s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Marta Juarez
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
Biografia
Elega a la Selva Tropical

Selva tropical, Diosa mistrica,
cintura florida, ecuatorial,
aroma virginal de la Amrica!
Salve ardiente patria del jaguar!
Hija colmenera de la luz,
los Dioses te han puesto en la tierra
tnica verde, terciopelo y tul
para ser pulmn del planeta
para que tocaras el tambor
de la Esperanza, la lluvia y el Sol.

Selva suntuosa, Diosa salvaje
olorosa de pumas en celo!
Colmenas de miel, dardo, curare,
cobijo natural de los pueblos.
Vuelo de brujo en fumatas de humo.
Coros de ranas, loros, cigarras.
Danza de plumas, canto y conjuro.
Rugir de len, de cataratas
pueblan Diosa tu alma, el conjunto
armonioso que forma tu cantata.

Selva de maravillas pletricas,
mil color te pintan mariposas.
Aladas serpientes mitolgicas,
Lemures, ardillas voladoras.
Cielos verdes, rboles sonoros.
Hombres de barro, recolectores.
Quetzal de los Aztecas tesoro.
Hadas. Duendes. Monos parladores.
Eres todo Diosa de puro oro,
Oxgeno del mundo, pulmones.

Selva, hoy yo no te quiero cantar,
quiero llorar un llanto profundo.
No quiero tu grandeza alabar!
Quiero gritar, que despierte el mundo
Para que Diosa Selva te salves,
por Ti, por la Humanidad. Amn.

Marta Jurez, 24 de Julio de 2010

Himno Toba

Soy Qomp, el Pueblo Toba,
hijo de Nowt, el Padre Monte.
Mi alimento es miel y doca,
Mi techo, la amiga noche.
El zorro me dio el secreto,
su astucia para la caza.
Los Cuatro Vientos su credo:
ser LIBRE como la garza.

Soy sal en los peladares.
Arena que lleva el viento.
Sombra en los matorrales.
Memoria de los Abuelos.
Respeto tengo a la Tierra,
es nuestra Madre sagrada,
la Duea de las corzuelas,
Seora de las aguadas.

En la batalla soy toro
encendida mi sangre toba.
Soy viento montando un potro,
furia, maln que galopa.
Soy silencioso gato onza,
cazando presas de amores,
alegre suri que goza
la prenda de sus favores.

Soy pueblo Toba. Soy Qomp,
de Taigoyic soy descendiente,
feroz guerrero de Taank.
Para mi la Vida es el monte
lo mismo que el puercoespin
cuando lo acaben por dnde
Dios sabe habr de morir.

Elega a los Bosques
[en peligro de extincin]

Bosques, verde pulmn del planeta,
verdes ojos, verde cabellera,
verde pies de la alta Cordillera.
Selvas mojadas, montes sonoros,
hogar de los Tobas valerosos,
reino del Guaran belicoso.

Oh Bosques sobre tu reino verde
cae el hacha, el peligro latente,
tu rica diversidad que muere!
Montes saqueados, selvas quemadas,
tu maravilla es exterminada,
tu floresta musical callada.

Oh Bosques milenarios del chaco
que danzar vieron a los matacos
bajo la luna del Pilcomayo!
Nobles Bosques, pan de los Chorotes,
sostn, viva cultura de los montes
farmacia natural de los dioses!

Ciegos hombres de necia ambicin
rompen, destruyen tu corazn
llanura del pueblo cazador.
Bullicioso hogar del Chulup,
surtidor de miel, cuna del tapir,
de la iguana, boas y colibr.

Bosque abre tu boca de pavor,
suelta fuerte el grito de dolor,
y que escuche el orbe tu clamor!
Lanza el retumbo de tu aullido,
ronco gruido de animal herido
para no seguir siendo destruido!
Dos Ros Hermanos

Hacia el sol corren dos ros,
son Bermejo y Pilcomayo,
hermanos del mismo Dios
que bajan del cerro al llano.

Nace el Bermejo apunado
rebotando selva abajo.
Verde pintado de yungas
va cambiando a colorado.
Altas barrancas lo acunan,
bravo brama roja queja.
En l abreva la Luna
entre sus barbas bermejas.
Furia de toro le crece
el verano escandaloso,
enorme fuente de peces
ofrece fresco el otoo.

