s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Rosario Bustos Cruz
Nacionalidad:
España
E-mail:
Biografia
NO PESAR EL CIELO

No habr patria ni das de sol para tu muerte,
slo el constante repetir lo que se daba,
no podrs ya sentir que la vida es un poco tuya
hasta el exacto lmite que fijaban los dueos de tus horas.

La maana se volver a abrir con frescura y agua nueva,
la tarde seguir siendo el olor a gastado
que tienen los zapatos o la piel
y la noche abrir su libertad codicional de trenes y de vasos.

Sers el recuerdo cada vez ms tibio de ti mismo
y crecer en las que fueron tus palabras el verdn del silencio.
Porque eso que compartas breve y levemente no se acaba.
Pasa que ests de ms, que ests de paso:

donde los dueos de las horas te alimentaban,
donde firmaste con tu presencia los actos cotidianos,
donde fijabas los cinco sentidos que pudieron ser
otra cosa que el juguete de tu destino.

Otro se alimentar multiplicando familias,
otro har el amor y no pesar el cielo,
otros forzarn la puerta de la hera de tus dueos
y volvers, impersonal y nico, en las gargantas y manos
y lo que se pueda tener a violentar esta vida aunque no ests.

ACTO DE AMOR

Desnudemos al alba los sentidos,
lentamente espoleemos trabas y rmoras,
que el impaciente mpetu
nos enrosque en la vorgine de un amor vivido.

Que en cada pliegue de tu cuerpo
encuentre luna y estrellas fulgurantes,
djame convertirme en alfarero
de tu imagen hasta llegar al cielo.

Retazos de convulsin y un slo cuerpo,
unamos alma y materia para hacerlas una
anudando gemidos y extremidades
a un mismo comps, a un mismo ritmo.

Que mis ojos se conviertan
en focos de inspiracin al contemplarte,
que la belleza sea tu compaera y que al alba,
extenuados descansemos del deseo compartido.

CUANTAS VECES EN LA NOCHE

Cuando a veces en la noche
se me clava tu nombre
en el corazn,
en la mente y en el alma.

All donde no llegan
las sinrazones,
la desidia
ni el abandono.

Siento
que an vibra la luna
y que la primavera
an precede al verano.

Y que,
aunque el amor es efmero,
como la primavera
siempre vuelve.
O que quiz nunca se march
definitivamente.

Porque,
si todo acab?
por qu llegamos a renunciar
a tanta dicha?

Por qu las palabras,
que de repente
levantan tempestades,
provocan al final tanto silencio?

Qu amargo desconsuelo
provoca la distancia!

Hoy evoco
nuestras tardes tranquilas,
nuestras manos unidas,
miradas aliadas en pura sintona.

Qu puro aqul momento!
Qu magia lo envolva!
Y ahora, cuan difcil!
salvar la lejana.

Pensar que slo un gesto,
un paso bastara...
Pero que difcil
y que imposible
dar ese primer paso.

Hay tanta oscuridad
en el espacio, tantas noches
tan grandes y tan solas,
tanta congoja
y lgrimas contenidas.

Qu rencor sobrevino
para apagar tanto fuego?
Cuantas palabras vacas?
Se habr perdido todo?
No habr nuevas prdidas?

Hoy an no he olvidado
tus ojos ni tus manos,
ni tu boca,
ni ese gesto tan tuyo
que a m me enardeca.

An recuerdo tu aliento
en mi boca,
tu susurro de menta,
el beber de tus labios
la savia de la vida.

Pero ya no es,
no ser,
ya se ha perdido todo
menos esta agona
que el desamor provoca
en mi alma contrita.

biografia:
Rosario Bustos Cruz

Nacida en el ao 1958, en Mairena del Alcor.En el ao 1976 public su primer libro 'Horas Lentas'.
Autora de todos sus escritos que actualmente pueden leerse en su blog principal 'La Soledad Sonora'
http://sentimientospoesia.blogspot.com/

charobustos@hotmail.es

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s