s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Adolfo M. Vaccaro
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
Biografia
A ERNESTO SBATO
[Homenaje en vida]

Cunta ausencia continese en silencio
cuando la palabra redacta su condena!
.........los pasos del hroe en refugio
vuelven camino los restos de su tumba
y en alas de Matilde es el retorno
mientras la vida en otra se sucede.

Cunto tiempo de dolor es un instante
cuando la mitad del ser ha sido el otro!
.........que disidencia parisina torna
el tugurio de zinc purificado
junto al partir de herencia entre sus brazos
para morir en otros brazos solitario.

Si la razn no sirve a la existencia
igual que el ostracismo a su misterio,
si un informe declama el inconsciente
y la sombra se aterra en personajes
que anrquica visin ser maana
llorando el devenir de tu sentencia.

SER AYER..

A veces,
el orden circunstancial prodiga espaldas
y en un atemporal registro,
suceso y misterio ordenan reencuentro
dando luz al recuerdo anochecido.
El temple se diluye en el destierro
y la piel sacude, sensoria, su pasado.
La regresin cursa el segundero
aplicado al sentimiento
y en el abismo ms latente
surge plena la razn del somos.
Entonces,
proponemos dejar de ser hoy
subidos a la paloma del que fuimos,
sujeto en aoranza
y promesa de entrega.
Las cartas,
diluviando palabras tornan su vigencia
saliendo del arcn que,
an guardadas,
aletean brisa de promesas.
Y el invierno respira primavera,
acurrucado en Quijote
esperando la funcin del aspa que desea.
El canto es beso robado en muchedumbre
sin importar visiones sorprendidas.
Es el comienzo de un andar sin adis,
subido al remolque de la vida.

PACHAMAMA

Por saberme zahor
viv debajo de las calles,
soy nutriente de los valles,
mandante de pies y mundo
de agobiados e iracundos,
de alegras y de achares.

Soy suburbio de la luna
eclipsada por la arena,
del poeta soy la vena
inspiradora de versos
y el restaado reverso
del tiempo que te condena.

Logr ver al Partenn
deponiendo su cabeza,
Babilonia Qu belleza!
destinando la antesala
y el corcel con su mirada
resignando su entereza.

Llegaron desde mi abajo
para colmarme de estrellas
esta locura tan bella
de un centro abierto a destajo
y es la siembra que abarajo
para continuarme en ella.

Mis noches fueron marrones
con olor a humus negro,
soy races del enebro,
del sauce, del rosedal
y un silencio mundanal
que me rene en tu ruego.

Mis riquezas son la inmvil
trascendencia de mi cuerpo,
baados, lagos, lagunas
y amparo de las caadas
deslizando madrugadas
como misteriosas runas.

Tengo en mi seno abismal
al faro de Alejandra,
sangre y oro de porfa
arrojadas en gran foso
a Rodas y su Coloso
y a la Atlntida perdida.

Sostengo los cementerios
como un viga de muertos
rogando por el entuerto
de esos seres olvidados,
soy censor de los callados
que protegen desaciertos.

Soy el mstil que sostiene
por la base a su bandera,
el que conoce la entrega
de la simiente fecunda,
un nido de marabunta
y el control de la caldera.

Soy la luna del corsario
que sucumbi en su galen,
el pie del triste fogn
que hace el gaucho solitario,
soy temblor y diccionario
de la cruda sinrazn.

De mi conoce el mapuche,
las serpientes y las hienas
y en noche de luna llena,
si alguien quiere que me escuche
pues sacar de mi buche
todo el dolor de mis penas.

Idioma soy de ese indio
que me llam Pachamama,
de los huesos soy la cama,
lamento del que comprenda,
la cobija de la hembra
y la aridez hecha llama.

Soy la tierra millonaria
de aares sobre mi capa,
el diseo de tu mapa,
estigma de lo geolgico,
un maestro cruel y lgico
que a la inconciencia le escapa.

Si te mueres ser polvo
a pesar de tu egosmo
mas, siempre valdr lo mismo
aunque perezcan los hombres
por ms que arranques mi nombre,
no podrs con su atavismo.

biografia:

Adolfo M. Vaccaro, escritor, nacido en Buenos Aires - Argentina
– . De muy pequeo, en la casa de sus padres, sita en el barrio de San Cristbal, se dedic a la lectura de libros regalados por su to. Juan Ramn Jimnez, Julio Verne, Edmundo D’ Amicis y Edgar Alan Poe, fueron los primeros autores que conformaron su pequea biblioteca. Ms tarde, y ya cursando estudios universitarios, comenz a descubrir su vocacin, incentivada por escritores como Sbato, Jaureche, Borges, Arlt, Bioy Casares, Casona, entre otros. Frustrada su carrera de Licenciatura en Administracin de Empresas, por razones arbitrarias impuestas durante el gobierno de facto del General Juan Carlos Ongana, decidi involucrarse con intelectuales de diferentes tendencias ideolgicas. Muchos de ellos desaparecidos en el cruento proceso de la dictadura militar, comandada por el General Rafael Videla.
Viviendo en el Per, desarroll actividades artsticas, animando y actuando en cafs concert, teatros y eventos culturales, participando, tambin, en concursos literarios que le permitieron conocer a intelectuales de reconocimiento mundial, como Mario Vargas Llosa, Nicomedes Santa Cruz, Chabuca Granda. Tambin altern con todos aquellos compatriotas artistas que formaron parte o no de la censura, a travs de listas negras. Mercedes Sosa, Vctor Heredia, Norman Brisky, Enrique Pinti, Delfor, Alberto Locatti, Osvaldo Cattone, Amelia Bence; Felipe Mndez, entre otros.
De regreso a su patria natal, se vio obligado a trabajar en distintas actividades, muy distante de ese mundo que haba experimentado.
Hoy, intenta involucrarse en el mundo literario, que parece albergar solamente a quienes han conseguido trascender en escndalos mediticos o aquellos de siempre, que lo tienen bien merecido. Sin embargo, con mucho esfuerzo, ha publicado dos libros: Para leer con los cinco sentidos y el sentido comn, y Otra mirada hacia el amor.
Recientemente fue sido declarado ganador del concurso Tanatologa 2004 org, por su poema Morir.
Ha sido conductor del programa Sentimientos, en FM 90.9 Luna marina – ao 1999 – y de su creacin La sombra de tu sonrisa, en 88 FM y FM 104.5 Radio Instituto – ao 2000 -.
Participa, adems, en distintos certmenes y pginas literarias de habla castellana, como as tambin, en medios radiales y grficos de distintas nacionalidades.
Ciberpoemario - nos comenta - ser prximamente editado, durante el transcurso del ao en curso.

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s