s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Milagros Hernandez Chiliberti [Cnsul - Estado Gurico]
Nacionalidad:
Venezuela
E-mail:
Biografia
CANTO NOCTURNO
Un poeta visto por otro poeta.

Hostiario de metforas
como un cofre menudo
de un aforo infinito.

Cualquier tarde tu mente de bitcora
sacar de ti, tu tesoro ms puro
que es tu herida abierta de frtil lirismo

En el pan sagrado de un sueo
comulgaremos de mgicas ideas
redondeadas y mojadas en vino seco.

Y te dices pequeo
con toda tu grandeza
de sentimiento inmenso.

Cuando descubres tu tristeza
tu metfora se parece a mi sed
y tu canto al filo de mi fantasa.

Y si tu risa surge en la quimera
cual poeta, yo la asocio con la fe
que quiere rescatar la poesa.

En el nocturno canto existe algo sublime
como una huella interna proyectada,
como un anhelo de luz, una llamada,
un encuentro fugaz con lo imposible,
un recuerdo, un dolor, una ansiedad,
un amante que lucha contra la vacuidad
un beso, una boca, un deseo, una mirada,
y la total entrega del alma vehemente,
la lgrima que flota o en la nada se pierde,
pero vuelve a la vida en forma de parbola.

SorGalim

Dedicado
a mi acompaante fiel,
de clido abrazo,
en mi melancola,
la de mi infancia
y la de mis ansias
como mujer.
A mi propia poesa...

AL RITMO DE MIS PUNTOS ERECTOS

No persigo hacer un triste poema
de amor, deseo y entrega
que se fueron;
ser alegre, en la justa medida
en que tambin lo creas
y que un hombre te sientas
satisfecho
de acariciar mi herida,
de mis reclamos hechos,
en mi pronta sonrisa,
si es que no hubo traiciones
ni mentiras
ni falsos encubiertos,
mientras fui tu poetisa
y t mi verso.

Mrame a lo lejos
Entiendeme en mi cripta
Rectame en silencio
Sinteme

Eres hombre de medida exacta
para mis caderas,
de rostro madurado en el sereno
que me amaste esa tarde en primavera
cuando viste en las aureolas de mis senos
dos estrellas.
Y me sent dichosa en tu mirada,
y me sent la fmina ms bella,
la de tus sueos,
y me sent la hembra ms deseada.

Recrreme... con tus tegumentos
Dientame con tus incisivos
Descseme con tu corvillo
Mename

No quise perder mi ingenuidad
por ser hembra inexperta
con hambre de tu orgasmo;
quise regalrtela sin nada esperar
como toda mi luz completa
dispuesta ante sus sombras
para iluminarte;
y mis pezones rosados,
cual lanzas belicosas,
desnudos para honrarte.

Envulveme de tu lardo
Enmgrame de tu secrecin
Encindeme... de tu antorcha
Enchfame

Luego lemos unas lneas diferentes
y estuve all, fiel y constante,
esperando por ti
y comprend tu verso ausente,
an cuando no lo declamaste
pero yo lo escrib.
Igual fuiste t quien deline mi vagina
entre las lneas de tu dialecto
entumecido.
Igual te quedaste sorbiendo
mi roco.
Igual yo tom tu falo
entre la bruma de tu noche fra
y silenciosa.
Igual lo dibuj en mis manos
que se templ de sangre en mi caricia,
y se templ de fuego entre mi boca.

Entirrame... como semilla
Revsame... como consigna
Saborame como agracejo
Resuctame

Nunca antes pude entregar
con ms frenes
los temblores de mi cuerpo,
porque estaba enamorada
y mi deseo por ti
como el oleaje del mar,
levant indiscreto
la ondulacin de mi vientre
en tu ego
y mis ansias derramadas,
humectando mi entrada
para que entres;
al ritmo de mis puntos erectos,
raspando mis entraas.

SorGalim

DESEO EXTENDIDO SUBLIMADO

Hoy despert ceida
a tu virilidad serena,
me agrado tanto mirarte,
tenas los ojos cerrados a la luz
y la mente abierta a los sueos;
tu cuerpo... un roble bajo el cielo,
o el cielo que baj como un roble
a enraizarse en mi lecho
y en mi entelequia.
Mis manos como alas en vuelo
cuando revolotearon
a explorar tus poros,
tus canas y tu sexo.

