s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Lissette Lucia Herrera Robinson
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
lissetteher@gmail.com
Biografia

Lissette Lucia Herrera Robinson, nació el 13 de Septiembre de 1979 en Barranquilla. Reside en Medellín desde hace 16 años, donde termino sus estudios de Licenciatura en Artes Escénicas en la Universidad de Antioquia. Es actriz, bailarina de danza contemporánea y afro contemporánea, cantante, compositora, poetisa y docente de Educación artística.

Ha trabajado con el Festival Internacional de Poesía en Medellín desde el año 2000 hasta el 2009, donde también ha recibido talleres  en la Escuela Permanente de poesía.

Ha realizado recitales y conciertos desde la performance y música experimental, con propuestas de poesía escénica como: “La Grietta” 2007-2008 en el teatro, La Oficina Central de los Sueños y en el teatro All Improvvisso.  2007-2008 Noche de Poesía y Música en la Feria de la confección y la Cultura en Don Matías.  2009 Recital De Poesía en el Centro cultural de Moravia.  2011 Recital poético y de performance “Ni mi principio, ni mi fin”, con música en vivo y poesía visual en Fractal Teatro. 2011  Encuentro de Mujeres Poetas en Roldanillo Valle con su poesía escénica y musical Homo-Fémina. 2012 VIII Festival de Poesía al Parque de Itagüí.

Algunos de sus poemas han sido publicados en libros del recuerdo y la memoria “Son de palabras” 2008 y “Folleto Di Arte” 2012, de la Corporación Tríade

Ganadora del concurso creativo y literario “Carnavalenguas, 2010”, con su poema “Homo-Fémina”, poesía escénica y musical, con la cual hizo parte de la promoción de la ley 1257/08, El derecho de las Mujeres, por una vida libre de violencias.

Actualmente, participa en diversos eventos culturales, llevando su poesía  en instituciones educativas, centros culturales, encuentros de mujeres.

 

TEST DISCONTINUO DE MIS CANTARES.

¿Por siempre he de quedarme vacía sin la luna llena entre mis piernas?

¿Por siempre he de saludar los nubarrones que custodian mi cabeza?

¿Por siempre he de mostrar las filosas encías ensangrentadas por  mi colérica jerga?

¿Por siempre? ¿Siempre he de lucir un desolado vestido retrospectivo y  resucitado?

¿Cuándo entonces sabré colorear las astillas de mis desasosiegos?

¿Cuándo podre bailar en el mar de mis deseos?

¿Cuándo sabré entender los secretos de mis eclipses totales?

¿Cuándo haré goteras en los sueños de tus labios?

¿Por qué seguí con el poema de tu nombre encabezando las calles de mi reino?

¿Por qué aún recojo los vidrios despojados en mis delirios?

¿Por qué disparo la radiación de los pensamientos en la materia gris de nuestros lienzos?

¿Por qué he de quedarme siempre desnuda bajo la húmeda y melancólica sepultura?

¿Cómo podre despertar de los tentáculos dorados a cualquier hora del día?

¿Cómo ser cómplice de la semilucidez de un café en la arena de la playa?

¿Cómo volverme irreversible a las vigilias de mis emociones?

¿Cómo oler la identidad del rito en la pérdida de un vació?

¿Qué podría haber después de la impasible soledad, remando en el incienso?

¿Qué es el símbolo trocado en el rincón de tu réquiem en tus ojos?

¿Qué es exorcizar el espiral de un sol en las membranas de la Diosa tierra?

¿Qué es el rumor fluorescente del hervor en las aguas citadinas?

¿Quién seguirá siendo el verdugo danzando en los refugios de mis muertes sucesivas del placer?

¿Quién existirá luminoso y demente, bajo las selladas páginas de las musas y las hadas?

¿Quién sacará mi esencia golondrina en el cantar veloz de mi equipaje?

¿Quién responderá los cristales irreversibles de mis velos?

 

DEBUTO HACIA MI ARBOL DE DESEOS

Aferrada a mí último rincón.

¡Estrepitoso vértigo!

Al saber que debo debutar

Por el finísimo hilo

Colgado de extremo a extremo

A mi montaña plateada,

Donde me espera la alfombra roja manchada

Por tantos que quisieron bailar en la cuerda floja.

