s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Omar Villanueva Olmedo
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
chile.prociclista@gmail.com
Biografia

Omar Villanueva Olmedo
Ingeniero 
Licenciado Facultad de Ciencias Ecónomicas Universidad de Chile
Director OLIBAR Consultores Int`l
Ingeniero CI Nª 14.611
Académico Area Desarrollo Organizacional y Estrategia

Mi poética fue siempre oral-circunstancial y vinculada siempre a causas humanistas y civiles de las que no dejaba registro. A mis 56 años espero recopilar algo de esos tiempos.

Solo ahora he decidido dejar registro escrito de ellos.
Siempre pense que la poesía era para ser oida mas que leida.

En los años 1974-1977 estableci amistad poética y tuvimos y privilegiadas conversaciones con Don Nicanor Parra en nuestra Facultad donde el concurria a almorzar cuando trabajaba en el Centro de Estudios Humanisticos y cuando casi todos rehuian su cercanía y de los poetas en general. 

Mi busqueda una voz propia para cubrirse de irradiacion de los grandes.
Busco una poesia simple y vinculada y comprensible a la gente simple y sus vidas.
Creo que mi bigrafía -nunca la he escrito- está en mis poemas adjuntos.

Como hecho anecdotico puedo contar que a comienzo de la dictadura con mas ingenuidad que valentia formamos un taller literario de estudiantes siempre vigilado. No obstante en el año 1975 [o 76] si mal no recuerdo hicimos un Semana Nerudiana. A la primera jornada invite a Don Hugo Montes el único que acepto entre varios que buscamos para darle inicio. Al salon auditorio solo subieron 10 personas. Don Hugo llego y yo avergonzado le trataba de dar explicaciones pero el sabio me dijo:\'No se preocupe son los tiempos y yo entiendo\' nos hizo hacer un circulo y dió un conferencia brillante. Al dia viernes terminamos con un salon repleto [ciertamente un brigada de inteligencia tratando de identificar a estos osados escribientes o escribidores]. El mismo Nicanor se excuso de asistir, no asi Zurita no tan famoso como ahora.

Junto a Nicanor vi nacer su obra el Lococuerdo cuando buscaba una voz con la cual poder hablar en esos tiempos de afonía física y poética. Tambien descubrir su reverencia a la muerte: estos ultimos escopetazos hay que pegarlos bien pegados.Le respondi ¿Escopetazos o Eco-petazos? y el tomaba nota en sus cuadernos de cabro chico.

Que mas decir? Dirigo un Movimiento [poetico-real] a favor de las bicicletas con el cual a punta de escritura hemos ayudado a sacar adelante una Ley de la Bicicleta hoy en el parlamento. Para mi son acciones de arte poètica entre reales y lúdicas. Me cuesta separa los limites. Ver poema \'Trueco\'

Eso. Muchas gracias y espero ser rechazado y perderme el matrimonio. Ja Ja.

Un abrazo. Al fundador y a mis hermanos de letras y numeros poeticos.

poemas.maipu@gmail.com

 

L.- A José Luis Hernández
-homenaje al folklore de Maipú, a su Festival y al autor del Himno de Maipú-

Hoja blanca y simple
receptáculo de todas nuestra letras y signos
de amores y compromisos.

Hoja blanca que vuela llevada
por el viento desde el templo a
nuestro querido Mercado y Estadio Bueras.

Limpia hoja blanca
siempre en espera eterna de nuestros
silencios y gritos desesperados sobre el papel
hoja tranquila y paciente
recibiendo nuestras
palabras felices e irreverentes.

Hoja blanca de los primeros dibujos infantiles
hojita blanca a veces amarilla
que nos entregaba la profesora
para hacer nuestras primeras vocales y números.

Hoja para recibir las notas musicales
el Sol y los Re - los Fa y los Mi
hoja blanca siempre esperando por ti José Luis.

Hoja blanca para registrar
una simple llamada emocionada de la Sra. Albina
y el canto a la Dulce Gabriela.

Una hoja blanca para registrar voces
de una simple llamada a la radio
plasmada por siglos
en una simple hoja de cuaderno.

