s
s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Paz Molina
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
Biografia

Invocacin





La luz se va y la tarde es un gran pescado dormido

en sus ojos se entrecruzan las respiraciones

Tengo un soliloquio [violines rotos y flautas descompuestas]



Acadmico de la lengua resbala en tu atad dominguero

y descrbeme la perfeccin del tedio

envuelto en tu manto refrigerado

gris el rostro y negras las manos

con la tinta que no has sabido imprimir en tu vida



Se van los tigres huyen cabeza abajo la mirada rota

desgajados los pies de tanto pisar escombros y corazones partidos



Treme la candidez de alguna paloma muerta

el incensario de un cura loco o la capucha

del verdugo que fue a lavarse las manos

en el ro recin inaugurado por tu fiebre


breme la ilusin cirrame el miedo

Quiero correr desnuda por la calle y olvidar

la incertidumbre del pescado dormido

sentir olor a pan en la casa dorada y beber

el lquido inefable de tu ciencia eterna

aprender los mosaicos de tus pulmones

La interjeccin se ataja en la garganta como una naranja

y quedan mis manos levemente ajenas a la juntura del tiempo



Yo te invoco sabio fraternal trae tu signo

la proposicin ancestral inicia el vuelo

Que no sea mi ferviente discurso ms que un gesto

en la configuracin precisa de los astros



Entonces digmosle a todo el mundo que somos poetas

dispuestos a bautizar el cosmos con un borde de trbol

cado de la mano de un ngel prematuro

trbol en fin verde como han de ser los trboles

repleto el entusiasmo de oportunidades desafiantes



Entonces digmosle a todo el mundo que somos poetas

dispuestos a bautizar el cosmos con un borde de trbol

cado de la mano de un ngel prematuro

trbol en fin verde como han de ser los trboles

repleto el entusiasmo de oportunidades desafiantes



Y as las cosas

bailar juntos un tango en el vestbulo de mi ignorancia

descalabrar algn gato que espe con inters creciente

iniciar la descomposicin de la especie

en este crepsculo inaugurado por mis dedos



Giremos

Hagamos un escndalo de proporciones minsculas

que tu pecho y el mo desfallezcan

Y cuando tengamos la sensacin exacta de lo cierto

emprendamos la marcha

con un crujido de alas y un arrastrar de espadas vrgenes









Librame





Librame dios suicida

sentado en tu trono de basura

con una solemnidad impdica

Tu envoltura circense tu menear el trasero

en busca de buenos dividendos

para tu campaa publicitaria



Librame dios intil

tu atolondrado sentir

tus manos cruzadas sobre el pecho

y en actitud iconoclasta tus piernas

destinadas a la oscuridad

races de turbios fabricantes de ncar

vendible en el mercado con categora

de estircol



Tu apariencia respetable sin embargo

La idiosincrasia carcomida de tu ideas

bullendo en el intestino como preguntas

sin respuestas





Te sugiero que abandones lo conocido

Que cambies tu postura por una de corte moderno

Una sinceridad de nio te vendra bien hoy da

Decirle frases dulces a las estrellas

y esperar el micro en las esquinas

con el cuello desabrochado a ver si se conmueven

las ancianas



Escribir poemas melanclicos

en los que jvenes impberes se desmayen

sutiles rosas se marchiten

tristes ciegos agonicen

y perro fieles mueran de fro en busca

del amo perdido en la nieve



Hacer cosas que la gente comprenda

abandonar la postura tpica del mrtir

crucificado en su propio lenguaje incomprensible



Librame dios intil

Tu imagen en el espejo tu quehacer

tus blasfemias la indefensin de tu cuerpo

me conmueven



Quiero empezar contigo una posible conquista

del idioma perdido en el revs del absurdo











Historia de ngeles I






Entonces fue que el ngel se acerc desnudo y dijo

tendrs sed de mi carne y vagars hambriento

Luego haciendo ondular su oscura cabellera

se hundi en la incertidumbre de su concepto



Intentaba el ingenuo comprender los alcances del ngel

entre fiebre y bostezo vagas contemplaciones

pertinaz sin embargo se enfrascaba en conciertos

de incomprensible msica salvaje y presuntuosa



Tendrs sed de mi carne y vagars hambriento

Y su cadera trascendi la condicin humana

El nico obstinado dobleg el idioma

y lo hizo parir la flecha



Quiso luego ejercitar su arco inconfesable

Premunido de un cndor se dispuso a la barbarie

Y no logr ms quietud que un deambular indito

por las inmediaciones del hasto



Quiso luego la forma cogi su flecha

la cadera del ngel se apagaba a lo lejos

hacia ella apunt con intencin diablica

y un alarido turb la paz inadmisible



Tendrs sed de mi carne y vagars hambriento

dijo el nico al ngel

y lo ensart en el Infinito




Biografa


Paz Molina naci en Santiago, Chile. Estudi pintura, teatro
y literatura en distintos planteles de educacin superior. En 1980 gan el
Premio Pedro de Oa con Paradero 28 [novela que se mantiene indita].
En 1982 hace su primera publicacin: Memorias de un Pjaro Asustado
[poesa]; a esta sucedern otros poemarios: Noche Valleja [1990],
Cantos de Ciega [1994], Neruda, aparta de mi esta sombra [1996] y La Boca del
Miedo [2002].

Obtuvo el primer lugar en los Juegos Literarios Gabriela Mistral 1982 con Apuntes
para una Sombra [novela]; con esta misma obra recibira mencin
honrosa en el Concurso Nac. de Novela Andrs Bello 1985.

Ha sido includa en numerosas antologas: 25 Aos de Poesa
Chilena, Teresa Calderon y Toms Harris [1995]; Poets of Chile, Steven
White [1985]; This are not sweet girls; Marjorie Agosin [1995].

Ha colaborado en revistas especializadas en literatura y arte: Hueln,
Rayentr, Pluma y Pincel, El Siglo, Punto Final. Por sus talleres literarios
[Santiago, Algarrobo, Isla Negra y El Quisco] han pasado poetas que hoy renuevan
la poesa chilena. Fue directora del Ateneo de Santiago, de la SECH
y trabaj para la Fundacin Neruda de Isla Negra; tambin
fue miembro del Consejo Nacional del Libro y la Lectura.

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s