s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Alex S-Hurtado
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
iiacyl@hotmail.com
Biografia

Aguas mansas, aguas fieras

 

Desde el principio

buscaron apagar

conciencias despiertas.

Vinos, hierbas, humaredas

de paz y de letargo.

Con el cansancio de los dioses,

los hombres por su cuenta

controlaron la percepción...

crearon paz, crearon guerra,

llevaron a los confines

confusión duradera,

cazaron palomas con piedras,

maldijeron a las mujeres con rocío

de aguas fieras.

Conocieron a fondo el intestino

los humanos que perdieron

los cuentos místicos del sino.

Así entre unos y otros

catapultaron a la sepultura

la magia blanca del “nosotros”

Esquivando alabardas

los vivos malogrados

permitieron la ciencia

y aun que hacen la guerra y la paz,

hoy ya no controlan

las conciencias,

ni desdicen evidencias

sean mansas, sean fieras.

 

AsuaH

 

 

Botero

 

Botero no era un artista

figurativo de la opulencia

ni deshonesta gordura.

Era brigadista enfermero

de benemérito corazón.

Con rabia arrancó

de las manos de la muerte

a un comunista que las teorías

de un tal Marx,

al famoso Escobar atribuyó.

En el frondoso bosque

tropical, en que a palos,

los kilates al guambiano

desorientado arrabataron,

ahí, ahí fue acribillado,

por los agradecidos hermanos

de aquel comunista hospitalizado.

Corre febrero, con aire funerario

hacia un abril florido

de orquídeas y corazones perforados.

 

AsuaH

 

 

Ahí vienen los irraciones

 

Ahí vienen los irracionales,

estallan de gula y avaricia,

vienen encadenados a la injusticia.

 

Ahí vienen los irracionales

mecanizando el planeta.

 

Anhelan ponerle alas

y fuselaje bimotor

para pasear su triunfo

por el universo ¡Vienen los irracionales!

 

Con una torre llegarán hasta la luna,

será construida con metales del fondo

de la tierra, donde ya no hay roca.

Vienen los irracionales vendiendo

ya viviendas espaciales.

 

Ahí vienen los irracionales, muertos de usura,

con un machete para picar tomates

y una gran pala de hierro para aliñarlos

con oro, vinagre y luminosos diamantes.

 

¡Ahí vienen los irracionales!

Yo me quedo en esta fonda,

hasta que me sirvan chicha

de la tierra de los matorrales.

 

Ahí vienen los irracionales con miedo

porque no hay felicidad en los cofres,

ni en los suculentos bonos estatales.

 

Yo los veo. Pasan disfrazados,

tienen la misma horrenda ansia

que los monarcas absolutos del pasado.

Pero están tristes, quieren tocar

el agua alegre de la fuente.

 

¡ Dios no les dejes, por dementes ¡

 

En lo alto de los rectos rascacielos,

angustiasen, temerosos los irracionales,

preguntándose con sigilo por lo mismo,

como los obedientes y los rebeldes.

 

Ahí se van los irracionales,

apartándose del mundo

y con el chirrido del níquel

hacen música sus monedas

de diez otros mil metales.

 

AsuaH

 

 

Alex S-Hurtado: Santiago de Cali, Colombia. 1979.

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s