s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Dora Goldemberg Fux
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
Biografia
Mi Rusia, ma.

Imagen que entra como una aguja
en el gnero que cose
y en el hilo que remonta:
viajando sin tiempo,
all, donde vuelan las grullas,
donde se empina el abedul:
la tierra fra de mi fra Rusia,
que llevo en las venas cosidas
con el hilo de mi memoria.
Rusia fra, Rusia blanca:
te quedaste engarzada en mi voz
y en mi piel
que fue blanca como tus nieves,
y caliente como tu samovar encendido...

********

Azul tengo en mi memoria,
jirones de infancia,
absurda y deforme entrega
de imgenes borrosas:
una a una-
Despierta! dice la maana,
y andando,
que llenen los vacos en tu estancia.
En el bus se aprietan los que duermen:
el sueo inacabado;
el hambre se pega en sus tripas
devorando las distancias.
Hay un diario que informa:
que todos los pobres, esperan-
que todos los mercenarios, matan-
que los de arriba y los de abajo:
se baan en charcos de sangre_
unos dejando sus blandas plumas;
otros- sus mantas rotas:
los miraron por las ventanas:
unas, tapizadas de fieltro y rejas-
otras, rotos sus vidrios- silbando vientos.
Afuera: una mujer lava un pantaln,
que l no usar otra vez...
como lo hiciera,
otra vez y otra vez...

*****

*****

Obligadas Sombras por Ambar

En un mosaico de espejismos tej una blonda de absurdos;
cual diamantes en sombras-desde mi ventana
amaneca en jirones de recuerdos
tomando formas en horas perdidas;
me recordaban que era verano
verano helado.
Sopor, dolor,
nublaban mi voz y acallaban mis ojos-
En obligadas sombras sell mi vida a la tuya-
en un jardn sin luces
buscaba el trbol de cuatro hojas;
en una senda perdida
cruzaba tambaleante la huella que no era:
vuelos y espasmos furtivos
se apegaban a mi conciencia
que luego despegaba como a una costra...
Suenan los cristales...
click clack, despierta! - me dicen:
y que nunca fuimos, y nunca seremos...

YERBA

yerba: sntoma inequvoco de lo eterno-
tardes violetas-azules,
paseos por el mar husmeando las olas,
ignorante obligado de pasiones ajenas.
Unas gaviotas solitarias interrogan al mar
concentrando su noche en un azar cadencioso.

Confrontando su pena con ese rbol
a cuyo nombre le deba un saludo-
aal donde izan los rboles
hay que rezar por la noche;
atormentndola a preguntas,
a las que ella responde
de silencio en silencio-
a un corazn sedante, que ya no est intacto

Y a la luna opalina
que noche a noche arruga y estira las olas,
volveremos ms tarde por tardas preguntas-
mientras, revientan en miles de verdes
los musgos: salen al paso
con sus respuestas.
Dejando atrs, jardines ataviados de flores:
un paseo al interior de s misma.
Sin saberlo, le abra se ventana
hacia esos otros obligados colores,
aromas y susurros,
de una infancia que calladamente
segua sus pasos de hombre;
y atravesando su memoria,
su memoria solapada,
tornaba toda pena en una desahogada distancia,
llevndose un dolor punzante,
cincelado de momento en momento-
para ir e morir en la tibia y murmurante arena,
dejando el aire- con soplos de viento fresco,
deseando, que nadie oyera,
porque no deca nada...
Bajo un cielo que ennegrece
cuando parten las golondrinas,
un murmullo amanece anidado
en un enorme palpitar sangrante
que es el corazn del hombre.

biografia:

Dora Goldemberg Fux: mis padres, cuyos padres fueron vctimas del Holocausto- llegan al asilo de Chile en los comienzos de la 2a Guerra- Unica hija nacida en este pas--curso la secundaria y luego recibo el ttulo de profesora de ingls en la Universidad de Chile.
Asisto a talleres de escritura en Chile y en Inglaterra y publico poemas- relatos cortos y artculos varios en Chile y en el extranjero.
Empuar la pluma es lo que nos interesa a los que estamos y somos en el mundo.

doragold@yahoo.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s