s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Marta Liliana Pimentel
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
martapimentel@hotmail.com
Biografia

AQUELLOS HOMBRES DE PINOS

[ Desde la ventana de mi casa. Desde casi un ideal sitio puedo ver el horizonte de pinos que tiene los sacerdotes, pintados cual una sombra larga bajo un cielo infinito].

¿Qué hablarán,
que antes no se hayan dicho,
aquellos hombres de negro,
aquellos hombres de pinos?

A veces, quedo así, quieta,
Rezando casi al unísono,
De verdes estrellas la noche,
De rojas copas el vino.

Los veo a los monjes eternos
Señal de cruz a los vivos,
Entre siluetas de los árboles,
Entre cuchillas, y cuchillos.

¿Qué hablarán esos monjes
que antes no se hayan dicho?

¿Será la Humanidad el problema?
Y a penas si es por capricho,
El rezo se lleva el viento,
Las flores viejas el camino.

¡Qué sola que anda el alma
Entre los verdes pinos!

¿Qué hablarán esos hombres
que antes no se hayan dicho?

Las cigarras rezan y rezan
Desde los verdes pinos.
De monjes está lleno el cielo
Vago, infinito.

La Tierra toda
De hombres verdes de pinos,
Espera llegue el tiempo
Para saber porqué el delirio.

Pues, pasan los dictadores.
Los demócratas. Los milicos.
Los reyes. Emperadores.
Los hipócritas. Los traidores.
Los de siempre: los mismos.

Pues, pasa la muchedumbre:
Los poetas, los pintores, los teatreros.
Los coimeros. Los ladrones.
Los de siempre: los mismos.

Pues, pasan los comunistas.
Los budistas. Los nazistas.
Los idealistas.
Los de siempre: los mismos.

¿Qué hablarán
que antes no se hayan dicho,
aquellos hombres de negro,
aquellos hombres de pinos?

.

HAY UNA MUJER EN MÍ

Hay una mujer en mí que me habla,
Aquella que dice del amor,
Aquella que encomienda al Universo,
todos los bienes.
Hay una mujer que me arranca lágrimas
De dolor, angustia, de desesperación
La misma que se va y no vuelve.
La que mis sueños no transita,
la que me desvela por las noches.
Hay una mujer en mí que me habla
Desde el más allá sobre el más acá
Y no asoma para verme, tan solo está
Sin que yo lo perciba, más allá de mi dolor:
porque en ella ya no es.
Debiera cerrar todas las ventanas y todas las puertas
Para que no entre, para que no me mire
Desde su mudez, en mi propia ausencia.
Sin embargo todas las ventanas se abren
Y todas las puertas me enseñan el prado
Donde reíamos juntas, y la soledad me invade
Desde mi pesar e impotencia.
No puedo contar las veces que he llorado por ella,
Cómo podría contar las lágrimas
Sin apenas escucho mi voz cuando la nombro
Y no puedo superar la angustia que me causa su ausencia.
Debía haber muerto con ella cuando dijo adiós,
Hay una parte en mí que es etérea, y no sé cómo nombrarla,
y ya no sé si Dios existe.

Ayer, descubrí que no hay nada MÁS ALLÁ,
y eso me pone triste.
¿Qué podría haber donde converge la Nada con el Desamor?
Los dioses que tenemos dentro,
se nos han ido.
¿Desde qué galaxia nos están mirando?
Hay una mujer en mí que está llorando,
y no sé qué hacer con ella.
¿Será que fue amor todo este tiempo que vivimos?
Hoy, hasta las plantas preguntan,
Las miradas lloran dentro de los cuadros.
Los rostros que encuentro a diario:
¿cómo pueden vivir sin amor?
¿Cuál es la receta?
¿A dónde va el sol detrás de su silueta?
Hay una mujer en mí que está llorando,
Y no sé qué hacer con ella.

b.

¿Cómo decirle al alma qué le está pasando
Cuando camina la ciudad desierta.
Mirando sin mirar los ojos,
de otras que caminan como ella?
Ay, afligida va
por razones que sustentaba la cabeza,
Mientras, el corazón se oprime,
nublando su naturaleza
Cómo decirle ¡despertad,
se ha mudado la tristeza!
Hay una mujer en mí que está llorando
Ya no sé qué hacer con ella.
¡Y parece que es eterna!

.

ARROPADA POR EL VIENTO

Mujer arropada por el viento
¿dónde estás?
¿duermes?

Vigilantes estrellas de los polos
Lanzadas por los aires,
¿dónde está?
¿duerme?

Tengo tu voz cargada de nostalgia.
Mujer arropada por el viento,
¿Por qué callas?

Soy espejo atravensando tu historia
Para penetrar tu olvido.
¿me has querido?

Estrujame hasta la marea nueva,
Arrastrando nacar hasta el agotamiento.

Abro los brazos para tu resurgimiento
Tan plena como el aire altivo.
¿no me sientes?

De una vida vengo a otra vida
Acompañando tu destino mi destino.
Mujer arropada por el viento
¿por qué callas?
¿has nacido?

.
.

Poeta entrerriana, cuatro libros publicados [poesìa, dramaturgia], ùltima obra para ser presentada en el Festival, EL VERTICE DE LAS COSAS, de ser posible. Tengo varias publicaciones dentro de fuera de mi paìs, como asi tambièn he asistido a numerosos eventos literarios nacionales e internacionales.

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s