s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Ivan Alfonso Osorio Guzman
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
Biografia
La lluvia sobre el mar

El resplandor intenso que el cielo mostraba se vio sbitamente envuelto en una gruesa masa de nubes de un oscuro color plomo.
La brisa marina, fresca y rebelde esa misma que peina sus cabellos, resaltando majestuosamente su soberbia belleza, y que le da la sublime apariencia de una gaviota libre en el viento, arrastr los negros nubarrones en una carrera desesperada, tornando el paisaje sombro, escondiendo al sol tras su sombra y derramando su negra figura sobre el cada vez ms turbio mar.
Rpidamente se acerc el aguacero y pronto descargo toda su furia sobre el lugar en el cual estamos. Entonces fue que sucedi.
Ella me atraves de lado a lado con esa embrujadora mirada que siempre me enamora y hablamos sin palabras. Como un par de chiquillos nos abalanzamos camino abajo hasta alcanzar la tibia y hmeda arena. Millones de acuosos diamantes nos golpeaban incesantes. El mar embravecido se cubra tras un velo de niebla y nos invitaba, ondulante, a refrescarnos en sus espumantes aguas.
Riendo traviesa, ella se desnud ante mis asombrados ojos, y se sumergi fugaz en las revueltas aguas. Emergi ms adelante y, mientras el agua corra torrentosa sobre su tersa piel canela delineando el contorno de su exquisita figura me invit a seguirla. Nuevamente se sumergi y yo la segu embelesado.

Y juntos disfrutamos del indomable poder de la mar brava, de la fresca caricia de la brisa y del embriagador sentimiento del amor, envueltos en las redes que con nosotros form el salvaje embrujo de la lluvia sobre el mar.

El camalen

Sola transmutarme en cualquier cosa, porque para eso son los camaleones. Tierra spera, seca o hmeda y fertilizada. Aire. Agua. Hielo. Gato. Lagartija. Sapo o paloma. Siempre estaba cambiando. Por eso llevaba conmigo diferentes pasaportes. El mismo nombre y fecha de nacimiento. Pero diferentes rostros.
Viva de hacerme cosas. Y en los pases que visitaba causaba siempre una gran impresin. Los nios deliraban. Gritaban de entusiasmo. Las mujeres se desmayaban. Las ancianas se santiguaban y palidecan. Los hombres se divertan. Los cientficos se asombraban, hacan anotaciones constantes y dibujaban diagramas y frmulas abstractas que no comprenda. Y hasta [a veces] lo que ms me agradaba aparecan crnicas en los peridicos, adulando mi arte efmero. Pero los escpticos abundaban. Gente incrdula, de esa que cuando entra en la tolda y ve la transformacin empieza a murmurar; a poner malos ojos, a quejarse por el dinero que invirtieron y a buscar con miradas inquisitivas todo tipo de espejos, cuerdas, poleas o cualquier artefacto que indicara la esencia del truco.
Un amigo llamado Octavio sola ayudarme. Viajaba conmigo. Mantena alejados a los curiosos. Evitaba que los necios me tomaran fotos y que los empingorotados se acercaran para tocarme. Venda los boletos de entrada y llevaba la contabilidad. Slo l conoca con exactitud cunto dinero habamos ganado. Empacaba y desempacaba la tolda cada vez que nos mudbamos de feria. A cambio le ense algunos trucos interesantes para que algn da y por iniciativa propia pudiera montar su espectculo.

Era un buen alumno. Sin embargo, a veces se descuidaba. Le agradaba ostentar de lo que saba. As es. Y as era. Hasta la noche en que me desatendi.
Siendo yo hierba fresca. Alta y hermosa. Un impertinente se acerc a m sin que l lo notara. Cruz el cerco de seguridad y con sus manotas gruesas y grotescas, arranc un puado de hierbas. Muy tarde Octavio lo sac a empujones. Muy tarde lo avent tolda afuera, reventndole la cara contra el pavimento.
Me sacud y dobl entero, como un mar de espigas golpeado por un huracn.
Nuevamente me hice hombre. Adolorido. Gritando.
Los que estuvieron presentes comprobaron que no haba poleas, ni espejos, ni trucos baratos. Y la hierba en las manos de aquel desgraciado se transform tambin en parte ma, pues me haba arrancado los ojos.
Octavio, ahora es mi bastn.

Un minuto

Fue en una casa negra, oscura, de ventanas desvencijadas, de madera podrida, de miserables tinas, con mujeres que se multiplicaban en ojos, narices, piernas, sexos, quietos y mansos, que esperaban temerosos la mltiple entrega.
Fue en una noche larga, sinuosamente larga. Una noche en la que caban todos los hombres y todas las penas, como en aquellos sexos caban todas las vidas presentidas, los hombres y mujeres que nacan y moran en un breve estertor.
Brigitte naci en un minuto infinitamente largo, en esa calle pagada, llena de ruidos apagados, en un suave y pequeo sexo. Vibrantes a travs de la pared de sangre, carne y hueso, le llegaron las voces -extraas y nunca odas- pero que estaba predestinada a aprender. 'No te pagar nada. He perdido el tiempo contigo'. Con arrogancia se despeda el ltimo cliente.
Aquello que gritaba se fue. Slo quedaron ayes, gritos, recriminaciones... y el llanto de un nio.
Brigitte quiso ver el exterior. Vio un cuarto desvencijado y roto. Oscuro. Inmensamente oscuro. Lo vio con los ojos que an no tena, con los ojos que habran de venir. Ese algo donde estaba se puso en movimiento. Sinti de golpe que se mareaba, que daba vueltas en el espeso lquido. 'Eso' comenz a andar, a moverse, a desplazarse...
Poco a poco fue oyendo otras cosas, con los odos que an no tena..., con los odos que habran de venir. Oy los ladridos de los perros, el rodar de las tinajas..., las voces: unas altas, otras bajas, unas suaves, otras duras: ninguna dulce, todas amargas.-Cuntos llevas esta noche? -Uno nada ms y t?-Ya llevo cuatro.

No puedo con el cuerpo. Me han tocado los ms salvajes.-Yo ya no siento nada -dice otra voz. Estoy como adormecida. El silencio se adue de las voces. Brigitte sinti una voz diferente, ms grave.- Cunto? cuatro mil pesos. Una pausa. Y 'eso' donde estaba, comenz a moverse nuevamente.
Ella no tena por qu comprender. Pero comprendi, de golpe supo todo lo que haba afuera. En un minuto vivi muchos aos. Y decidi morirse. Brigitte slo vivi un minuto.

biografia:
Ivan Alfonso Osorio Guzman

Barranquilla[Colombia]
admon. de Empresas
Lic. lengua Castellana
semillero de investigacion Masqueletras Udea.Colombia

jeremias80000@hotmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s