Baja el Pilcomayo manso
su cabellera de plata
y el sbado en el remanso
suea hijos bajo las ramas.
Cruza los montes de loros.
Pjaros alborotados
le ponen el rumbo loco
y el carcter alterado.
Jolgorio de los Dorados
le pintan las aguas de oro
cuando el sol ensangrentado
se duerme en los algarrobos.

As los ros hermanos
siguen destino de mar,
dando vida de sus manos
sus peces y su cantar.

biografia:
Marta Juarez

Tengo publicado un libro de poemas 'Corazn de Chaguar'. Naci en Tucumn, tal vez de all traje el dulzor de la caa de azcar que a veces vierten mis poemas o la soledad del Aconquija cuya niebla los empaa con su soledad. Pero no puedo decir que soy 'tucumana' porque fue Tartagal, ese pueblo-ciudad del norte de Salta el que me vio dar mis primeros pasos y mi primer beso en una placita de barrio. Fue su luna algarrobera la que me espi cuando borroneaba mi primer poema y cuando se me cayeron las primeras lgrimas por algn amor pasajero que por aquel entonces crea eterno.
La antropologa me eligi para que fuera su servidora porque yo jams me serv de ella para ganar un cntimo, y no le hecho la culpa de nada. Soy lo que hoy soy por ella. Estamos a mano, saldada deudas y servicios.
No puedo decir lo mismo de la Literatura porque en este caso yo me serv de ella para expresar lo ms profundo de mi ser, las oscuridades subterrneas que me habitan y que yo misma aun no descubro. Tambin la us para decir lo banal y lo casual. Estoy en deuda con ella, la us, me serv de sus recursos sin embargo no le devolv hasta hora ninguna obra publicada. Prometo y ustedes son testigos de mi promesa que pronto lo har.
Descubr la literatura en los poemas de Pablo Neruda, yo era un nia que viva en un pueblo muy humilde, mi escuela era hecha de tablas con baos de pozo y aulas donde aprendan tambin los ratones. En mi casa, mi madre estaba bastante ocupada con las olla y con lo que haba que poner en ella, as que no haba tiempo para la charla ni para los abrazos.
Haba abandonado a mi padre en Tucumn para correr tras el amor de alguien que habindole dicho que era su mujer nica del universo se le apareci el da de la huida con tres hijos cuya madre se los haba arrojado para que asumiera 'de prepo' una responsabilidad que nunca tuvo. En ese agregado de personas, de chicos que no saban porque ninguno tena el apellido del padre ni de madre alguna ni que eran unos de los otros, crec, junto a esas dos personas que un da huyeron de Tucumn y que permanecieron juntos hasta que la muerte los separ. En ese mbito de locos y horfandades encontrar aquello Poemas, fue para mi la salvacin.
En el hogar que crec no haba nada que se pareciera a una biblioteca ni siquiera lo haba en el barrio donde viva, por eso la escuela fue el mbito primero y nico de mi formacin. Por entonces la escuela pblica cumpla la finalidad constitucional.
Es cierto aun no tengo publicado mi primer libro de los cinco que tengo terminados. La resistencia est en mi, lo se, aunque no alcanzo aun a imaginar por qu. Pero tengo mis escritos, cuentos y poemas, mitos y notas periodsticas en diversas publicaciones grficas y en internet en numerosos sitios, en particular en el propio: www.nortedelbermejo.com.ar Digo algo en particular de mi trabajo con los aborgenes con cuyos pueblos convivo en Tartagal donde habitan siete etnias: wichis matacos, chorotes, chulupies, tobas, guaranies chiriguanos, arawac chans y Tapietes. Mi relacin con ellos fue por mi oficio de antroploga, pero trascendi la cuestin laboral para convertirse a veces en algo mas personal, a veces parecido a la amistad y otras en Amistad real. Fue all, desde ese lugar donde pude conocerlos, al compartir momentos por ejemplo a la orilla del Pilcomayo, ese Ro de los Pjaros que cruza el chaco salteo. All con el mechero blanco de la luna, nos remos con las picarda de Tokwaj, ese pillo que hace travesuras desordenando el mundo
que va creando Isi Nilataj, la Luz readora. All en esos espacios me adentr en su cultura y vi la riqueza milenaria que lo habita. Los visitantes extraos cuando llegan a una comunidad ven slo lo externo de su pobreza, que es cierto es real y muy dura, pero no alcanzan a sospechar la extraordinaria riqueza que ellos guardan.

editorial@nortedelbermejo.com.ar

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s