s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Osmn Prez Borroto
Nacionalidad:
Cuba
E-mail:
Biografia

MISTERIO DE ESCORPIO

Cuando nací mi padre susurró:
Serás la prolongación de mis músculos
hasta que el tiempo borre las últimas huellas de la isla.

Era noviembre y viento huracanado
sobre los años difíciles de la ciudad.
Desde los capiteles algo descendía a la tierra
en el misterio que solo Escorpio descifra
con sus anillos cobrizos.
Llegado el tiempo mis pulmones
diéronle a la sangre no sé qué estrella trunca
no sé qué rabia
no sé qué don de apresar lo inasible
lo inconcluso
qué borde qué filo qué límite
confundidos entre las vastedades.
Mi padre volvió la espalda al maíz
sin alejarse en cortejo noctámbulo
mientras mi madre dibujaba una liebrecilla
sobre mis labios.
Acaso pudo ser ella el destino
que enternecía a las aves y al mar.
Hijo del fuego del agua y del aire
dentro del viento huracanado
taso los instantes, a los culpables
y salvo todo para dejarlo caer sobre las catedrales lívidas del deseo.

Cuando nací bajo la llovizna Dios trazó una cruz sobre mi frente
y se fue perdiendo calle abajo
con su larga capa
pronunciando mi nombre en su delirio
yo lo oía con mis orejitas de querube
y me dije « no puede ser tanto peso
tanto riesgo».
Ahora mi cuerpo deglute estrelleos
el plenilunio
el alisio que estremece las tablas
y sale a recorrer los callejones donde duermen los muchachos
que lo esperan que me esperan que nos esperan
en una sucesión de complicidades.
Por ese camino ilusorio de almácigos y ortigas
voy lamiendo las heridas
que surcan las hojas
al pasar como tridentes por mi cuello
contra la maleza y contra mí mismo.

Cada día mi madre arremete con más fuerza
con su paño de cocina por los pasillos
para espantar todas las moscas de la soledad.
Cada día me parezco más a mi padre
taciturno y ansioso
siempre en su bicicleta
que ahora me invita
a buscar a las alucinantes muchachas.
Pero ya es tarde
he cerrado las ventanas
no respondo
y tejo palabra por palabra estas redes tiernas
hartas de frutos y dudas.
Avanzo con todos por la estela
pidiendo como Goethe luz más luz
sin saber hasta dónde llegarán con
tanto ímpetu
los corceles alocados que me impulsan.

HOJEANDO UN ÁLBUM DE 1900

Para Isa,
y por supuesto a Janice.

Isa
hojeando un álbum de 1900
apareces ataviada de muchacha
invitándome a un paseo por Santa Clara.
En este daguerrotipo
a trasluz la plata me dibuja tímido
sosteniendo mi indecencia de macho.
Yo sé que no tienes nada con la noche
pero acepto pasear por la ciudad
y publicar nuestros límites
a pesar del gramófono y la locura.
Me prestarás tus senos diurnos
yo a ti mi deseo.
Iremos con la sombrilla
de aquel poema que escribiste en mi
ausencia
cuando yo en realidad era ella.
Mutante es el deseo que vuela sobre el mercurio
de este primer paseo del milenio
mutante es el tiempo y su máscara.
Cuando regresemos de la noche
no podremos dormir
por tanta belleza crecida en el verano
y saltará de tus ojos la única mujer que te queda.
Dios mío
si yo pudiera descendería hasta tu frente
a través de los torsos que borda el humo
de tus cigarrillos oscuros
posándome como una crucecilla tibia de ceniza
para sosegar tus misterios de hembra
pero hoy solo prefiero asirme de tu mano helada
llevando en nuestras capas la burla de todos
y echarla allí
donde se echan los muertos para siempre.
Si alguien viene a preguntar diré que
fuiste un sueño;
en fin, yo soy el que reza a los árboles
y tú una turbia muchacha de 1900
que transgrede las dimensiones.
A lo lejos alguien canta.
un salmo feliz y nos despide.
Así son las cosas en el cine:
siempre alguien parte a probar suerte
sobre la ciudad y las luces
y tú y yo danzaremos
como dos leves golpes sobre el agua.
Nadie nos librará del cazador que viene a buscarnos
del cazador que silva para que regrese su lebrel
con nuestros cuerpos transidos
por la duda y la saliva bajo la lengua.
Alguien una vez cantó de la angustia
y de uno mismo y la angustia
siguió quemando nuestras entrañas
como un bolero que no termina jamás.
Pero concédeme un minuto
para detenerme en el centro del parque
donde yace toda la tristeza del mundo.
Yo el hombre que se pierde
tú la que resucita y se vuelve a la bruma.
Todo será como antes
cuando regresemos con la sombrilla de aquel poema.
Yo no podría decir
una mujer se me escapa por la voz
mas alguna vez pude ser tú
y escribirías entonces este poema.

CABALLO DE FUEGO

Yo pronto moriré; yo me iré pronto.
Es una idea que he tenido siempre.
Este junio tal vez será diciembre.
Sobre la cuerda no haré más el Tonto
RAÚL HERNÁNDEZ NOVÁS

Me iré sobre un caballo de fuego
con un disparo como el de Novás
pero será un extraño dolor
abriendo en la sangre mudos abismos.
Sobre el tibio lomo atravesaré la llovizna
los molinos el temor y al final las nubes
hasta ese más allá lleno de Dios.
Suavemente
migaja a migaja
alucinado por el mercurio
en medio de la carrera.
Es la melancolía del caballo quien mata.

biografia:
Osmín Pérez Borroto

Poeta, narrador Oral, compositor, pintor. Nació el 12 de Noviembre de 1971 en Placetas. Graduado de Educación Plástica en el Instituto Superior Pedagógico Félix Varela. Ha trabajado diferentes técnicas, óleo, tempera, acuarela, en retratos, naturalezas muertas, pintura mural, con gran interés por reflejar las contradicciones humanas, el mundo interior
y las necesidades comunicativas del ser humano o la riqueza e interpretación de los objetos.
Autor del muestrario de poesía placeteña Desde el laurel luminoso, Ediciones Capiro 2000.
Dentro de los Premios y Reconocimientos recibidos presenta:
2001-Primera Mención en el Concurso Premio de Amor en Varadero .
Poemas suyos aparecen en la Antología de Poetas Jóvenes Cubanos Los Parques. Ediciones Mecenas. Reina del Mar Editores. Cienfuegos 2001 y en la Antología de la Poesía Cósmica Cubana publicada en México del autor Fredo Arias de la Canal. En el año 2007 publicó a través de la editorial Sed de Belleza el poemario Los cuerpos del agua.

dmcpl@cenit.cult.cu

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s