Pacífica hoja blanca llegada desde un árbol
que recorrió por miles de años
en milenaria semilla
para depositarse en las tierras maipucinas
simple hoja blanca como recuerdo
para ti José Luis.

Hoja blanca esperando
tu Himno de Maipú
y tus decenas de cantos.

Hoja blanca recibiendo las cuecas y los llantos
hoja blanca que recogió tu música mágica
hoja blanca extendida e inmácula
que esperó por tu músicas y canciones.

La hoja blanca simple
receptáculo de nuestra letras y signos
limpia hoja blanca siempre abierta
a nuestros corazones silencios y gritos.

Hoja de nuestros primeros dibujos infantiles
y nuestras primeras vocales y números
la hoja blanca siempre dispuesta
para una palabra
para un poema o una carta de amor.

Hoja blanca vírgen e inmácula
ni triste ni alegre siempre hoja neutra
una hoja blanca esperando
por tus canciones José Luis.

Hoja blanca ni triste ni alegre
simple e ignota
donde aprendiste a poner tu nombre
y donde alguna pusiste el mío
rodeado por un corazón
traspasaso por la flecha del amor.

Hoja blanca y paciente siempre en espera
cuantas veces terminas por ahí arrugada
ni siquiera te reciclan
para otros escribientes.

Hoja blanca pasan los años y te encuentro
escondida de pronto entre mis libros y cuadernos
hoja por ti ha pasado el tiempo y los vientos
los cantos y las tristezas
las músicas y las palabras
y las bellas letras creadas por ti
Hernandez José Luis.
Publicado por Poemas Maipú en 09:45
sábado 26 de diciembre de 2009
I.- Maipú ori-genes
-a los patriotas y pueblos originarios-

Maipú histórico de Lo Espejo
de gloria y de valientes
de la muerte joven de la bala en el pecho
del bayonetazo en pleno rostro
de las heridas múltiples de la metralla
del héroe de sueños
en los llanos y lomas de Maipú

Maipú de los libertos y los abrazos
de los patriotas e ideales
Maipú de las almas ciudadanas libertarias de la patria
y de los pueblos originarios de esta mapu-tierra.

Maipú túnel verde de “Los Pajaritos”
de la niebla espesa y de la fresca arboleda
Maipú de los humedales y canales
Maipú del mapuche libre de esas tierras
de los volantines a campo traviesa
en los cerros, prados y cerrillos.

Maipú de los monumentos y los viejos cañones
Maipú construido a punta de cariño guerrero
Maipú del 1800 y el recuerdo
Maipú del 1900 recientemente ido.
Publicado por Poemas Maipú en 07:29
II.- Maipú del abandono
-a los [i]responsables-

Maipú de las penas y el despojo
de las rayas y el pintarrajeo estúpido
a las paredes y monumentos
de las manchas sin estética ni contenidos.

Maipú de los viejos muros rotos
de los autos sobre las veredas
afeando “La Plaza de Funcionario”
interrumpiendo el paso del anciano transeúnte
a su histórico mercado.

Maipú frío construido a punta de proyectos
inconsultos y sin alma
Maipú reciente del desarte y antiestética
de la mirada corta y el hurto burdo
del robo absurdo a los adelantos
del asalto impune al vecino
del dolor, la muerte, de la violencia sin causa
y el asalto sin sentido.

Maipú de la indolencia
del árbol de los patriotas acosado
por el consumo incontinente e indolente
en un Mac Donald
Maipú de la desidia y el olvido.

Un Maipú que duele y hiere
Maipú de fealdades, suciedad y putrefactos
Maipú del descuido
de la infinita falta leve
de la falta de progresos
de la ramplonería y la chatura esclava
y del mal gusto empedernido.

Maipú de la premura y lo inmediato
de la ciclovía vulgar, inconclusa y payasesca
Maipú del absurdo el bullicio y el estropicio
de la pena y la contaminación triste.

Maipú del: “¿Y qué le vamos hacer?”,
del ¡No depende de mí!
del ¡Vaya a otra oficina!

