s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Gustavo Martinez Garino
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
Biografia

Principio y fin

La mañana transcurrió en el verde
Madrugada, y se había perdido
en el rocío del alba.
La tarde con sus finos cristales de
incandescencia, la había conquistado
para quedarse en su lugar.
Se había divertido demasiado,
corrió y saltó hasta el cansancio.
Recostada en el llano, contempló
los rayos del sol, que se repetían
en cada horizonte.
El ocaso entró en la tarde,
por un hilo huérfano de luz. Con
una de sus manos, pintaba inquietos
matices, el exceso del color verde,
se transformó en vegetación, los
rayos del sol, eran una imitación
del color amarillo.
El viento con su escala cromática,
callaba al silencio, se dispersaban
sílabas sin palabras, para no distraer
a los colores. Las nubes cabalgando
se fueron para darle lugar al azul.
El espacio quedó abierto había
que pintar el cielo.
Era la primavera que insistía con
sus notas verdes; los pastizales
estaban desnudos, el rojo, el negro
y el azul, corrían por la llanura.
¡Pero hubo un momento en el que todos miraban asombrados! El cielo,
el ocaso, el viento, los pastizales y
el caldén que había sido pintado por
el amarillo, el verde y el negro;
miraban al cadáver mutilado, desteñido por el tiempo, que yacía implorando en la sombra del silencio.
El ocaso con la otra mano borró
todo lo que había hecho. El viento
iba y venía, estaba perdido entre
las páginas del llano, se metía en los
corredores crepusculares del cráneo,
salía expulsado por los gritos del silencio y, azotaba en las paredes de la tarde.
El ocaso volvió a insistir con su tercera mano y, de las cenizas brotaron mariposas, arco iris que unían la tierra con el cielo.
Era la nada en medio del todo. Era el fin en medio de la creación. Era la
muerte en medio de la vida.

El amor viajaba

El amor viajaba por el aire
a solas y sin prisas, él sabía
que no era sustantivo, adjetivo y,
que tampoco era palabra.
El era algo más que el fluido del
pensamiento, era verbo hecho
carne en el cuerpo, y espíritu en el alma.
Era la melodía de alguna cuerda de
garganta, que se dispersaba por el aire, acompañada por el trino de los pájaros, mezclados entre las plantas. Era mar en las llanuras, olas de arena en las lomadas, espuma de jarilla y chilca, que mece el viento con su mano cálida, y en la rama
del sauce un zorzal que canta.
Era flor de girasol de pétalos elocuentes, buscando el claro rayo de agua; sonrisas de niños dibujadas en los espejos y en las almohadas, adolescencias de gaviotas que volaban, cortejos de parejas, y vejez del silencio en la mirada.
El era luz dorada en el otoño, posada en los brazos de los árboles, monotonía de música silenciosa de la tierra, cubierta con sus sábanas
blancas, era la mano verde que
pintaba el capullo nuevo, y perfumaba jardines y colinas en los días lilas, era el sello reluciente de la clorofila en las tardes transparentes.
El era el azul del cielo, y el azul del agua, era todo lo que estaba y lo que no.El odio inadvertidamente se alejaba, cuando el presentimiento de los colores del amor, rondaban por el aire. El estaba ahí, ante la mirada de todos y de algunos, del que quería verlo y el que no; de los ojos traslúcidos y los opacos. El viento lo llevaba a donde el quería, se hacía figuración en las esquinas, templo en las miradas, veredas en los pies, albores en las mañanas, ocaso en el crepúsculo de las tardes largas, y ceniza en las melodías de las remembranzas.

Bañas las paredes de la tierra

Entras como una balsa
en las heridas del saber,
y tu clara agua de río
manso, baña las paredes
de la tierra, enjuaga mi
barro, arcilla de laderas.
Tus ojos abrazan las
lágrimas del pesar, siembras
hechizos de grandezas.
Tu caudal de rocío inagotable,
refresca la nocturnidad
de los caminos, apaciguas
las llamas del fuego, y
el vendaval de los místicos
impíos.
Esa caja acústica donde
guardas secretos para siempre,
soledad viviente que habita el
corazón, y me inclino piedad,
sombra clara ante tus pies,
te pienso y te rezo. Luz de
mi oscuridad, creadora de
guerreros, melodías del alma;
tus pensamientos guardianes
de mi cielo.
Navegas en las turbulencias
de laberintos pétreos del océano;
mar desconocido en tu extenso lecho,
traes remembranzas de lejanos
horizontes, y las haces bailar
como a una marioneta marcando
tu compás. Despiertas al viento
y el tiempo se queda para verme,
se ha detenido un pájaro en el aire, y
la soledad con él, las piedras
lloran sangre, abatidas por una mustia
lluvia que regresa. Se degrada la espera o no la encuentras, un día se va
tu brisa y dejas al árbol desnudo
bajo torbellinos de tormentas, que
no cesan nunca, sólo el viento
del sudeste marca el ritmo que
conocí en un lejano mundo,
alimentado otra vez por la luz
que no conozco, mientras espero
que regreses.

Bajo el cielo

Habla frente al mar y deja caer una palabra.
El alba llega a la costa, con ella la mañana. Hay una noche y un día que faltan.
Golpean martillos allá arriba;
el cielo abre una ventana, arroja
paciencia, tranquilidad, y amor para
el alma; hermosuras que vuelven
del más allá, lutos que reflejan
los espejos, una rama, una poesía,
un día que pasa sobre un cuerpo detenido.
Llueve sobre el mar, llueve sobre la tierra,
llueve sobre el cuerpo, un agua espesa.
El viento pasa y la juventud se va
con él; un cuerpo cano sobre la tierra.
Mar por la mañana, mar de día, mar
por la tarde, mirada en movimiento,
las manos se abrazan, se hablan.
Una música muda pasa por el aire,
se para en su mirada, ruinas del pasado,
peñasco silencioso, nace del cuerpo y
nace de la sombra.
No hay vida, no hay muerte, hielo
ardiente ¡soledad que vierte!
Oye la palpitación del espacio, y una
sonrisa se dibuja en la constelación
de orión. Y le devuelve gemas que se
deslizan por sus mejillas.

BIOGRAFÍA:
Sergio Gustavo Martínez Garino


D.N.I Nº 23166965
Nacionalidad: Argentino
Domicilio: San Luis [capital].
Dirección: Barrio Viva San Luís Mna. Nº 348 – Casa Nº 14
Tel. 02652 449007 - Cel 02652 15725973

Nació en San Rafael, provincia de Mendoza, Argentina. Desde hace 16 años reside en la provincia de San Luís. En el año 2009 inició un taller literario en el Centro Cultural de Enseñanza libre BAS XXI [San Luís].
En el me de octubre de 2009, participó en el Certamen Internacional, del Centro de Escritores Nacionales [Córdoba Argentina], en el que fue finalista del concurso en género poesía, integrando la antología del 10º aniversario.
En el mes de diciembre de 2009, participó en el certamen del Centro de Escritores, de Creadores Argentinos, participando la antología del 10º aniversario [Albores y Ocasos] en el 2010 participó en el XI aniversario, primera convocatoria del C. E. de C. A. participando en la obra Cinco Sentidos, desde el año 2009 integra el Circulo de Escritores de Creadores Argentinos
Bs. As. En Agosto de 2010 obtuvo el primer premio, de la convocatoria Capítulos de Vida, premio de Escritor Nacional otorgado por el C. E. C. A. Escribe de corazón.

gustavomg_7@hotmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s