Y sonre callada,
como brisa que observa el cicln sosegado,
como alba que pisa el filo de la noche,
cual madurez feliz a mocedad pasada,
relajados tus brazos,
tus canas en la almohada,
las huellas del tiempo en tu cara,
experiencias y heridas
catadas con mis labios.
Fue un deseo diferente
un deseo sublimado y extendido
de despertar por siempre
yo a tu lado t al mo.

Fue un deseo diferente
al de la noche mgica,
un deseo extendido sublimado
en las hilachas del fuego del alba,
y en la elipsis de mi canto.
Y te acaricie
-con el resplandor
de mi mirada iluminada
y el misterioso lenguaje
de mis dedos festivos-
desde el cabello a los pies.
T, plcidamente, no te percataste
pero el amor fue testigo.

SorGalim


EL REGOCIJO DE LA PASIN CROMTICA

O LA SENSACIN ACELERADA
DE REGARME, DISIPARME Y FUNDIRME
CROMTICAMENTE EN TU SER

Quiero regarme
-como traslcido barniz-
por todas las imgenes cromticas de tu ser:
el azul de tus pensamientos,
el moreno fuerte de tu piel,
tu clido torso de dorado matiz,
el claroscuro de tus expresiones faciales
y el plateado de tu cabello

Quiero disiparme
-como betn regado-
en el cromatismo asimtrico de tu virilidad:
el pardo dulce de tus ojos,
el amarillo de tu complicidad,
el ocre de tus historias del pasado,
el difumino que destapa mi sello granate,
y la chispa de tus chistes rojos

Quiero fundirme
-como luna en tu ro-
a la cintica luz que disfruto en tu beso,
el blanquecino de tu discusin,
la sombra rayada de tus vellos,
el prpura del fuego en tu cario,
tu frase turquesa que acaricia al corregirme
y el carmes brillante de tu pasin.

SorGalim

Estos versos escribo para ti
as como te dedico cada uno de mis brindis,
vaciando la copa en la boca, me inundo me estremecen
ilusiones que fluyen y se posan
dentro y tus burbujas me acarician.

CON TU TACTO VIRIL SE DERRAM MI COPA

Rebosamos el brindis, esa noche como antes
junto a la brasa ardiente, con champn espumeante,
con tu tacto viril se derram mi copa
que provoc tu antojo, que sabore tu boca.

Esa noche supimos que estbamos perdidos,
seguamos recorriendo caminos recorridos,
en zona inextricable, ya no habra retroceso
ni conciencia que apague al calor de los besos.

Fueron labios de fuego que la humedad no extingue
fueron llamas ardientes que aviva con las fuentes
fue un gran brindis de sorbos, de lquido y jadeo.

Esa noche supimos que el amor no se finge,
es dignidad que al tacto desata las corrientes,
y hace pulcra, impoluta la huella del deseo.

SorGalim

Biografa:
Milagros Coromoto Hernndez Chiliberti - SorGalim

Nacida en Altagracia de Orituco, Estado Gurico Venezuela, el 16 de marzo de 1965.

Profesora en Lenguaje y Literatura; Especialista en Dialectologa; magster en Gerencia Educativa y Phd en Psicolingstica. Aficionada a la msica y a la pintura, ejecuta cuatro, guitarra y dibuja rostros.

Desde 1980 y durante ms de 25 aos, se ha desempeado en la Unidad Educativa Ramn Buenahora de Altagracia de Orituco, como profesora por diversas generaciones, tiempo durante el cual pudo distinguirse como Docente de Aula, Jefe de Seccional y Coordinadora de los Departamentos de Evaluacin y Control de Estudios [donde est en espera de su jubilacin]. En el ao 2.003 fund -con otros seis socios- la Asociacin Civil 'Batalla de la Victoria' y el acreditado Colegio del mismo nombre, desempendose desde sus inicios, en el Cuerpo Directivo.

Ha sido facilitadora a nivel universitario, en el escueto panorama de oportunidades del Orituco: IUTELL-FUNDAIUT [1.993-1.998], IUTELL-FUNDARENTAL [1.999-2.000], IUTIN [1.999-2.000], CUC [2.000-2.001], UPEL- MCARO [1.999 2008], UNESR [2.005 2008]

Su produccin como escritora abarca alrededor de 500 poemas, 60 cuentos, 3 novelas y 4 libros que slo han sido publicados parcial e internamente con fines didcticos. En la actualidad cumple el rol de asesora de trabajos de investigacin y ofrece talleres de redaccin, ortografa y composicin literaria a miembros de la comunidad orituquea.

milagroshernandez@gmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s