Maipú del olvido a nuestros viejos y sus recuerdos.
Maipú del olvido al héroe anónimo del presente
del que no se responsabiliza
del empujón a la abuela que camina tranquila
sin estridencias por Chacabuco
Maipú de la vista perdida para no dar asiento
a la mujer embarazada
Maipú del maltrato a las plazas, jardines y veredas
del bocinazo estridente y del “a mí que me importa”.

Maipú del mal comercio el desborde y el caos
interrumpiendo el paso del caminante
Maipú del garabato y el alcohol en las calles y esquinas
Maipú curado drogado y violento
en buses que nadie controla.

Maipú del “no es mi problema”
de la música a todo volumen
sin importar el vecino que descansa
de la patente municipal que autoriza el desparpajo
por recaudar unos cuantos pesos.

Maipú de una autoridad que no ama su histórico pasado
autoridad que quiere vender los estadios, piscinas y el agua
que con esmero nos dieron los alcaldes fundadores.

Maipú del aviso publicitario ilegítimo en plena avenida
Maipú de los postes saturados de cables cual letrinas ópticas
Maipú que construye caminos
y deja inconclusos los ascensores que llevan al mirador del templo.

III.- Maipú de la esperanza
-a mis hijas y a sus hijos y a los tuyos-

Pero ahí, en la frontera donde el hipotálamo
pierde su nombre está esperando
el Maipú del futuro
el Maipú de la nueva esperanza
de los nuevos ideales
del atreverse a mejorarlo todo.

Ahí está esperando el Maipú de la resistencia estoica
y del reclamo del alma y que no calla
ahí esta esperando el otro Maipú
del respeto por la niñez y la anciana
el Maipú que del joven que pinta y “musíca” la vida de su comuna
el Maipú del joven que nos se droga
el Maipú que hace parte del deporte y compite emocionado
por el honor de su municipio y su medalla.

Ahí está esperando
el Maipú silente de nuestros músicos y poetas
de nuestras mamas Ichas e historiadores
de nuestros Zamoranos y nuestros artistas
el Maipú del ciudadano educado y respetuoso
de la autoridad y el funcionario antiguo.

Ahí está esperando el Maipú
que revive el espíritu de los viejos alcaldes fundadores
de esos viejos en terreno Sábado, Lunes y Domingo
de esos alcaldes plantando personalmente un árbol
revisando el aseo de las calles, pintando
y cuidando el pueblo como su casa grande.

Ahí, nos espera el Maipú nuevo de los reideales
de los neomapus el Maipú del renacimiento
de los nuevo suspiros de los ojos transparentes
de la ilusión y la bandera maipuciana
que no se rinde frente a la componenda y el acomodo.

El Maipú que no renuncia y se siente dueño
de sus espacios y propuestas simples y económicas
el Maipú que da la batalla con sentimiento pese a las bajas
que en los momentos de dudas pone su vista en el templo
cuando surge el fantasma del desánimo y la derrota
frente a la indolencia funcionaria y empresaria.

Ahí está la esperanza del Maipú que vuelve a la carga
como la caballería de Bueras en un canto y un poema
el Maipú que replanta de nuevo la semilla de justicia libertaria
que defiende el corte de sus arboledas ciudadanas.

El Maipú que pelea por un nombre digno para sus estaciones de Metro
ahí esta el Maipú Esperanza que da la pelea por:
el ambiente como el Centro ambiental El Ceibo
o por su música como Los Maipucitos y Tierra Chilena
o la fundación de discapacitados del padre Aldo.

Un Maipú que mantiene la ilusión de creer que la utopía es posible
que volveremos a tener un pueblo verde,
de buses verdes
de trenes verdes
de alma verde,
de veredas con prados
de plazas bien cuidadas,
de grandes espacios verdes...

Ahí está esperando por nosotros
el Maipú de los nuevos suspiros
el Maipú del renacimiento y del restauro
el Maipú de los poetas y los sueños del ave fénix
del porvenir, de la inteligencia y el sentimiento positivo
de la educación y los buenos modales
de todo lo que espera el sentir maipucino.

