s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Anbal Fernando Bonilla Flores
Nacionalidad:
Ecuador
E-mail:
ferbonilla1@hotmail.com
Biografia

Aníbal Fernando Bonilla Flores

(Otavalo – Ecuador, 1976)

Poeta, escritor y comunicador social. Autor de los libros: Selvadentro (1998), Canto Nocturno (2000), Quimeras de papel en el umbral de la soledad (2007), ConTextos  – Artículos de opinión (2009), Liturgia del ensueño (2009), Prohombres Otavaleños: semblanza y pensamiento (2010), Evocación de la tierra habitada (2011 - 1ra. Edición; 2014 - 2da. Edición), Oda en plenilunio y balada del ángel (2012), Gozo de madrugada (2014), entre otros. Sus escritos y poemas han aparecido en varias antologías y publicaciones dentro y fuera de su país. Ha laborado en radio, televisión y prensa escrita. Columnista de Diario El Telégrafo. Promotor cultural. Docente del nivel medio. Fue asistente de investigación del Rectorado de la Universidad Andina “Simón Bolívar” – Sede Ecuador. Ha sido invitado para participar en el Tercer Encuentro Internacional “Poesía en Paralelo Cero” (Quito, 2011); XV Encuentro de Poetas Iberoamericanos (Salamanca-España, 2012); VI Festival Internacional de Poesía “Ileana Espinel Cedeño” (Guayaquil, 2013); 23° y 24° Encuentro de Escritores Americanos - AMA (Santa María de Punilla-Córdoba-Argentina, 2013 y 2014,); 13° Encuentro Internacional Poetas y Narradores de las Dos Orillas (Punta del Este-Uruguay, 2014), en donde recibió la distinción “Idea Vilariño”, en reconocimiento a su trayectoria literaria. Concejal y Vicealcalde de Otavalo (entre el 2009 - 2011 y 2011 - 2014, respectivamente). Edil reelecto de su ciudad para el período 2014 - 2019.

 

Fenómeno escarlata

 

Luna roja

que desata

el embrujo

de los desposeídos.

 

Te canto

desde la extravagancia

de los antiguos acordes

con la copa vacía

y la ausencia de hogaza

en la mesa servida.

 

Mañana

el espejismo

colmará los titulares

de los diarios

mientras los perros

deambularán por las calles

y las orillas inclementes

entre quejidos y la sordera colectiva.

 

La sombra del fenómeno

se retuerce de alegría

en la antesala del fuego.

 

Es el anuncio

de un horizonte

plagado de señales irreales.

 

 

Ocaso prolongado

 

Al final vuelvo a ti

en la sonrisa

en la derrota

en el espasmo

en las dudas prolongadas

en el sortilegio que provoca

tu mirada

en la angustia amortajada

en la blasfemia

de tus labios inertes.

 

Que las piedras

hablen al filo del río

en el turbio invierno.

 

Que el suculento ritmo

de tu corazón agitado

resista la última copa de vino.

 

Eres violín

que acompaña

la liturgia demente,

estocada en la niebla.

 

Al final vuelvo a ti

cántaro a la medianoche

agua derramada

como diluvio y compañía

en mis tormentos.

 

Espera

 

Mustia mirada

en la esquiva

sensación de la tarde.

 

Pretendo

tu carne

aletargada

en los cauces

de la contemplación.

 

Piernas estremecidas que delatan

la miel del ayer,

conjuro de la manzana devorada

en la facinerosa habitación

en donde reposan los leopardos.

 

Vértigo de abrazos,

cintura que se contornea

en la espesura de las manos pecaminosas

en el aluvión de fragmentos húmedos.

 

Carcajada venturosa

hostia desenfrenada en el paladar

huella de una disputa inconclusa.

 

Aguardo tu respuesta

mientras las cicatrices

palpitan sin descanso

en el fragor de la batalla.   

 

Aviso sombrío

 

Reinventar desde las cosas desechas

desde los gemidos

desde la desmemoria

desde el sonido de los campanarios hipócritas

desde la desolación

en contubernio con el sol,

y al final

fingir la alegría de los ausentes.

 

Son los signos

de nuevos tiempos

el anuncio del ocaso

entre el hambre y el invierno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s