s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Emiliano Gonzalez
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
Biografia

Lapsos

Moverse:
deshacer la quietud
alcanza apenas con un leve reptar.
Los grandes pasos pueden tardar un poco
pero no importa el tiempo que tome.

Desperezarse:
abrir primero un ala.
Recordar, aunque duela empezar con un bostezo,
la sensación de la brisa entre las plumas,
en silencio.

Ojos abiertos:
el sol asomando
sobre todos los mares al mismo tiempo,
tu cara dando a luz la luz,
el placer del nacimiento.

Avanzando:
después de acompañar el primer envión
acompasado, uno, dos,
en marcha.

La fe en las manos, firme.
El futuro es una promesa cumplida.

-----

Verte

Verte es desesperarme en una multitud de vacío.
Es querer caminar con zapatos de flores,
extrañar un árbol o una hormiga.

Verte es morir en combate rodeado de amigos;
es jugar a las bolitas con un casco.

Sentirme invadido de dragones ausentes,
usar mi esternón de pararrayos.

Verte es mirarme temblar sin espejos,
sentir tu piel erizarse como si fuera mía.

Limpiarse las uñas con la punta de una lanza.
Desafiar a los indios a montar a caballo.

Verte es llorar por ausencias que nos hacen felices.

Es un gesto que rima con la risa del alma.
Una canción que cuenta que nos quisimos mucho,
un estribillo atrás que borra lo sentido.

Verte es saber que ya no soy el mismo,
y que ni la alegría ni la pena signifiquen su nombre.

Es una confusión de clarividencias azules.
Amasarme las venas con un vaso de vino.

Verte es escribir buscando errores,
y tirar manuscritos prolijamente absurdos.
Es golpear un tambor con un mástil de acero;
usar una bandera como un barco a vapor.

Escuchar un ladrido que proviene de adentro.

Verte es sentir en la espalda un puñal que no duele,
es saber que mis hombros ya no tocan el piso.
Es la mecha encendida de una bomba de nubes.

Verte es el hartazgo del mejor de mis vicios
y cavarle una tumba al peor de mis días.

Es llenar mis pulmones con jirafas que corren,
agregar mi cabeza a tu lista de precios,
y notar que hace horas siguen siendo las tres.

--

Hoy no escribo

Hoy no escribo.
No te culpo, ni lo hagas,
pero la distancia se llevó mi lápiz
y -acaso- mi fe.

Hoy no, escribo;
pero ya no se trata sólo de vos.
No es día para conjurar contra esta parte del planeta,
para jugar a los adolescentes;
sigo sabiendo de la ineficacia de las protestas
cuando todo está dicho.

Además, es hoy no;
es el momento,
como antes fue sentir que eras vos,
y nada más.

O [y no escribo]
creo más en eso
que en el frío de tu pulso,
que en la vanidad de tu sonrisa quieta.

Noche sobre noche escribo.
Hoy no, escribo;
hoy, que ya no estás,
no.

---

biografia:
Emiliano Gonzalez

Poeta mediocre y vago [con la mecánica del huevo y la gallina] Cultor de una efímera vocación de servicio; acreedor de pordioseros y escritor de puertas de baño. Más propenso a la vagancia vana que al ocio creativo

alejosalem@gmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s