s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Janitzio Villamar
Nacionalidad:
México
E-mail:
janitzio@prodigy.net.mx
Biografia

Janitzio Villamar 

nació en la Ciudad de México el 13 de septiembre de 1969. estudió la carrera de Letras Clásicas en la UNAM, en donde actualmente concluye la maestría en la misma área. Ha escrito y publicado nuemrosos textos de poesía, cuento, novela, teatro, ensayo y traducción en revistas, periódicos, plaquettes y antologías de todo el ámbito hispanoamericano. Ha sido director de varias revistas literarias, entre ellas Equipo Mensajero y Dracula´s Magazine y de varias editoriales, como Estigia y Frontera entre milenios, la Agencia de traducciones El elefante blanco y la Agencia literaria El gato negro, un Centro de Estudios Literarios [CELEM] y encuentros de poesía. entre sus libros: Mi hijo, el lobo y otros cuentos de terror y Nave comando 'Emperador' y otros cuentos de ciencia ficcón, de narrativa y Polvos de dragón, de poesía. Acualmente trabaja en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México como catedrático e investigador y forma parte de su Consejo Editorial


En el olvido.

No hay tranquilidad en el olvido:
la piel y sus orillas,
el vasto cuerpo de la noche
que se bebe el entusiasmo por la vida.

En el borde de la cinta
el agua desprendida,
ahogada en las inexistentes charcas
resbala.

He dejado mi piel en ti.
He dejado lirios en tu recuerdo.
No hay paz en el olvido:
el recuerdo lo tortura siempre.

Janitzio Villamar

La ira

No hay ira en la mirada
ni en la mano que sostiene la ágil pluma.
¿Cuántos dolores traspasarán mi brazo?

No hay ira en la mirada:
la ira se desperdiga en el polvo.
No hay sombra que a la ira cubra
ni sombra que la ira no olvde.

Me duele la ira en mi toda sombra,
me duele la ira que es tan sólo ira,
me duele el dolor tan dolorosamente doloroso.

No hay ira en la mirada
ni mirada que en la ira no haya.
Me acontece que hay demasiada ira
y me ahoga con la cuerda que cuelga
de árboles y vigas.

No hay ira en la mirada,
lo juro,
no la hay.

Janitzio Villamar

El río sigue brotando

No hay punto de equilibrio:
la calma del lecho se disuelve.
¿Se disuelve?

Un microcosmos surge alrededor
y la voluntad permanece húmeda,
el peso en los brazos cae:
el río sigue brotando.

Sobre las piernas se balancea:
y el río sigue brotando.

El peso en vilo,
el peso se descarga, el peso cambia:
peso arriba,
peso abajo,
peso sobre peso, el peso en la balanza.
y el río sigue brotando.

El limo en el lindero flota:
la calma del lecho se ha disuelto.
Y el río.
el río sigue brotando.

Janitzio Villamar


 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s