s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Luis Alberto Ambroggio
Nacionalidad:
Estados Unidos
E-mail:
ambroggioluisalberto@gmail.com
Biografia

Luis Alberto Ambroggio

Cónsul de Poetas del Mundo - Washington D.C.

LUIS ALBERTO AMBROGGIO [Córdoba, Argentina 1945]. Combinó una carrera aeronáutica con la literatura. Miembro de la Academia Norteamericana de la Lengua Española y del PEN. Ciudadano de los EE.UU., donde reside desde 1967, es Director en Washington, DC. de la Academia Iberoamericana de Poesía e integrante de la American Academy of Poets y Prometeo de Madrid. Con premios y distinciones, diez poemarios publicados hasta la fecha contienen su poesía que abarca casi medio siglo de creación: Poemas de amor y vida [1987], Hombre del aire [1992], Oda ensimismada [1992], Poemas desterrados [1995], Los habitantes del poeta' [1997], Por si amanece: cantos de Guerra [1997], El testigo se desnuda [2002], Laberintos de Humo [2005], Los tres esposos de la noche [2005], La desnudez del asombro [2009], como la antología bilingüe Difficult Beauty [2009]. Algunos de sus poemas han sido traducidos además del inglés, al francés, portugués, italiano, turco, rumano, y forman parte de numerosas Antologías publicadas y virtuales, revistas, suplementos culturales y textos de Literatura como Pasajes, Bridges to Literature, Breaking down barriers, Keystone y Encuentros. La Academia Norteamericana de la Lengua Española ha publicado un libro sobre su obra poética El cuerpo y la letra [2008]. Sus ensayos e investigación se han especializado en los temas de bilingüismo e identidad, en la poesía de los Estados Unidos escrita en español y en la poética de grandes poetas como Rubén Darío, que le ha merecido su nombramiento como Miembro Honorario del Instituto y Patrimonio Cultural Rubén Darío, entre otros reconocimientos. Su obra poética ha sido seleccionada para los Archivos de Literatura Hispano-Americana de la Biblioteca del Congreso de los EE.UU.

 

EL TESTIGO SE DESNUDA

A Nela Rio

¿Para qué escribo?
Para crucificarme y resucitar luego como tierra húmeda e inocente.
Para ser el último y el primero.
Para detener de una vez el río en la mano y beber agua.
Para que quienes beban las gotas sepan que hay río.
Porque los colmillos hacen ruido de frío, piedra y furia
y porque las sombras de mis días y noches pierden todos los jeroglíficos.
Para que me entiendan y no me entiendan los que pasean en las calles
[con sombreros de todo tipo].
Para que quienes entiendan me inventen sin dolores de espalda.
Escribo para sembrar cenizas de colores en la soledad vasta
[y el gran silencio]
Y porque sin besar, beso, y sin morir, muero.
Y me escapo con las manos llenas de insomnios indignos
para transformar las noches en una luz feliz y el día en dos sueños rojos.
Escribo para repetirme hasta el olvido y recordarlo en cada verso
y porque así el principio y el fin se tornan inagotables.

2000.

EL PESO DE LOS CUERPOS.
'Al fondo de las tumbas
Al fondo de los mares
Al fondo del murmullo de los vientos'

Vicente Huidobro

La sentencia de un cuerpo
vence la apatía de los dioses.
Cuerpos dóciles ante la furia de las ondas.
Cuerpos aferrados al morir y resucitar
y ser luego luminosos.
Cuerpos que son árboles, que son mares,
que son tierra humedecida
que son clamor y ausencia,
que avanzan en el viento
y lloran y reclaman millones de veces
el camino de vuelta
porque nunca pierden la memoria.
Cuerpos-espíritus que se elevan
desafiando a la muerte
como una lumbre sin tregua.

¡Nosotros les damos a los cuerpos sus alas!

PREOCUPACIONES DE ÚLTIMO MOMENTO
Recordando a Nicanor Parra

No sé si tendré tiempo de despedirme de los gorriones.
No sé cuál de los versos será el heraldo de mis pestañas.
Tampoco sé si el color de mi corbata hará juego con la palidez.

Temo que mi silencio sea malinterpretado,
que se pudra ya del todo hasta mi duende
y las alas de mi polvo vuelen sin nombre.

No sé, por ejemplo, qué papeles dejarle al olvido
y si a mis vecinas las rocas les interese.

No puedo garantizar que supure dignidad,
mientras hable, mi epitafio terco.
Ilusamente lo compuse en una calle poco iluminada.

Al fin, la eternidad me poseerá desnudo...
Y a Marilyn también.



lambroggio02@cox.net

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s