s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Carlos Botto Abella
Nacionalidad:
Venezuela
E-mail:
okotoima@gmail.com
Biografia

Carlos Botto Abella

Nacido en Montevideo, 1947 Médico. Poeta. Integró fugazmente el grupo Vanguardia de poesía en Uruguay en los 60’. Emigró a Venezuela (1979) durante la dictadura militar que azotó su país de origen. Miembro fundador (1981-1982) y Director (1995-2000) del Centro Amazónico de Investigación y Control de Enfermedades Tropicales (CAICET), grupo multidisciplinario de trabajo en salud en el trópico y autor de mas de 50 publicaciones sobre este tópico. Dedicó los últimos treinta años al trabajo en salud en poblaciones indígenas del Alto Orinoco y del sur de Venezuela. Habita en  el estado Amazonas de Venezuela, a orillas del río Carinagua, afluente del Orinoco. Participó en el 4to (2007) y 5to (2008 Festival Internacional de Poesía en Puerto Ayacucho, como invitado especial. Primer premio IV Concurso de Cuento Breve y Poesía de la Librería Mediática, Caracas, Abril, 2007. Reconocimiento como poeta regional homenajeado V Feria Internacional del Libro, Amazonas, Venezuela, 2009. Participación en el VIII Festival Internacional de Poesía, Amazonas, Puerto Ayacucho (2011) y en la 8ª Feria Internacional del libro de Venezuela (2012). Libros publicados: “De selvas y vuelos” Editorial “El perro y la rana” Caracas, 2007 (Reseñado en entrevista publicada en “Todosadentro” /Entre Libros y Autores/Septiembre 29, 2007). Reeditado en Buenos Aires por Editorial Colihue (2011). Textos publicados y inéditos son recogidos en una antología de la poesía amazonense (“Agua Plata: voces amazonenses. Caracas. En prensa).

(Poética del silencio en: De selvas y vuelos, C. Botto, El Perro y la rana, 2006)

 

Abriendo silencios

 

El silencio

      que rompo

          de viva voz

             con mis poemas

no en un cenáculo literario

       sino

           en plena

                    calle

en medio de una selva

en una fábrica

            una casa

                o un río

este silencio

     dulce, paciente,

            impaciente, ruidoso

                 o estridente

   y también suave, delincuente

secuestrador de imágenes

                     o de palabras

este silencio

que inesperadamente

      me conceden

para que me

             exprima

                    el alma

como se exprime

una uva

este silencio estremecido,

                     subversivo,

este silencio colocado

                                       como una bomba

                dentro del pecho

esa bomba aspirante,

      impelente

             inhalante

                    desafiante

que es el corazón

partido en dos pedazos,

el corazón que deja

   que su sangre caliente

                                        moje el pan

              de las palabras,

en esta primera o última cena

en la que

  se va a servir

                    la vida

        en esta comunión

de los espíritus

presidida por

     ese gran alquimista

que va a transformar

                  el mundo

no se si Cristo

                                     o el subcomandante Marcos,

su rostro descubierto ahora,

transparente,

a través del cual

        se ve

             el ojo

                   que mira

y el silencio

                                     donde se reconstruye

                              la imagen,

en ese laboratorio fermental

de la

                                            memoria

                donde nacen

                               los sueños

escondido solo

                   en su misterio,

del cual ha empezado

                 a despojarse

en este strip tease

con sujeto, verbo y predicado,

 

este silencio

            que convoca

                           al poema

que habla

        de alguna

                  forma

de la geografía

                        del sujeto

       o de la sujeta

                    amada

de sus ríos y selvas

    y montañas

               y hondonadas

de los múltiples ocultos

         multívocos sentidos

            de la palabra

este silencio

urgente

                                         tierno

                                             desesperado

                        ardiente

que rompo ahora

 

que

        derramo

            sobre esta página

 

para que la queme

 

es el fuego

 

donde se hornea

       

                      la palabra

                       

       

Aquí vuestra casa

 

 Aquí  vuestra casa

De majawa y bejuco

Grandes troncos

Que cayeron un día con estrépito

Se levantan respiran

Guardan el aire de la selva

Helechos maravillosos

Crecen en su techo

Ella vive

respira

Se mueve lentamente

A través de nuestras vidas

Objetos inverosímiles

de lugares distantes

acechan

un reloj marca el tiempo

de la infancia

una brújula el sur

las palabras no dichas

esperan por sus bocas y lenguas

ser nombradas

las velas arden

como todo material inflamable

espíritus combustibles

encienden la vigilia

en esta vela de armas

guerrilleras del verbo

quijotes del discurso

y la semántica

todos vosotros

que aquí habéis estado

pasan dos veces

por mi corazón

vuestro es el aire de esta casa

insaciable espera

por

el milagro

de

la

palabra

 

 

Reforma agraria

 

En estos tiempos

de cambios

en estos

cambios

de tiempo

con esta

distribución equitativa

de los sueños

mi corazón

ha sido

objeto

y sujeto

de reforma

agraria

ha sido abierto,

repartido y sembrado

con todos

los amores

de la tierra

aún por los lugares

antaño mas oscuros

inhóspitos y huraños

caminan

pequeños

duendecillos

que traen y llevan

buenas nuevas

y hacen cosquillas

con sus pies

descalzos.

Todos

los amores

recibidos durante

tanto tiempo,

el olor de la tierra

el beso en la mañana

el jadeo nocturno

las sonrisa del niño

que descubrió

el sonido

de una palabra

la mirada intensa

de la adolescente

casi niña

que leía sus poemas

curripacos

los Yanomami de Irocai

riendo como locos

mientras nos abrazaban

Los Woothuja

demarcando sus tierras

pintando sus ríos

y peces y dantos

Y lugares sagrados

 

Aquí en Amazonas

está ahora mi corazón

repartido

Tiene tierras oscuras

Y fértiles

con cenizas volcánicas

donde crecen enormes árboles

Tiene algunas piedras precámbricas

vestidas de musgos y esperanza

Tiene selvas

Tiene jaguares

Tiene montañas

de pendientes abruptas

por donde se despeñan

ríos de aguas claras.

Por el caminan

mawaris

Y anacondas.

Cada uno de vosotros

Tiene aquí una parcela

En la que

Una pequeña

semilla

Está

creciendo

 

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s