s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Jorge Tulio Galantini
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
Biografia
una red invisible
mantiene unido al mundo
en la Patagonia hay una callada voz
que cruza el desierto
el fro mata a los hombres sin puerta
los pjaros se van
el nombre que no tienes me acompaa
como un hombre cualquiera.

Aguafuerte
Tulio Galantini


Las voces invisibles.
Escribir es nadar sin llegar nunca a la orilla. Lo importante es sentir placer en el braceo, deslizarse con cierta elegancia. Las aguas te llevan, pero hay que aprender a nadar contra la corriente. Escribir es una trayectoria imaginaria, una obstinada tentativa de contar bien. Los personajes de mis pueblos tienen que ver con la fascinacin de mi primera juventud. A veces siento que la sombra de mi padre dobla una esquina de las callecitas de Patagones. Mis padres vivieron ms de 60 aos juntos y se fueron juntos, el mismo da, ellos estn

Escribo lo posible. Hago lo que puedo. El entorno son los personajes del pueblo originario, mezclado con los de la adultez de la Viedma que crece. Mi pueblo es una comunidad intacta en el tiempo donde todava la gente se saluda. Una gran familia, con muchas cosas que se dicen a media voz, y otras que no se dicen. Ahora, mis pueblos, al que el ro une, resurgen con el pas, luego de un largo retroceso. La alegra se recupera con rapidez, volvi el trabajo, se construyen casas, reviven los proyectos. En ese marco, nos proponemos no obsesionarnos por la verdad racional que salva del absurdo la existencia humana. La irracionalidad humana nos atrae an ms. Veo con ms curiosidad los personajes contradictorios que los hombres serios, que cumplen su rol a pie juntillas, con los zapatos brillantes y mujer religiosa sentada en un estante de la biblioteca. Sospecho que la vida late ms fuerte bajo otros techos. Hay un forcejeo a travs de la historia del hombre, un conflicto permanente con lo colectivo, en un mundo en progresiva disolucin de la singularidad, donde los mas capaces acumuladores de bienes, compran un coche ligersimo, que no pueden frenar. Aparecen en las necrolgicas del diario una maana. Viste que se muri fulano?......tipo jovense comenta en medio del primer tiempo de un partido de ftbol. La necrolgica sirve para prender el asado. Simplemente se van. Nadie sabe donde. No sabemos casi nada de la vida y de la muerte. Es as la vida, noms. Te fuiste Lucho. Esa fragilidad de la condicin humana enternece. Lo monstruoso del no ser no genera conciencia, salvo excepciones, que no deseo a nadie. Escritores de laberintos y espejos, no saben nada de ftbol ni de mujeres. No hay destino peor para un argentino. La vida es un viaje, as como Coln se tropez con el nuevo mundo buscando pimienta, todos tenemos una oportunidad en la vida, para cruzar el mar de la soledad, y tropezamos con un amor.
Dos soledades juntas, por esas cosas de destino, se cruzan y se convencen que se aman para siempre. Un Sol ilumina sus miradas. As, tienen energa para tener hijos, construir una casita, soar juntos y remar llevando la embarcacin de la vida a buen puerto. En el sosiego del crepsculo las aguas se aquietan. Se amarra el devenir al muelle sin barcos. El tiempo no para. Qued lejos el miedo a errar sin sentido. Mate mirando el ro, charlan sobre los chismes del pueblo y sobre la comedia de la vanidad. Fantasean sobre una ciudad utpica donde los pibes tengan todos bicicletas con alas y no pasen fro en el invierno. Que todos tengan algo parecido a las familias de barrio de antes, con hijos y criados para que la caricia antes de dormir, llegue a los pibes de la calle, sin techo, los olvidados de un sistema hipcrita, que se niega a imaginar un mundo ms humano, que puede ser construido, ms rpido de lo que nos quieren convencer. La eficacia de la palabra escrita y hablada, est refugiada, en una tela de araa, atrs del reloj de la torre de la iglesia, donde hace equilibrio el cronista, corriendo el riesgo de enredarse en medio de construcciones contradictorias y grotescas. La ciudad anhelada necesita de impresiones imaginativas, visuales, apuntes de viaje, soporte de una nueva construccin del lenguaje. Ladrillos para volver a pensar en el hombre nuevo que se est poniendo de pie y empieza a caminar Amrica del Sur, ahora s, el Nuevo Mundo. Los olvidados no leen, deambulan buscando sobrevivir. Los que manejan el poder deambulan tambin, por pasillos privilegiados, manipulando la desigualdad y pensando la mejor forma de pelear la droga del poder. Los pobres son nmeros de un plan que nunca alcanza. Les dan de comer como a un perro se le deja la comida en el patio trasero. Para que dejen dormir y no araen la puerta. Mientras unos pocos se quedan con la torta. Con la ley en la mano. El informe de situacin es preocupante, pero, sin embargo, todos, pobres o ricos tenemos una oportunidad en nuestro paso por la tierra, antes de ir a parar adonde la muerte nos iguala. La sagacidad del observador, est en el momento de captar y comprender en sus entresijos el guio cmplice de una realidad diversa, compleja, imposible de captar en su totalidad. Fotos escritas, que necesitamos entender de alguna manera para integrarlas en nuestra experiencia vital. El esfuerzo del cronista se basa en el ejercicio de una comprensin sincopada, parcial: as como el turista, es la caricatura moderna del viajero, la mayora de los polticos son la caricatura grotesca, de los pioneros hacedores de caminos y pueblos a pico y pala. El viajero, escribe imaginando a sus lectores participando de la trama. Vuelve a los orgenes, a su pequeo pueblo, al crculo de los personajes a quienes recrea. Todo para tratar de recrear las voces de la oscuridad, hacerlas visibles, con la ilusin de traspasar el tiempo, mezclando a los muertos queridos, con los amigos del alma que viven pensando que la muerte es algo que pasa por otro lado, como las cosas de la vida o del destino, por puro azar.

Colombia querida,

mujer partida
si no sos revolucion, sos el portaaviones para la entrada del
imperio.
Colombia querida, como a una mujer, te quiero y te temo.
Desde el sur al caribe sube la esperanza,

Biografa:
Jorge Tulio Galantini

Periodista de radio/ Escritor de Aguafguertes en el diario/ Autor de una novela. Viajero buscando flores en el desierto.

tuliog01@yahoo.com.ar

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s