Ahí esta esperando el Maipú que saluda cada mañana
al vecino y al chofer de micro
el Maipú del hombre bueno
del sueño concreto y el respeto
del joven y al joven
el Maipú de las Danka-deneb-pam-dena
de los Mathias y las Javieras
Maipú del respeto del viejo y al viejo
el Maipú de Don Mario y Doña Iris Olmedo
el Maipú de Doña Irma y Don Jorge.

Maipu de antiguos maipuvecinos fundadores
fundidos con nuevos residentes
que llegaron buscando una mejor vida en estas tierras.

Ahí está y espera por nosotros
el Maipú del buen vecino solidario y caritativo
el Maipú del recupero y de la mesura
el Maipú del reconcilio con el medio ambiente
del espacio público bien cuidados
de la preocupación por los detalles

Ahí está y espera por nosotros
el Maipú de la finura y el trato amable
y de autoridades que no se quedan
en buenas intenciones y búsquedas de votos
el Maipú que transforma sus propuestas
en pasiones y obsesiones por la casa grande
y la Maipúmuna.

Desde la distancia en lo alto
en las noches de bruma
en el mirador del templo,
un joven patriota observa y espera
el fin de la indolencia
espera que se cumpla la promesa inconclusa
que hicieron sus compañeros los padres de la patria.

¿Qué diría hoy el Director Supremo
si de nuevo cabalgara acompañado
de sus heroicos infantes por los campos de la batalla?

¿Qué diría hoy si ellos quisieran descansar su espíritu
bajo su árbol predilecto frente a la Plaza Mayor?

IV.- El adiós de las viejas arboledas de Maipú
-a los jardineros y amantes de los árboles-

Yo soy un vieja árbola de Maipú
vivo en la histórica Avenida 5 de Abril
junto a mi arbácea familia.
Si, vivo justo ahí, donde Ud. está pensando
a la entrada del antiguo parque
frente al edificio de los ediles
de cara al histórico Templo de la Carmelita,
por donde pasó el Santo Papa,
al ladito de la Plaza Mayor,
cerca de donde hace dos siglos
descansaron los padres de la patria.
Como vieja árbola les escribo
a nombre de todos mis árboles parientes
y les cuento algo de nuestras vidas:
cada día muy temprano
unos señores en bicicleta
llegan de temprano a darnos agua fresca agua
a ver como hemos amanecido
a revisar pañales de retoños recién plantados,
por cierto no faltan los maldadosos
que nos quiebran o arrancan nuestras ramas.

Los jardineros y jardineras nos curan
nos podan, nos limpian las basuras
nos sacan algunas pestecillas
nos hablan con cariño,
así crecemos y crecemos
hasta llegar a ser tan inmensos
como hoy nos vemos.

Hoy les escribo a nombre de las viejas arboledas
para despedirnos
en la próxima primavera de la patria
ya no estaremos con nuestras verdes hojas y flores,
ya no veremos pasar el Cuasimodo
ni a los niños tomando helados de la mano de sus padres y nanas,
no veremos a las niñas jugando
a las muñecas con sus coches y hadas
no veremos a los corredores incansables
ni a los abuelos cuidando sus nietos.

Ya no veremos al niño que aprende a andar en triciclo
ya no los veremos, ya no nos verán,
ya no estaremos el próximo verano
dando sombra y frescor al habitante de la comuna
con nuestras grandes hojas y verdes ramas.

En pocos días más, quizás en horas,
llegarán sierras y hachas a cortar
nuestras viejas piernas y venas,
veremos caer indefensos
a nuestros retoños arbustos
a nuestros hermanos leñosos
a nuestros amigos verdes
bajo la furia del retrogreso y los motores.

Soy una vieja árbola madre
esa que todavía puedes ver
a la entrada del parque 5 de Abril,
donde un león indignado
quizás también dejará de rugir.

Somos arboledas viejas preguntándonos:
¿Por qué no se respeta hoy el árbol, bajo cuya sombra abrileña
descansaron los padres de la patria?
¿Por qué ese árbol histórico ha dejado de vivir dignamente?
¿Por qué ahora sus ramas se acorralan
bajo los muros de un Mc Donald?

