s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Margarito Cullar
Nacionalidad:
México
E-mail:
Biografia

Margarito Cuéllar

POEMA PARA FORMAR UN RÍO

a Jotamario de Cali

Con la saliva que gastaron mis enemigos
para injuriarme
construí un río
en el que navego por las noches
con sus novias o sus hermanas.

Con las piedras que me lanzaron
construí la casa
en la que vivo como un rey.
Si las pedradas siguen
haré un condominio, lo venderé y seré rico
mientras ellos ejercen su derecho
a patalear de envidia.

Con las balas que me tiraron
construí un árbol de pólvora:
al encenderlo se forma la vía láctea.

Con las palabras que me arrojaron
escribí varios libros.
Cuando se dieron cuenta
que en vez de enemigos
eran mis mejores publicistas
exigieron regalías.

Agotado su almacén
de palabras, balas, piedras
me declararon poeta nacional.

Yo sigo
escribiendo poemas en servilletas,
de chulo por la calles
de una ciudad que ni siquiera es la mía.

Ahora que están muertos
siento que algo me falta.

.

MI ENFERMERA

Alegre mi enfermera como viernes por la tarde o sábado en la mañana.
El desahuciado vuelve a su color al solo paladeo de su nombre.
En tres letras encierra el festival de todas las campanas.
No nació de la costilla de nadie, Dios preparó la harina para vestirla.
La tierra deja de girar en su eje para contemplarla.
Mi corazón se detiene para nacer de nuevo entre sus manos.
Y soy feliz cuando ella pasa, alegre como un póker de ases.
Su cofia se escribe la crónica de los hospitales del mundo.
En su día libre el índice de muertos llega al cielo ¿qué será si mañana se
jubila?
Los pájaros la envidian, se suicidan los ángeles y yo muero con tal de que su
canto me reviva.
Sus pestañas me protegen del agua aunque no llueva.
Cuando baila, Señor, el aire se detiene cortado por el hilo de sus pasos
y la geometría busca técnicas nuevas para la medición del aliento.
El día que no esté será de noche siempre y reinará en la tierra la tristeza de
antes.
El mundo será otro si en vez de ejércitos hay enfermeras.

.

BALADA A LAS ESTUDIANTES QUE SE GRADÚAN

¿Aprendieron el ABC del amor compartido?
¿Forjaron cigarros de marihuana con su maestro de hermenéutica?
¿Qué me pueden decir de la embriaguez?
No hablen de teorías antropológicas
de monumentos a la lingüística aplicada
ni de revoluciones posmodernas.
¿Hicieron strip tis en el cuarto sediento
de un estudiante pobre?
¿Qué les dicen John Keats, Leonard Cohen
las mañanas de lluvia y Monterrey?
¿Aprendieron el alfabeto del amor?
No hablen de momias eruditas
de cursos intensivos o Gabriela Mistral.
Flores de Facultad, licenciadas en letras o en historia
¿y el homogéneo fuego que sucede
en el rincón despierto de algún cine?
¿El diablo del deseo
las acosa en su potro de hierro?
¿Se encomiendan a San Juan de la Cruz?
¿Vuelan los aeroplanos de Huidobro
y las noches de hotel de San López Velarde?
[El inútil calor que nos traspasa
junio ha de ser en su silbato loco].

.
.

Escritor mexicano. Radica en Monterrey. Sus libros más recientes son: Plegaria de los ciegos caminantes [Universidad nacional de Colombia, 2000]; Cuaderno para celebrar [Universidad Autónoma de Sinaloa, 2000] y Poemas para protegerse del sol [Mantis, 2003].
Ha obtenido dos premios nacionales de poesía y uno de cuento. En 2003 obtuvo el Premio de Poesía convocado por Radio Francia Internacional y HJCK de Colombia. Tiene un libro de cuentos: Los riesgos del placer [Castillo Ediciones, 2002]. Ha sido becario del Fondo estatal para la Cultura y las Artes de Nuevo León y beneficiario del Programa de Residencias Artísticas México-Colombia, así como del Programa de Proyectos y Coinversiones Culturales del Fondo nacional para la Cultura y las Artes.
Actualmente prepara la antología Jinetes del aire, poesía latinoamericana y del caribe, 1940-1970. Ha impartido talleres, lectura sy conferencias en Colombia, Ecuador, República Dominicana, México, España y Estados Unidos.

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s