s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Gabriel Gmez Saavedra
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
Biografia

DESMONTE

Era la tensión partida como de lágrima.
Flecha flechando y flechada en la memoria de los sonidos primarios.
Era enramándose el salto.

Era una corzuela.

Cuando la topadora puja
va por la reversa de las nervaduras
y el seno sofocado de las savias
cae
alimentando el engendro de la desorbitada entraña
de los fuegos.

La soja ya puede abrir.

Que sea el polvo bajo los polvos y en los remolinos sean los vacíos. Y sea la espina
saludable
en la carencia
con sus ciegas lacradas y de pie.

Sea lo perdido.

Era una corzuela.

Gabriel Gómez Saavedra
Concepción - Tucumán


-----------------------------

POEMA DE AGOSTO

Colando las agallas
entre las rendijas del sol,
se apronta la danza de la mariposa
y su falda durmiendo a la tarde.

El lila del día camina ya su letargo iniciado.

El salto del cordón a la calle
y un pequeño dulce suicidio
sudándole a los dedos
me van entregando
la falsa liviandad de una brisa de cobre,
que al lamerme,
revuelve
la tierra en que asiento férreo mis raíces
y taja el espesor de mi secreto,

quitándomelo,
para derramarlo
como un sacudimiento de brasas
sobre el albino regazo
que ya insinúa tu pecho.

Así transito Agosto
o Agosto me llega así
[animal inestable
robándole encajes al corazón].

Ahora que el lila se pierde bajo el adoquín
y tras tu risa muerde un temblor:
apura niña el silencio
que al amor y a la muerte
los arrastran trancos largos
hacia el sueño susurrado
que cuelga
por el alma de una flor de lapacho.

Gabriel Gómez Saavedra
2005


-----------------------------

Entierro del carnaval

Creo que lo gastamos por el cuesta abajo de alguna calle.

Otra vez las espaldas
y estas uñas que retienen orfandad
cuando me hace sentir inconcluso
el boca arriba de los alcoholes.
. Pastorean cruelmente lejano
al hilante sangrado del joi joi. Entonces,
quedo convencido de cierta irrealidad.

Corvo, lo sólo le deja
la poca luz flameante de la albahaca;
de cuando la mujer
improlija
le atentaba la boca
con la irrecuperable cartografía del andar del río.

Miro atrás, y adelante es lo mismo.
Otra vez saboreando la harina del aire en descenso.
. Otra vez me llaman desde abajo
y debilitado reconozco con el oído
lo que resume el tiempo
por las raíces de los algarrobos.
. Ya me pesan los diablos de ferrito
desdibujándose en mi cara.

¿Por qué de nuevo me guarda la luna uterina de Amaicha
confundiéndome con una cría de las heladas?
. ¡Ay, pero estoy tan blando!

Los escalofríos irán acostumbrándose
a ese latido cerrado
sin tener que recordar que ahí lo puso el olvido.

Gabriel Gómez Saavedra
2009


----------------------------------------------------------

biografia:
Gabriel Gómez Saavedra


ggomezsaavedra@gmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s