s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Eduardo Hurtado Montalvo
Nacionalidad:
México
E-mail:
Biografia
rboles

Crecen hacia la lluvia, y en un impulso simultneo regulan su cada. De la tierra sensible toman el resudor copioso que han dejado escurrir. Muy de maana, entre las hojas danzan los ltimos resabios del chubasco.
Remontan por filones radicales la solucin acuosa destilada en quietud, y la resguardan, previsores, en las vejigas generosas que ellos mismos fabrican. Higos, manzanas, cocos.
Paralticos, se retuercen en busca de un avance, un gesto traslativo, un pasito delante. Y sin embargo, una velocidad anmala circula por su cuerpo como aceite de luz.
rboles: el plural se corrige a la vista de un roble singular: alguien viene a leer en los anillos de su cuerpo la cifra de una edad. Pero el tiempo del rbol es ms hondo. Sobre la piel inerte lleva inscrita una fecha, las huellas de un adis. ~

Mar

Las olas son la moda de los mares. Lo dems es antiguo, aunque los hombres le dispensen una mirada inaugural.
En nuestros das escpticos, los dioses se refugian en los lechos del mar. Las playas son su lmite, casi nunca infranqueable. Desde su oscuro, los dioses nos envan informes fragmentarios de alguna eternidad: leos difuntos, borbotones rojizos, conchas vacas.
Todo mar es ambiguo. Si lo vemos al sesgo, bajo un sol de verano, l rectifica el sueo de la muerte, nos concede una nota de quietud. Si una racha de insomnio nos aqueja, entonces se levanta turbulento, huye desde s mismo hacia otros mares, ondula, se lamenta ruidoso y fsico.
He aqu el mar: noches de alianza, rumorosas; tumbas abiertas de par en par. ~

Agua

Abajo, ms al fondo, en celo, recostada, existe el agua.
A fuerza de vivir absorto y cabizbajo, la escucho perfilar un recorrido contiguo a los zapatos. En el piso agrietado se dilata, densa y brillante, mudable y obstinada: charcos, hilitos en desliz hacia el drenaje.
La gravedad la imanta como un sueo vicioso. Y ella se estira, se contonea obscena, hace una pausa y se dispersa entre los poros minuciosos del polvo y el asfalto: vidriosa, incontenible, sustancia enamorada de un cielo negro.
La pesantez y el tumbo la reclaman y la muy loca delira, como animal en celo se vaca, elude los dictados de la forma.
Ama el sol, que la somete a una mudanza eterna, al ciclismo de ser. Y atrs de las paredes se refugia, se acoge a la indulgencia de la sombra, sigue los cauces que promueven su marcha vertical. Pero al girar el grifo vuelve a las andadas: se arroja, se disipa, huye de toda tesis, de la intil, fugaz definicin.

La Caja

Habito en una caja.
Es una caja negra.
En ella
me resguardo con todo
lo que tengo:
el aire, mi mujer, virutas
de los dioses,
huesitos de mis muertos.
Recndita, espaciosa,
contiene laberintos
y praderas
y un gato
en cuyos ojos conviven
el jardn
y la intemperie.
En el jardn
la rosa
imita el mundo
y la nada del mundo
en cada ptalo.

La mesa

Ya estaba ah, desde
la sombra de los tiempos,
a la sazn
rondosa y confinada:
cuerpo inculto, cosa
oscura del sueo.
Para instalar el mundo [infusiones, manjares],
el hombre
la volvi hacia el horizonte.
Bajo el soto tupido, el cuerpo
modelado
de la mesa.
Cae un rbol:
de cada hoja
una balsa
y las jornadas del exilio;
de cada rama
un cayado;
del tronco hendido
la mesa
y la orilla
de un mar.
Espontnea, cordial,
sus arquitectos
le amputaron la cola
y el hocico.
Se le puede malear,
colocarla de envs,
patas arriba: en
cualquier caso
preserva su lealtad
al suelo
y los guisados.
Ante la ingravidez
de las manzanas,
ella aporta materia
y sedimento,
el prodigio compacto.
Se asienta
y se sostiene, orgnica,
obsequiosa, con la televisin
a cuestas.
Es durable,
ni hablar,
pero no eterna:
se apaga un da
como la madre y los repollos,
como un astro difunto
que ya sin ser
chispea.

