s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Victor Hugo Gajardo Olivares
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
Biografia

CALIOPE, LA MUSA DE LA POESÍA ÉPICA

Zeus rebanó los templos
constelados de miles estrellas fugases.
La más alta de los vestidores
el acontecer de los mares tormentosos.
Allá
donde el fuego jugó con el sudor
despertando la pasión de los fulgores
se disiparon los ríos y los manantiales.
Ese ritmo que besó la luz del arrebato
ese mismo lucero acogió la verdad de los vientos
aquella frescura innata de los secretos imperecederos.
Pues, ahí
donde el sol se levantó
floreció el amor.
Un amor desconocido
un amor años luz que demolió frecuencias
y lúcidos celestiales.
Mnemosine, vientre y eterno pecho
engendró las nueve musas.
Un estupor de truenos
que acunó en las almas de los poetas:
Clío, Euterpe, Talía, Melpómene, Terpsícore, Erato, Urania y Caliope.
Cada una diosa
diosa de los diversos géneros artísticos.
Diosa inmensa de los lechos universales
diosa épica en la poesía.
Mar que cultiva la luz de los inmortales
para luego lavarlas en los manantiales resucitados
la refinada delicadeza que pronuncia.
El eco del cosmos
abismos insostenidos,
declara el despecho de los monumentos desquiciados
bajo el llano equilibrio que se precipita.
Ese sueño perdido
esa inconstancia que despega.
La estrella que tuerce una luna
en fin se acaban los silbidos del infinito
que contienen los míseros pedazos de colina.
La inconstancia resuelve su ausencia
y detiene su música de liras.
La perfecta ceremonia de los firmamentos
nunca culminó la petición de las ecuaciones.
La mas estrecha vereda que mira de reojo
y crece en el reflejo de los jardines inconclusos.
mientras pasa la escasez del literato.
Allá lejos han quedado los simposios del silencio
allá lejos ha quedado la grandeza de su significado
allá lejos ha sellado la banda de los ejercicios celestiales
donde el viento busca su mejor voluntad
y suelta el otro episodio mañanero.
La senda del olvido
crece mientras se acuesta el pasado
en los libros del horizonte.
Los relojes avanzan sin cesar sin detenerse,
los hombres ya no se desdoblan tan fácilmente
y el tiempo escasea.
Ya amanece
otro día comienza.
Atrás han quedado los encuentros mitológicos
que al fin
desnudaron mi libertad.

MAR DE TIEMPOS MODERNOS

Los mensajes nacen con agonía,
un coma industrial recicla los sentimientos
y un artefacto resucita miserablemente.
El universo,
todos manoseados desde un circuito.
La computadora vibra entre vaginas inertes
el color de la oscuridad
el sonido del silencio.
La palabra del eco marchitado que revienta cercano
como el E-mail rebotando en la esquina.
Recién sorprendí desde el Chat
el primer día moribundo.
Un día que arremete suicida de un futuro invertebrado
y metálico.
Ayer derribaron las Torres Gemelas con un bisturí
y celebraban la muerte del Papa masturbando títeres.
Pasa el tiempo alicaído;
veloz el suspenso cruza en Fibra Óptica.
La Web narra el quehacer humano,
un sabor amargo deja la humanidad.
Ya no hay a quien seguir
en quien creer.
Una incógnita que asume su ridiculez habita solitaria,
todo corre a Banda Ancha,
a tiempo satelital.
El verbo divino del cosmos cae en la cuna apocalíptica
y desnuda al hombre en mil preguntas.

LUZ

Cautivo
engendrando una incertidumbre.
El espasmo se destruye
construyendo deshechos miserables
en la otra equina de la orfandad.
Nunca supe de la esperanza
ni de la libertad de los hombres.
Es más
el engendro definió su suerte
detrás de la cantimplora del sueño.
Lo visible se bifurca en la edad del sol.
Pues,
ahí sus estructuras se disipan en la etapa del silencio
donde su cátedra se vista de constelaciones óseas
y los indefensos gritos
abren las celdas del egoísmo.
La tarde llega con el néctar de la melodía
pómulo del equinoccio
que cae a consecuencia del destino.
Los sueños del cantar
doblan la esquina.
Recordando
que las alternativas vuelan desde un estado crucial,
como el dulce sonido busca el infinito
como el caudal busca su destino
como el viento busca su rumbo.
Sin embargo,
los residuos del infierno
resisten vocabularios
impidiendo alcanzar
lo culto que es la libertad.
Pero cargando esta cruz
comprendí en la odisea del mundo.
Esta turbulenta situación
que remite los lamentos del socorro.
Pues, este es el resultado de tal ecuación
signos del imperio
que vomitan las cloacas de las alcantarillas
para contar con el sacrilegio de lo imperecedero.
Aunque me vista con mi mejor tenida
siempre el silencio descubrirá el eco del verdugo
que respira océanos
en la mitad del engaño
que destierra su opinión.

biografia:

VÍCTOR HUGO GAJARDO OLIVARES
, Nació el 3 de Junio de 1965 en Playa Ancha Valparaíso. Padece Parálisis Cerebral, tiene enseñanza media completa. Ha realizado diversos talleres de computación y participa del Valparaíso cultural.

http://myspace.com/victorgajardo

victorhugogajardo@gmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s