertencia

se percibirá una inmensa empatía

al interior del movimiento pélvico

atado a los quejidos

y odios seculares.

Adolescentes del barrio Orellana,

rizos oscuros,

bajas de estatura,

delgadas,

niñas de la Universidad Laica,

naturales de Esmeraldas,

voluminosas mujeres divorciadas,

viudas encanescientes,

dueñas del inefable gusto por la vida:

aprendan a tomarse un trago

sin armar relajo.

 

No olviden

que la incontinencia verbal

fija el status y

el pacto conyugal,

pues ocurre

que estoy comprometido

con los recuerdos,

según los entendidos,

los que financian esperanzas

y rediseñan conciencias

con infraestructura incluida

y capacitación para el cinismo,

además de la elaboración

de estrategias para el alma

e incorporación

al fantástico mundo cholo

de los nuevos ricos en la Garzota.


 

 


 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s