s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Georges Ren Weinstein Velsquez
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
Biografia

ETERNIDAD

Antes del poema...
estabas tú.

Después...
¡tu nombre cincelado!

De: Palabras al borde del Amor

NIÑO MINERO
[Muerte en el magma de Amagá]

Manos de niño que se agitan
en las minas, detrás de las pisadas,
y ahondan los oscuros socavones
en búsqueda del manto de carbón;
¡allí donde no alcanzan sus ojos a mirar!

Se guían por las voces de las lámparas
y a tientas, sus manos van buscando
entre el vientre violado de la tierra
lo abrupto de la roca, con sus dedos
apenas sensibles al fulgor de la mañana.

Tenue luz dibuja el golpe del martillo,
y las manos saturadas de equimosis
van vibrando al ritmo de los picos,
rebosantes de esperanza... y de codicia
mientras caen a pedazos los filones.

Niños mineros que en ignotos vericuetos
dejaron sus ingenuas ilusiones y la infancia,
en porciones de pieles y de sangre endurecida.
Niños mineros, ¡tiznados y escondidos!

Mortales emanaciones de grisú
son a veces cotidiana bienvenida a sus pulmones,
agobiados en túneles profundos y peñascos;
y si el no se acumula inadvertido,
puede una centella engendrar mil fogonazos
y el eco del adiós como recuerdo de un Big Bang.

¡Siempre noche!: bajo la luna o en las hondas galerías,
mientras les roba la vida la montaña que susurra
y al cuerpo y su sustancia los horada la oquedad.
Asoman ya curtidos, sin reclamos ni mañana:
¡ni siquiera una sonrisa aflora de sus labios!

Son las minas su sustento o su sepulcro,
destino cruento, remedio a las penurias,
evanescencia forzosa de su miedo,
olvido tenue que los habrá de perpetuar.
¡Qué triste paliativo final de la existencia.,
desgastada igual que las barrenas,
entre montañas abruptas que susurran.

Cuando sus cuerpos cansados, derruidos,
no posean ya la fuerza de las manos
para arrancar los obligados pedregones,
sólo quedarán intactos esos ojos mustios,
taciturnos, absortos mirando desde lejos...
la entrada al inhumano y ambiguo socavón.

De: Evolución de los Oficios

NOCTÍVAGA ARMONÍA

Vi, asombrado, repetirse
entre los lapsos de la noche
la gozosa plenitud de un beso.

Oh las sombras que se tejen
en las sombras de las noches,
las sombras que se unen
entre sábanas y almohadas.
Sombras ascendentes
flotando en pequeños universos
al ritmo dadivoso de su entrega.

Miradas que no alcanzan
a verse entre la noche,
y sin embargo, ¡sí se miran!;
ojos que refulgen entre sombras,
in crescendo, con la absoluta
inmensidad de un beso.

Qué no interrumpa el Sol
naciente en el oriente raso,
las almas que encontraron
su norte entre el calor de lunas.

Que si el día trae con su luz la vida,
de la noche en su silencio brota
el perfecto resplandor que surge
de la imborrable plenitud de un beso.

De: Palabras al borde del Amor

CERCA DEL OCASO

El mamut, guardián
de sus sueños imposibles,
vaga en la fronda de la tarde,
deshaciendo nostálgico el sendero
y atrasando la hora de partida.

No le tienta un futuro promisorio,
su suerte ha decidido el Holoceno,
y debe comenzar el viaje decisivo
apagando su sed de caminante.

Ya la memoria no le asiste,
sus pisadas ya se aquietan,
y no son sustancia renovable
los recuerdos que le animan.

No es tiempo de pensar nuevas hazañas,
a los campos los abrazan nuevos pastos,
y no es posible transmutar como desea
la caduca sustancia de los genes.

Momentos no le quedan,
su ruta esta trazada,
y el pálido naranja de la tarde
vierte gris en sus penumbras.

Es el sendero de una vía,
es inútil retornar con la mirada,
y la clepsidra le señala
total vacuidad en sus arenas.

El paquidermo esta indeciso
y no busca deslizarse por atajos,
escala el penoso acantilado
dándose valor al final de la jornada.

Viaja solo en la hondonada,
el cuerpo cargado de días y de noches,
la mente de dudas y mas dudas,
y no hay sosiego en su lento trashumar.

No lo guía un sol entre los riscos,
no hay ayuda esperando en lontananza,
y su lanuda presencia ya ha tomado
el color y el aspecto del amianto.

Es apenas fantasioso transeúnte
sospechando senderos que se cruzan
y viandantes extraviados en la ruta,
que habrán de mitigarle su destino.

En el panteón lleno de huesos,
¡legado de marfil para el humano!,
le rinde homenaje a sus ancestros
y sueña acariciándoles sus formas.

Quedó recogida su historia evolutiva
entre praderas liberadas de pelajes,
y el verde abandonado de existencias
estará invadiéndolo otra especie.

Cerca del ocaso amar la vida
con más intensidad que en otras épocas,
y luchar porque exultante todavía
quede sangre agitándose en el pecho.

Es de sabios presentir el plazo
como elefante que adivina su hora,
¡y si se duda comenzando el viaje!,
¿estará Ariadna a mitad del laberinto?

Ya no puede retenernos la mañana
llena de sol y de esperanzas plena,
ha llegado la brisa y sus vaivenes,
¡ya no es tiempo de nostalgias ni retorno!

Pausadas han de ser las huellas,
serena la eterna despedida,
¿y recuerdos?...
¡sólo vagarán recuerdos!

De: Cristales de existencia

biografia:
SEMBLANZA:
Georges René Weinstein Velásquez

Nacido en Medellín, Colombia, el 21 de mayo de 1944. Químico, Ingeniero, posgraduado en Ciencia de los Alimentos. Su vida ha sido un continuo trasegar por muchos campos: La academia y la docencia; la industria; la investigación [en productos naturales, polímeros, ciencia y tecnología de alimentos]; literatura técnica y científica. Finalmente, podría decirse que es: poeta, escritor y ¡soñador!

Escribe desde los diez años. Sus escritos abarcan varios géneros:
poesía, cuento, novela, ensayo, crónica, temas técnicos y científicos.
Sólo en el año 2006 comenzó a hacer pública su obra literaria artística.

Su temática es variada, y sobresale su predilección por temas humanos, ciertos, reales, substantivos.

Compagina en sus escritos, diversas facetas del devenir humano:
antropológica, sociológica, científica, ecológica y religiosa;
resumiéndolas en realidades cotidianas.

Ha sido jurado en concursos de cuento, y de poesía. Libros de poesía editados: Pisar sobre pisadas [2006]; Ojos que se acercan, manos que se alargan [2006]; ¡Si la paloma pudiera volar!, [nosotros Colombia]
[2007]. Seis libros de poesía inéditos.

georgesescritor@hotmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s