¿Por qué cortaron los árboles nativos
y huyeron las aves del tranque Estadio Bueras?
¿Será que las arboledas no somos violentas ni aptas
para estos tiempos post modernos?
¿Por qué acaban con nuestras verdes vidas si la pena de muerte ya está abolida?

Los viejos árboles y árbolas conversamos en estas últimas
noches de capilla previa a la muerte que nos espera:

¡Maipú ya no es el de antes!
¡Ya no nos quieren!
¡Ya no tenemos vecinos ni amigos que nos protejan!

¿No hay concejales, ni ecologistas, ni partidos, ni alcaldes,
ni iglesia, ni comisión de ambiente ni de derechos de los árboles que nos defienda?
¿Qué no hay nadie en Maipú que se atreva a luchar por nuestras vidas?

Soy una vieja árbola maipucina,
y me dicen los vientos que en la Avenida de Los Pajaritos:
[del molino al oriente],
pronto botarán árboles y jardines
para plantar mas cemento,
fin a la naturaleza que cuidaron con esmero
vecinos y jardineros en bicicletas
pronto caerán los árboles viejos y nuevos
arrasados por el incendio de la indolencia

Maipú creció y cambió
se llenó de autos y tranvías
desaparecieron los caballos
se arrinconaron las bicicletas
se alejaron los caminantes y también los sueños,
que antes veíamos desde muestras ramas
de los paseantes y pedaleantes alegres.
Sabemos que las auto-ridades deben hacer su Transantiago
que deben despejarlo todo en forma urgente
que deben dar mas velocidad al tráfico,
que deben hacer sus paraderos de buses
¡Justo ahí, en los jardines donde hoy vivimos!
que todo debe ser rápido y sin preguntarle a nadie
para evitar reclamos.

¿Qué importa que que los habitantes mueran bajo el sol del próximo verano?
¿Qué importa seguir destruyendo la capa de ozono y matando cisnes
¿Que importa si deben seguir llenando de cemento las viejas plazas, jardines y parques?

¡Es el retrogreso inminente!

¡Están tan apurados que cual personajes del Principito
... llegarán adelantados a su propio entierro!
Cortando las antiguas arboledas
cortarán la historia de \'Maipú la vieja\'.
seguirán alterando el clima y a nuestra gente,
seguirán sacando y sacando árboles
para dar más y más espacio al loco tránsito motorizado,
para dar más espacio a la muerte.

Nosotros los árboles y árbolas viejas tenemos buena memoria
guardamos en nuestros anillos por años y años la historia:

¿Se acuerdan maipucinos cuando les quisieron pasar una autopista por la Plaza Mayor?
¿Se acuerdan maipucinos cuando quisieron eliminar la piscina?
¿Se acuerdan cuando les cortaron árboles del parque
para construir un Titanic que se hunde frente al monumento

Dicen los fantasmas de Abril que:

“trae mala suerte no amar de verdad
y cortar a escondidas los árboles viejos”
como una vieja árbola madre me despido
de ti antiguo habitante maipucino
aplastado por la embriaguez de lo moderno
me despido de tus miles de hijos y nietos de tus nietos
que nunca mas verán brotar igual una frondosa primavera
con la vieja arboleda de 5 Abril
que nunca mas verán un túnel verde en Avenida de los Pajaritos
y quizás perderán el parque de los Alcaldes.

Me despido de los niños
que ya no podrán jugar en los prados,
bajo sombras veraniegas,
es hora de irnos a escuchar los últimos trinos de la tarde,
pronto seremos aserrín, solo recuerdos y leña.

Adiós vecinos hicimos lo que pudimos
por tu aire, tu sombra y tu medio ambiente.
quedarán las alegrías y las añoranzas
de quienes nos disfrutaron por décadas,
de quienes se fotografiaron
y pololearon románticos bajo las sombras de nuestra amplia arbolada,
de quienes en el silencio cómplice de la noche
se dijeron por primera vez: te amo
¡Hasta nunca mas, se despiden tristemente
los viejos árboles, árbolas y arboledas de Maipú la vieja!


 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s