BIOGRAFA:
Eduardo Hurtado Montalvo
. Nace el 13 de octubre de 1950, en la Ciudad de Mxico. Es poeta, editor y ensayista. Estudi la carrera de Letras Hispnicas en la Universidad Nacional Autnoma de Mxico. Ha colaborado en diversas editoriales de poesa, entre las que destacan La Mquina de Escribir, Ediciones Toledo, Libros del Salmn y la coleccin Tristn Lecoq de Editorial Trilce. Particip en el Canal 11 de televisin cultural como Director de Medios. Ha sido Jefe de Produccin de la revista Vuelta, dirigida por el poeta Octavio Paz, y Editor en Jefe de La Jornada Semanal, suplemento de cultura del peridico La Jornada dirigido por Juan Villoro. Fue Asesor Cultural la Casa del Poeta Ramn Lpez Velarde, en donde coordin encuentros y festivales de poesa a nivel nacional e internacional. Ha impartido cursos y talleres literarios en universidades y casas de cultura de Baja California, Sonora, Jalisco, Nayarit, Sinaloa, Estado de Mxico, Durango, Nuevo Len, Hidalgo, Guanajuato, Coahuila, Guerrero, Oaxaca, Yucatn, Campeche y el Distrito Federal, como parte de sus compromisos con el Sistema Nacional de Creadores de Arte. Durante tres aos [2003-2006] fue tutor de poesa para el Programa de Jvenes Creadores, del Fonca.

Es autor de los siguientes libros de poesa: La gran trampa del tiempo [Injuve, 1973], Ludibrios y nostalgias [La Mquina de Escribir, 1978], Donde conversan los amigos [UNAM, 1982], Rastro del desmemoriado [Joan Bold i Climent, 1986], Ciudad sin puertas [Ediciones Toledo, 1991], Puntos de mira [CNCA, col. Prctica Mortal, 1997], Sol de nadie [UNAM, col. Poemas y Ensayos, 2001], Las diez mil cosas [Ediciones Era/CNCA, 2005, Premio Nacional de Poesa Carlos Pellicer], Bajo esta luz y aqu [antologa bilinge, francs-espaol, UNAM/Ecrites des Forges/ Aldus], Bagatelas [Editorial Juan Malasuerte, 2008]. El FCE publicar su libro de poesa ms reciente, Casi nada.
En 2004 la Editorial Aldus edit su libro de ensayos Este decir y no decir, realizado gracias a una beca del Sistema Nacional de Creadores de Arte. En 2006 apareci el libro Tres formas, en donde se incluye un largo ensayo sobre el Romance. La plaquette titulada Notas sobre poesa, tambin escrita con un apoyo del SNCA, aparecer prximamente en Trilce Ediciones.

Hizo la seleccin y escribi el prlogo de la antologa Ciudad escrita [ICCM/Casa del Poeta Ramn Lpez Velarde, 1998], que rene 35 poemas sobre la Ciudad de Mxico. Realiz la seleccin y el prlogo del libro Las playas que vienen, muestra antolgica del poeta Hugo Gutirrez Vega [UNAM, Ecrites de Forges]. En 2008 produjo para el FCE en Espaa Otromundo, antologa de Juan Gelman elaborada con motivo de la entrega del Premio Cervantes al poeta argentino. Este ao, Ediciones La Otra publica Todo poema est empezando, una reunin de poemas de Eduardo Lizalde, seleccin y prlogo de Eduardo Hurtado.

Forma parte de las siguientes antologas nacionales e internacionales: La sirena en el espejo, El tucn de Virginia, Mxico, 1989; Un camino de hallazgos, UABC, Mxico, 1992; Ruido de sueos [Noise of Dreams], Antologa bilinge de poetas mexicanos, El tucn de Virginia, 1994; Piedra de serpiente, CNCA, 1994; The tree is older than you are [A bilingual gathering of poems and stories from Mexico], Simon and Shuster, Nueva York, 1995; Connecting lines: New poetry of Mexico, Sarabanden Books/UNAM, 2006; Cent ans de littrature mexicaine, Editions de la diffrence/Conaculta/f,l,m,2007; Pulir huesos [veintitrs poetas de Latinoamrica, 1950-1965], Galaxia Gutenberg, 2008. Forma parte de la antologa de poetas mexicanos que Marco Antonio Campos ha preparado para la editorial espaola Visor.

Ha sido fundador y miembro del Consejo Editorial de las colecciones de poesa Los libros del Salmn, Ediciones Toledo y Tristn Lecoq [de Trilce Ediciones]. Ha formado parte del Consejo Editorial de las revistas Letras Libres, Peridico de Poesa y La otra.
Su poesa ha sido traducida al ingls, francs, alemn y rabe. En 2005 obtuvo el Premio Nacional de Poesa Carlos Pellicer por Las diez mil cosas [se anexa ejemplar]. Desde 1998 y durante casi tres aos public en un diario de circulacin nacional una columna de reflexiones en torno a la poesa: Lo dems son palabras. Ha impartido cursos, talleres y conferencias en Mxico y el extranjero. Es parte del Sistema Nacional de Creadores. En 2008, como parte de las actividades en torno a la entrega del Premio Cervantes a Juan Gelman, ofreci dos conferencias magistrales: en la Universidad de Alcal de Henares y en la Casa de Amrica, de Madrid. Junto con Jos Emilio Pacheco, Antonio Deltoro y Fabio Morbito, representa a Mxico en el Consejo Artstico de la Casa de los Poetas de Sevilla, Espaa.

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s