s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Mara Guillermina Snchez Magarios
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
guiller48mina@yahoo.com.ar
Biografia

María Guillermina Sánchez Magariños

La escritora María Guillermina Sánchez Magariños nació el 4 de septiembre de 1955 en Capital Federal. En el año 1992 se radicó en Miramar y actualmente vive en Mar del Plata. Desde temprana edad se destacó por su afición a la lectura y a las letras. Incursionó tanto en la poesía como en el cuento y la novela. Realizó los siguientes cursos literarios: “El ABC de la poesía” (1998) de la Sociedad de Escritores de Gral. Alvarado (SEGA), “Taller de escritura poética”(1998) en el Centro Cultural “Julio Cortázar”, “Iniciación literaria”(1999) dictado por José Manuel Fernández Santana con el auspicio de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE), “El taller de la palabra”(2000/2005) dictado por Marcela Predieri, “Taller literario”(2001) dictado por Patricia Kunin de la Sociedad de Escritores y Cuentistas (CEPyC), “Formación de talleristas”(2003) a cargo de Martha Berutti del Instituto “Descubrir” de
perfeccionamiento docente, “Taller literario”(2008) dictado por Alicia Belloso y  “Taller literario”(2009) dictado por Mirta Constanzi. Dentro de sus antecedentes culturales podemos mencionar su participación en las “II Jornadas Literarias de Mar del Sur” (2000), la organización de la “I Jornada Provincial Arte en Pie”(2004) realizada en Miramar, su desempeño como Presidente de SEGA (2003/2007) y la coordinación del “Taller literario” de SEGA, “Taller municipal infantil”(1999) en Mechongué, “Buscando caminos”(2001/2002) en el Centro Provincial de Ayuda a las Adicciones, “Tinta azul”(2003)en el Centro de Formación Integral “Luna azul” de Miramar y “Taller de la escritura”(2008) en el cine teatro “Diagonal” de Mar del Plata. Fue Jurado  en los Torneos Juveniles Bonaerenses (1999) y Torneos Abuelos Bonaerenses (2007) por el partido de Gral. Alvarado. Ha obtenido  numerosos premios entre los cuales podemos
citar: “En cautiverio” Primera Mención de Honor Concurso Nac. Revista “La avispa”, “Reconquista” Primer Premio Concurso Nac. “Arte joven” Asociación Bancaria, “Muelle de pescadores” Segundo Premio Concurso Nac. Escuela Media de Otamendi, “Triángulo griego” Tercer Premio Concurso Nac. Poesía Erótica “Cristina de Fercey”, “Presagio oceánico” Tercer Premio Concurso Nac. Club Kimberley, “Despertar en compañía” Primer Premio Concurso Nac. Asociación de Letras y Artes Marplatenses y “Urgencia” Primer Premio Concurso Nac. “Rose Mary Chomali Gomez”. Ha publicado sus obras en veinte antologías y en dos libros propios “Con los sentidos despiertos” (2002) y “La danza de los ratones” (2005). Editó “Puzzle”(2004) Novela Policial Experimental con miembros del “Taller de la palabra”. Recibió los siguientes nombramientos: Diploma de Distinción como Agente Multiplicador de los Grupos de Estudio y
Creación Literaria del “Taller de la palabra”, diploma de Miembro Honorífico de la Casa de las Letras y Artes del Mercosur e Hispanoamérica y diploma Reconocimiento Especial a la Labor Cultural “Mujeres en compromiso por la vida” de la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Gral. Alvarado.

 

 

CONJURO DIVINO

El horizonte

engulle agua y cielo.

Bautismo de pies

bajo la espuma

de olas aceradas.

Extraño mar cobrizo

reta a duelo

un sol llameante.

Misticismo y guijarros.

Apertura de plexos.

Donde la arena

despoja su humedad

ruedan confidencias

por los médanos.

Conspiración de virtudes divinas

que disgregan trinidades.

Con las zapatillas al hombro,

el Padre de Dios,

regresa de la playa.

 

 

ARTE ALGEOMÉTRICO

                 

 

                     En el triángulo infiel

                     los vértices son celos y culpa.

                     El cateto disfrazado de oveja

                     traza la espiral del desengaño.

                     Como barro se desmoronan

mentiras piramidales

ante el logaritmo de la verdad.

La negación es tangente

por donde huye el amor

con el alfa entre las patas.

Y no hay teorema válido

para la hipótesis amoníaca del miedo.

El diámetro de la ausencia

segmenta meridianos oblicuos

y sus llantos galileos

                     se cuadruplican en heptágonos.

 

 TRIANGULO GRIEGO

 

 

                                     Penélope

                                     teje que teje

                                     con sus manos sin hombre

                                     vacías de caricias.

                                     En cada suspiro

                                     la trama del amor

                                     se deshilacha.

                                     Detrás de los lentes,

                                     los ojos de Ulises

                                     se agigantan

                                     y su único aro brilla

                                     en la noche del recuerdo.

 

                                     Penélope

                                     teje y reteje.

                                     Empeñada en su labor

                                     repite obsesiva:

                                     un derecho, un revés,

                                     un derecho, un revés...

                                     Cuando la boca fantasmal

                                     del marido ausente

                                     muerde sus labios inquietos,

                                     las agujas menguan los puntos

                                     y el azar confecciona

                                     el organdí blanco de novia.

 

                                     La madeja de sus emociones

                                     es un embrollo de hilo infinito.

                                     Como una araña hábil

                                     que jamás agota

                                     sus extensiones de seda,

                                     la rueca de su vulva

                                     hila vellones húmedos

                                     de leche de coco.

 

                                     Penélope

                                     recontrateje.

                                     El tejido aumenta,

                                     repta y se pierde

                                     bajo sus pies.

                                     Es un ejército de fibras

                                     en busca de la victoria.

                                     ¡Troya, Troya, Troya!

                                     brama la espada erecta

                                     de Ulises.

                                     Sus manos titánicas

                                     empuñan el seno palpitante

                                     de una Helena vencida,

                                     aún antes de la batalla.

 

                                     La amante de Paris

                                     cede su trono

                                     y se entrega a la fuerza bruta.

                                     El caballo de madera

                                     transpira, relincha

                                     y se encabrita,

                                     de su vientre se descuelga

                                     el blanco manto de encaje.

 

                                      Los dedos de Ulises

                                      desgarran,

                                      penetran agujeros

                                      de puntos perdidos,

                                      exploran la urdiembre

                                      y se endulzan

                                      con tibia leche.

 

                                      El grito voluptuoso

                                      del rey de Itaca

                                      inflama las hebras.

                                      Una corriente orgásmica

                                      retrocede en loca carrera

                                      hacia las agujas febriles.

                                     

                                      Penélope

                                      jadea,

                                      se le eriza

                                      el vello del pubis.

                                      Hipnotizada aúlla

                                      ¡derecho, siempre derecho!

                                      El tejido se tensa,

                                      la rueca se detiene.

 

                                      Penélope

                                      cierra los puntos,

                                      los ojos y las piernas.

                                      Catorce años esperó

                                      el regreso del amado.

                                      Sus manos llagadas

                                      descansan envueltas

                                      en el encaje blanco.

 

 

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s