 

¡Es mi turno!

Puedo llegar a debutar el gran número de figuras acrobáticas.

¡Abundancia!

¡Es mi turno!

Mis pies no se reconocen.

Un paso quiero dar

Pero el otro se rehúsa a caminar.

El izquierdo quiere lanzar la primera patada enfebrecida,

Al sonar de la trompeta,

Por la centella que ha roto una de las ramas de mi árbol de deseos.

Tantas son sus hojas,

Cada una con un misterioso acontecimiento.

 

Ahhh mi árbol de deseos.

Cuanta fortuna devengo

Cuantos tesoros ¡Es mi secreto!

Ahhh como grito a los siete vientos

Que quiero brincar como mica en mi fino hilo,

Volando en sus palmeras

Y a veces descubriendo el abismal olor de la muerte.

 

Ahhh cuanto reposo detenido

Cuanto impulso

Que desespero.

“El público impaciente espera… mi gran número”

Y mi árbol de deseos me observa, me seduce,

Puedo oír su voz

Susurrándome en mi oído derecho.

¡Tú puedes!

Yo puedo

¡Tú puedes!

¿Yo puedo?

 

Ahhh me balanceo por mi camino reducido.

¡El público grita!

Puedo caerme en el infierno

¡Los brazos me claman!

Orgullo, soberbia quiere tragarme,

Demencia asoma su cabeza

Ingenuidad muestra su cuerpo

Raspada por la piedra agrietada.

 

Ahhh una oración podría ser oída

¿Aclamando la importancia de una existencia?

Voy casi en la mitad,

Mis rodillas tiemblan.

Tallada me encuentro por mi peso

Y la única lágrima se desvanece como fértil semen

Que fecunda el hueco donde estaré sepultada.

 

Ahhh voy a llegar…

Y siento como mi gran salto me desdobla

Entrepernada a mi único hilo que me sostiene.

Ahhh ¿Podrían los ángeles abrazar mis pies?

¿Podrían los pájaros posarse en mi nido de cabeza?

Ahhh puedo ver tu imagen

¡Árbol de mis deseos!

Mi mano toma porque a ti llego.

 

Ahhh he pasado la barrera.

Y todos me miran, susurran, vociferan

Y puedo ver la mujer de mis sueños

Arriba de la gran montaña.

Se ríe de mí.

Puedo escuchar su voz en mi oído derecho:

¡Ven! ¡Ven! Te falta una pieza…

Aún no haz terminado.

 

HOMO-FEMINA

Desde la eternidad se escucha:

“Y de la costilla de El fuiste hecha”

Relampagueando una y otra vez el mandato,

Como voces intraducibles.

Develando un génesis impuesto

Por el gran personaje que no quiere desligarse de Ella,

Como el dueño eterno de su botella.

 

Que no hable

Que no suspire

Que no piense

Que no sea

Que se adhiera cada vez a su costilla.

 

¿Podría sobrevivir sin ella?

¿Podría respirar sin su mismo aliento?

¿Podría sentir el éxtasis, sin el ritmo cadencioso de su afecto varonil?

Unidos en un solo cuerpo

Donde el tiempo se detiene

En el único gemir de una sola aceptación.

 

Que demuestre ternura

Que debute con delicadeza

Que se bañe de rosas

Que se viste de seda

¿Solo para El?

 

El, el que dio su costilla para crear a su mujer

El, el que quedo ciego ante tanta belleza

Y se le olvido recordarle en un poema su exquisita esencia.

El, que la escucha en el silencio,

Debatiendo lógicas adversas

Ignorando el sentir,

Alimentado de deseo.

 

Que no abra la boca

Que se muestre sumisa, servicial, maternal.

Que no aspire

Que no sueñe

Que se quede intacta en su centro.

“Lindo maniquí”

Premiada con el gran título de Señora

Por los siglos de los siglos.

 

¡¡¡Que se rompa el espejo!!!

¡¡¡Que se rompa el hechizo!!!

¡¡¡Que se sane la herida de tan profunda costilla!!!

 

Porque yo

Mujer

Me desligo de tus tejidos.

Desgarrada

Desangrada

Buscando un nuevo implante…

Por los siglos de los siglos

Ahora…

Soy libre de ti

Y…

Sobrevivo.

 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s